Según un informe elaborado por PwC: “Índice de Economías bajas en carbono” (Low Carbon Economy Index 2018), el objetivo de limitar el calentamiento global a 2 grados está cada vez más lejos de alcance, ya que las tasas nacionales de descarbonización no llegan a los niveles establecidos por el Acuerdo de París.

“Si bien la intensidad del carbono continuó cayendo a una tasa consistente en los años anteriores en un 2,6%, no alcanza el 3% de tasa promedio de descarbonización necesaria para cumplir con los objetivos propuestos por el Acuerdo. A ello se suma el aumento del PBI global del último año y las demandas energéticas cubiertas en su mayoría por combustibles fósiles: las emisiones globales están aumentando nuevamente (1,1%), observándose que la brecha entre la tasa actual de descarbonización y la necesaria para limitar el calentamiento global a menos 2 grados, se está ampliando y es así como los objetivos del Acuerdo de París se vuelven difíciles de alcanzar.”, comenta Belén Zermatten, consultor senior de área de Sustainability de PwC Argentina.

“Las nuevas tecnologías tienen el potencial de crear un cambio en los sistemas económicos y sociales, permitiendo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero ello no es suficiente para alcanzar los objetivos globales establecidos si los gobiernos y las organizaciones no fortalecen y aplican políticas eficaces destinadas a la reducción de los impactos ambientales de sus actividades”, explica Diego López, socio de PwC Argentina especialista en Sustainability.

El avance de las energías renovables

La energía eólica, solar y otras fuentes de energía renovable crecieron rápidamente, aumentando en un 17%. La energía solar fue la fuente de mayor crecimiento (35%) y se debió, en gran medida, a la caída de los precios y al aumento de la inversión gubernamental (especialmente en China, que representó casi la mitad de los paneles solares instalados).

Latinoamérica

Argentina, México y Brasil se posicionan entre los cinco primeros puestos en relación a su desempeño ambiental, estableciendo objetivos ambiciosos para reducir el uso de combustibles fósiles y crecer en la generación de energías renovables, con foco en eólica y solar, hacia donde dirigen sus principales inversiones.