INAY: Software contra la desnutrición infantil

256

La Fundación Dignamente, creada con el fin de erradicar la desnutrición infantil, presenta INAY (palabra quichua que significa “Hacer”), un software web desarrollado por un equipo de estudiantes de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), que permite la digitalización de las historias clínicas de cada niño, para su análisis, seguimiento y posterior plan de acción, en busca de un mayor impacto en los resultados.

“Este software nos permite tomar decisiones con un alto grado de celeridad. Aquella que se requiere para revertir la gravedad del cuadro clínico de un niño desnutrido, ya que reúne, sintetiza y visualiza en gráficos, información relevante de distintas áreas de trabajo. Por citar un ejemplo, la nutricionista tiene en su pantalla un alerta, donde la trabajadora social indicó que el niño no cuenta con agua potable en su casa”, explica Heriberto Roccia, director ejecutivo de la fundación que ya recuperó a más de 200 niños en estado de desnutrición en el norte argentino.

Nacida hace más de cuatro años, Fundación Dignamente creó una red de Centros de Nutrición Infantil y Promoción Humana, que hoy se ubican en parajes y pueblos de Santiago del Estero, al límite con Chaco. En una actividad interdisciplinaria, profesionales de la salud y educadores trabajan para recuperar a niños menores de 2 años con desnutrición y transformar la realidad de sus hogares para que cuenten con herramientas que les permitan desarrollar su propio ambiente con dignidad.

Alineados con este objetivo, y frente a la necesidad de dar seguimiento a cada caso en particular, el equipo de estudiantes de la UTN, próximos a graduarse de la carrera de ingeniería en sistemas, desarrolló como parte de su tesis final, un software pensado para facilitar el trabajo de los profesionales.

Lisandro Pascuali, uno de los estudiantes a cargo del desarrollo, explica: “nuestro aporte es sobre un proceso que la fundación ya tenía muy trabajado, pero cuya información se registraba en planillas que hacían muy ineficiente el trabajo en los centros, por la lentitud que implica recolectar la información de todas las áreas. Asimismo se pasa de registros en papel a la total digitalización”.

A partir del nuevo software, la fundación puede contar además con reportes estadísticos, que se generan de manera automática, para evaluar, por ejemplo, la evolución de todos los niños en programa o contar con una planificación de compra de insumos para los tratamientos. Toda la información se registra en un único sistema al que se puede acceder de manera remota, desde cualquier dispositivo móvil.

“Fue muy lindo para nosotros, encontrarle a nuestra profesión, una perspectiva social. A veces es difícil unir la ingeniería con lo social. Y pareciera que nuestro fin es trabajar para una empresa, con un objetivo más individual, pero hay mucho por hacer desde lo social. Está bueno ser creativo en ese sentido, y buscar, porque es fácil encontrar fundaciones, organizaciones y personas con necesidades de soluciones que los ingenieros podemos brindar”, explica Pascuali. “A nosotros esto nos llena de orgullo y es algo que me gustaría compartir con los estudiantes de ingeniería de la UTN. Porque desde cualquiera de las ramas de la ingeniería, estoy seguro que se pueden alcanzar proyectos de esta índole.”

El desarrollo del software comenzó a principios del 2020, y hoy ya se encuentra en funcionamiento para los profesionales que forman parte de la fundación. Asimismo, invita a otras organizaciones de todo el país, a acceder al sistema para la digitalización de sus procesos.