Grandes desarrolladores inmobiliarios, cerebros estratégicos del diseño edilicio, reflexionan acerca de la tendencia global de las llamadas “oficinas verdes”, uno de los lugares vanguardistas de la arquitectura sustentable.

“El mercado de oficinas sustentables se duplicará en 2016”, indicaba con certeza entusiasta un artículo de fines de diciembre pasado de Buenos Aires Económico (BAE), el medio especializado en economía y negocios, dando cuenta de un fenómeno por el cual el mercado argentino de oficinas verdes “ha crecido durante el tercer trimestre de 2015, alcanzando los 246.279 metros cuadrados; mientras que los desarrolladores proyectan duplicar esta oferta en 2016”. En ese sentido, para poder visualizar con precisión estratégica de qué estamos hablando realmente cuando hablamos de oficinas sustentables o verdes, PRESENTE consultó a empresas líderes en este tipo de desarrollos técnico inmobiliarios, para dar cuenta justa del impacto de esta tendencia mundial en nuestro mercado y percibir la realidad de nuestro país en relación a ellos.

Metodologías y particularidades

“ESARQ tuvo la oportunidad de proyectar y construir varios edificios sustentables, obteniendo hasta ahora seis certificaciones LEED y con diez obras más que se encuentran en distintas etapas del proceso. Si bien hemos avanzado en el diseño y la dirección de obra, implementando nuevas metodologías y empleando soft específicos, seguimos creyendo que cada edificio y cada cliente es nuevamente una hoja de papel en blanco, un desafío teñido de particularidades”, detalla Pablo Agustín Swiecicki, titular de Estudio Swiecicki Arquitectos, empresa líder en arquitectura corporativa sustentable y miembro de Argentina Green Building Council, sede del Consejo de la Construcción Ecológica de los Estados Unidos, una organización sin fines de lucro que promueve la sostenibilidad en el diseño, la construcción y el funcionamiento de los edificios.

¿Cuál es una oficina sustentable?

Aquella que cumple con una serie de atributos que están en sintonía con el cuidado y el respeto del medio ambiente. Un edificio de oficinas sustentable busca reducir al máximo su impacto en el medio ambiente, tanto en la etapa de construcción como a lo largo de su vida útil. Para otorgar un aval que garantice dicha condición, certificamos nuestros proyectos bajo la norma LEED (Leadership in Energy & Environmental Design), otorgada por el US Green Building Council.

¿Es posible tener una oficina sustentable en un edificio que no lo sea?

Sí, es posible realizar el trabajo de acondicionamiento interior de un espacio de trabajo de manera sustentable y también certificarlo bajo normas LEED en la categoría Commercial Interiors, aunque los aspectos sobre los que se pueden aplicar estos criterios son más limitados ya que solo inciden sobre el espacio propio.

¿Hay una manera real de encarar la sustentabilidad en un proyecto arquitectónico y otra que solo sea superficial, lo que podríamos llamar como de “maquillaje sustentable”?

Asumiendo el tema con responsabilidad, hay una sola manera de trabajar y es hacer genuinamente lo que corresponde. El mercado de oficinas es muy demandante de este tipo de inmuebles, porque hoy constituye un valor agregado muy apreciado y hasta obligatorio para muchas corporaciones. Hay brokers que ofrecen edificios en venta o alquiler como “precertificados”, lo cual es inexacto ya que las certificaciones se otorgan al final del proceso cuando el edificio ya está terminado, pero evidencia el interés que despierta en los consumidores de este tipo de inmuebles.

¿Qué importancia tiene para una empresa el hecho de contar con este tipo de estructura edilicia? 

Más allá de identificar a su empresa con una idea de respeto por el medio ambiente y del confort logrado en los espacios de trabajo, existe un beneficio económico muy importante en ahorro de energía y agua que da origen a su nombre, “sustentable”. En la Argentina de hoy, con el sinceramiento de las tarifas de servicios públicos empieza a tener más significado este concepto. Y sabemos que todavía falta mucho para llegar a los valores de energía reales.

Para instalar este nuevo modelo, ¿cuáles son las resistencias de lo viejo que las compañías deben enfrentar? ¿Les ha pasado de detectar esto en algunos clientes?

La idea de construir de manera sustentable ya está instalada y es indiscutible, pero lamentablemente en los comienzos de este proceso sobredimensionamos los sobrecostos asociados a esta práctica. Es muy importante determinar el punto de partida, si un inmueble de oficinas se construye con los parámetros que el mercado inmobiliario llama “AAA”, la brecha para una certificación estándar es realmente muy baja. A partir de la experiencia de obtener varios edificios certificados lo pudimos verificar y establecimos estándares que nos permiten brindar esta información a nuevos clientes.

¿Cuáles son sus modelos a nivel internacional? ¿Y a qué distancia estamos de esos desarrollos en nuestro país?

No buscaría modelos en el exterior, dado que estos criterios son de aplicación local y ello está representando no solo factores climáticos o del ambiente, sino también culturales y económicos. Todos estos condicionantes determinan el modelo local. Pero respondiendo a la pregunta, en nuestro país estamos atrasados respecto del resto del mundo, pero también de la región. Este es un paradigma relativamente reciente en nuestro medio y llega al país bastante después que en otras regiones. No obstante, el criterio se impone rápidamente y entiendo que en poco tiempo más va a quedar indiscutiblemente incorporado al proceso de diseño.

Me gustaría que definiera la importancia que tiene la elaboración del índice de construcción sustentable por metro cuadrado para el mundo de la construcción.

A partir de un volumen importante de proyectos y obras sustentables construidas tuvimos la posibilidad de manejar los precios de las obras y de preparar nuestra propia estadística. De esta forma pudimos comprobar cuál es el real incremento de una obra LEED respecto de una que no lo es, para brindarles a nuestros clientes un dato cierto que los ayude a la hora de tomar decisiones. Asimismo, entendimos que esta es una problemática que se les presenta a muchos colegas y quisimos hacer pública nuestra experiencia. Desde hace más de cuatro años ESARQ publica el costo de un edificio modelo de oficinas sustentable predefinido, su incremento mensual y su variación interanual.

¿Qué implica para ustedes ser miembros de Argentina Green Building Council y del Pacto Global Argentina?

Es parte de la misma concepción de nuestro quehacer como arquitectos. Ambas entidades representan los mismos conceptos de respeto por el medio ambiente. La primera, y en un sentido más amplio, tiene que ver con todas las áreas del estudio. La segunda es un camino en el cual convergen ambas porque son parte de una misma concepción del trabajo.

En todas las discusiones actuales sobre sustentabilidad se menciona el valor del consumo consciente a la hora de impulsar a las empresas para tener una acción ecológica real, ya que el propio cliente está dejando de comprar las marcas que siente que no son verdes. ¿Qué pasa en su área?

Creo que estamos en un segmento privilegiado del mercado, donde la cultura de las empresas exige y hace extensiva esta exigencia a toda la cadena de proveedores. El concepto de sustentabilidad se está afianzando entre nosotros y entiendo que en pocos años dejaremos de pensar en él de la forma que lo hacemos hoy. Porque ya estará incorporado plenamente a nuestra forma de vivir.

¿Podría explicar bien el concepto de “arquitectura corporativa sustentable”? ¿Tiene raíz en lo que se denomina “bioarquitectura”?

Como afirmaba en un principio, fueron las empresas las que lideran este proceso de cambio en nuestro país y son las corporaciones con base en otros países las que impusieron a sus filiales locales este requisito. ESARQ trabaja para este segmento de empresas.

Ubicaciones estratégicas

“Las ubicaciones de las sucursales de La Caja en las diferentes ciudades son estratégicas pensando en la comunidad, facilitando a las personas que trabajan el acceso con transporte público sin necesidad de utilizar el automóvil. Se encuentran a distancias a pie cortas de trenes y autobuses”, asegura Carla Ponce, Gerente de Empleos, Clima & RSE de La Caja de Ahorro y Seguro, en relación a conocer las formas en que la empresa está vinculada a esta tendencia global de las oficinas verdes. Aclarando que hace partícipe de sus conceptos a toda el área de Arquitectura de la compañía, Ponce agrega: “Nuestra Casa Central fue diseñada tomando en cuenta el uso racional de la energía a la vez que la comodidad de sus instalaciones. Por ejemplo, la superficie mayoritaria del último piso está ocupada por jardines, provocando un efecto directo favorable en la oxigenación de las ciudades. Constantemente se está trabajando en la adecuación edilicia a estos principios, por ejemplo con el reemplazo de todas las luminarias por led”.

¿Hay una manera real de encarar la sustentabilidad en un proyecto arquitectónico y otra que solo sea superficial, lo que podríamos llamar como de “maquillaje sustentable”? 

Actualmente plantear un proyecto arquitectónico nuevo de manera sustentable y desde el primer momento es lo que la mayoría de las organizaciones serias tratamos y debemos hacer. Es la manera ideal de encarar cualquier proyecto. Algunas veces, cuando el desafío es la remodelación, el punto de partida puede limitar las posibilidades. Es importante que se tenga una visión a mediano y largo plazo en cada obra apuntando a edificios sustentables a través del tiempo y en etapas. Si maquillaje sustentable refiere a una acción puntual y no a un cambio en etapas, no es la situación ideal. Asimismo, es importante entusiasmar a la gente en involucrase para generar cambios edilicios sustentables e incluso incentivar medidas de gobierno favorables a esto.

Para instalar este nuevo modelo, ¿cuáles percibe que pueden ser las resistencias de un paradigma antiguo que las compañías deben enfrentar?

La creencia de que es más caro realizar proyectos sustentables, que lleva más tiempo, el no querer generar grupos interactivos de trabajo, guardarse información, no creer realmente que el planeta necesita que no lo sigamos destruyendo.

¿Qué trabajos en esta materia de realización sustentable han desarrollado?

Los más relevantes para La Caja son el puesto de trabajo en sucursales, los cuales son ergonómicos. Los escritorios, con sus curvaturas en el área de la PC, son mejores para generar movimientos en el que trabaja a lo largo de la jornada laboral, ya que las aristas en los escritorios generan un trabajo estático. Sillas: las más antiguas cumplen las normas de sustentabilidad para el personal, la posibilidad de posiciones para la espalda, la posición del apoyo de la espalada, neumática: distancia al piso del asiento regulable, giratoria, ruedas, apoyabrazos, comodidad y posibilidad de desplazamiento, muy importante para no generar posiciones estáticas. Las sillas nuevas tienen una densidad en la espuma del asiento de 70 kg x m3, y en las que están en uso actualmente la densidad es de 22 kg x m3. Se están realizando inversiones en electricidad, iluminación, aire acondicionado; en las continuas remodelaciones de sucursales se van comprando artefactos led, nueva generación de aires que cumplen con normativas de eficiencia, como también se realizan cambios en tableros actualizando eficiencias energéticas. En todas las remodelaciones siempre se trata de generar la menor cantidad de residuos, se remodelan por año más sucursales de las que se realizan a nuevo, con esto al no haber demolición de obras construidas y reutilizando los inmuebles antiguos de La Caja, se generan muchísimos menos residuos al planeta. El mobiliario siempre se trata de donar, casi siempre a escuelas humildes.

¿Tienen modelos a nivel internacional? Y ¿a qué distancia ve que estamos como país de esos desarrollos?

Para poder mejorar el rendimiento de todas las instalaciones existentes se deben realizar mediciones periódicas para que, con dichos resultados, se puedan generar los cambios. En los proyectos nuevos uno de los desafíos a encarar tiene que ver con contar con la posibilidad de implementar la certificación LEED, generando proyectos reales que reduzcan los impactos ambientales. Como modelo internacional, hay muchas empresas que venden productos para la construcción en el país y están con las normativas de eficiencia y sustentabilidad en sus productos con certificados que lo comprueban. Nosotros como usuarios deberíamos solicitar a las compañías nacionales dichos certificados para que de esta manera las empresas tiendan a la actualización y a generar cambios en sus procedimientos de elaboración.

Tomar conciencia

“Creo que el paradigma de la sustentabilidad e inteligencia es la ciudad de Songdo, en Corea el Sur. Sin embargo, está llevado todo a un extremo tal que la puede transformar en una ciudad utópica. Por eso, es muy importante que tanto las empresas como los individuos tomemos conciencia del medio ambiente y actuemos en consecuencia. Estos proyectos te hacen pensar y reflexionar en el medio ambiente”, afirma Francisco Poggi, del Estudio Gonzáles-Poggi Arquitectos Asociados, a cargo de importantes emprendimientos dentro de la mirada sustentable. “Estás desarrollando un producto –continúa Poggi– que, en definitiva, tanto en el proceso de diseño como de construcción y, finalmente, en su uso, involucra a mucha gente que es parte de este objetivo de sustentabilidad. Y esto con el tiempo va generando conciencia social”.

¿Qué trabajos en esta materia de realización sustentable han desarrollado? ¿Alguno de ellos se ha convertido en modelo a seguir?

Actualmente ya tenemos inaugurado el edificio “Torre Sur Al Rio”, con el cual certificamos LEED Silver. En un principio, solo aspirábamos a la certificación básica, y a medida que nos fuimos interiorizando y avanzando en todo el proceso de diseño, construcción y costos, dimos un paso más para acceder a esta certificación. Este ejemplo nos sirvió para tomarlo como modelo a seguir en las siguientes etapas del proyecto y seguramente el modelo vaya evolucionando en el tiempo. De hecho, los distintos niveles de certificación LEED se van poniendo más exigentes a medida que pasan los años.

¿Pueden comentarnos en qué opera la arquitectura sustentable en su compañía?

Desde el inicio del emprendimiento nos propusimos abordar el tema de la sustentabilidad como eje fundamental tanto en el proceso de construcción como en la puesta en funcionamiento de los edificios. Somos conscientes de que estamos construyendo una nueva centralidad en Vicente López, con 560.000 metros cuadrados de construcción distribuidos en 16 hectáreas, que implican una responsabilidad social empresaria, en el cuidado del medio ambiente y un manejo de residuos responsable desde las etapas de construcción y vida útil de los edificios. Todos los edificios de oficinas del complejo se desarrollan bajo certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design). La certificación se basa en la incorporación en cada una de las etapas del proyecto, es decir, construcción y finalmente en la operación de los edificios de aspectos relacionados con la eficiencia energética, el uso de energías alternativas, la mejora de la calidad ambiental interior, la eficiencia del consumo de agua, el desarrollo sostenible de los espacios libres de la parcela y la selección de materiales que permitan una mejora global en el impacto medioambiental de la industria de la construcción.

¿El edificio donde están instalados es sustentable, inteligente?

Actualmente estamos instalados en oficinas que no son parte de nuestros desarrollos, y si bien el edificio es inteligente, no fue construido bajo certificación LEED. De todas maneras, en nuestras oficinas, realizamos algunas acciones en dirección a la sustentabilidad. Hacemos separación de residuos como parte del programa integral que debemos procurar en el emprendimiento y llevamos a cabo una intervención en la terraza para transformarla en terraza jardín, con zonas de riego por goteo computarizado.