Algunas de las más destacadas empresas y organizaciones del país le explican a PRESENTE el valor que le dan en sus procesos productivos al reciclaje, para vivir una sustentabilidad cada vez más integrada al negocio.

El reciclaje, cada vez con más fuerza, tiene una importancia en cuanto a las estrategias de sustentabilidad, tanto de las grandes empresas como en las acciones de los pequeños y medianos consumidores. Por eso, en los procesos de convertir desechos, del consumo o de la producción, en materia prima o en nuevas formas de ser utilizados, se está dando un despliegue creativo con implicancias ecológicas y económicas. Como explicarán voceros de las empresas más importantes de nuestro país, las políticas de reciclaje están teniendo un impacto potentísimo en las formas de entender la sustentabilidad de cada compañía, tanto en el nivel ético de las acciones como en la misma área de los negocios. Y es que reciclar ya puede ser visto como una forma estratégica de ganar más dinero para las empresas. Es un tema que termina uniendo el compromiso de responsabilidad para con la sociedad con el crecimiento económico.
Parte del ADN

“Para la empresa, el reciclado y el cuidado del medio ambiente son pilares fundamentales de la gestión. De por sí, los envases son ciento por ciento reciclables, y luego de ser reciclados a través de distintos métodos, pueden convertirse en materia prima para producir placas de aglomerado, tejas doble romana, chapas de techo, cartulina, entre otros”, asegura Estela Reale, Gerente de Comunicaciones de Tetra Pak, compañía que diseña y produce soluciones de envasado de cartón y procesamiento para la industria alimentaria cuyas acciones para fomentar el reciclado se vehiculizan a través de tres áreas:

-Generar conciencia de reciclado en la comunidad mediante campañas educativas como la obra de teatro Rez y Clar, que se brinda a distintos colegios, donde se habla a los chicos de la importancia de reciclar, la separación en origen y el ciclo de vida del envase y su reciclado.
-Promover sistemas municipales de separación en origen y clasificación de residuos, operando como facilitadores entre los diferentes actores dentro de la cadena de reciclado para lograr un circuito eficaz. En este punto, valorizan el rol de las cooperativas de recuperadores urbanos, por la manera en que se genera inclusión social.
-Implementar acciones de recolección de envases posconsumo. Desde la compañía se promueve la separación de residuos desde los hogares y se trabaja junto a distintos organismos y empresas para crear circuitos de recolección para los envases.

Esto explica Reale, quien detalla que la compañía trabaja con entidades como Papelera Rosato, en Berazategui; y Papelera Quequén, en Necochea, quienes reciben envases Tetra Pak para recuperarlos y producir artículos como cajas, papel higiénico natural o toallas de mano. Luego agrega que se instalaron otras cinco cintas de clasificación en municipios y cooperativas, además de lograr “nuevos productos sobre la base del reciclado de nuestros envases”, como “Mobiliario Escolar” con la empresa Serrano o herramientas con Bahco. “Desde los 90 trabajamos día tras día con pequeñas acciones de reciclado, englobadas en una gran estrategia que da sus frutos a largo plazo”, resume la Gerente.

¿Las políticas sobre reciclaje tienen implicancia directa en los negocios?

Para Tetra Pak, la sustentabilidad está enmarcada en el ADN de la compañía, no persiguiendo una ventaja en el negocio. Viene desde el origen, cuando el fundador decía que “un envase debe ahorrar más de lo que cuesta”, entendiéndolo no solo desde el punto de vista económico, sino también de recursos. En realidad, las políticas sobre sustentabilidad que enmarcan el tema de reciclaje tienen implicancia sobre el negocio. Desde lo que se refiere a políticas de mejora continua, donde permanentemente se dan ahorros en temas de producción, hasta la utilización de materias primas renovables, certificadas por FSC, todo tiene un impacto en el negocio. En algunos casos es de más corto plazo, y en otros los resultados se verán en el futuro.

¿Qué planifican hacer en 2016 en cuanto al reciclar?

En cada una de nuestras acciones y etapas de trabajo está presente. Cada año es un nuevo desafío para continuar trabajando en nuestro lema, “Protege lo bueno”. Y, sin dudas, el reciclado es una pata fundamental que no podemos dejar de lado. En el 2016 buscamos proseguir con las acciones que venimos implementando, porque de a poco vemos sus resultados y sabemos que es un gran aporte para el cuidado del medio ambiente. A su vez, el objetivo general es superar año tras año las tres principales metas ambientales 2020 de la empresa: reducir el impacto en toda la cadena de valor, desarrollar nuevos productos sustentables y aumentar el reciclado. Por otra parte, es bueno aclarar que somos miembros fundadores de Cempre (Compromiso Empresarial para el Reciclaje) en la Argentina y en otros países como Brasil, Uruguay, Colombia y próximamente Chile. Desde allí se está planificando un intenso calendario para 2016, que incluye capacitación en gestión de residuos y reciclado, nuevos esquemas de apoyo desde el sector privado, promoción de economía circular y programas de consumo consciente en grandes generadores.

Estrategia para el cuidado

“Las políticas de reciclaje tienen implicancia directa en el negocio, en al menos tres aspectos”, indica Manuel Moyano, Director de Operaciones de Massalin Particulares. Y los detalla: “En el plano ambiental, al aumentar el índice de reciclabilidad redujimos el impacto en el ambiente, ya sea no ocupando volumen en rellenos sanitarios o evitando extraer del planeta recursos que pueden venir del reciclaje, como el papel. En términos económicos, las implicancias pueden ser positivas o negativas, y esto depende del costo de envío a reciclaje y la ganancia por ese nuevo insumo generado en el proceso de reciclaje. En lo que respecta a la responsabilidad social, el impacto positivo en cuanto a lo ambiental muchas veces es también un driver importante para implementar el reciclaje, por más que signifique un costo”.

¿Qué importancia les dan en la compañía, entonces, a las políticas de sustentabilidad aplicadas al tema del reciclaje?

El reciclaje es uno de los ejes fundamentales en nuestra estrategia para el cuidado del medio ambiente, que se enfoca en cuatro pilares: la reducción de consumo de agua, un recorte en el consumo de energía, una merma en la generación de residuos y un aumento en el porcentaje de reciclaje. El enfoque siempre debe estar en reducir la cantidad de residuos, y una vez que la empresa ya se encuentra en valores maduros, debe continuar la mejora incrementando el porcentaje de reciclaje. Esa es la prioridad que entendemos debería seguir una compañía en lo que respecta a residuos si queremos asegurar una conciencia global de sustentabilidad. Y ese es el enfoque que tenemos en Massalin Particulares. Hoy, más del 75 por ciento de los residuos que generamos en nuestra planta de Merlo (Buenos Aires) son reciclados. En la de Rosario de Lerma (Salta), este porcentaje aumenta al 95 por ciento aproximadamente.

¿Qué medidas específicas han tomado este año?

En términos de reducción de residuos, en 2013 se instaló en la planta de Rosario de Lerma el proceso de Flaked Stem, mediante el cual se reutiliza el palo de la hoja de tabaco, que antes se eliminaba como residuo. En 2014 se logró duplicar la producción, con el mismo equipamiento ya instalado. Además, en 2015 se hizo un upgrade de las instalaciones, lo que permitió duplicar nuevamente la producción respecto al año anterior, llegándose a un nivel óptimo de reciclaje del palo antes desechado. El año 2014 fue de puesta en funcionamiento del proceso, mientras que 2015 fue ciento por ciento operativo y ya se está evaluando duplicar la capacidad instalada.

¿Qué planifican para el año que comienza?

Los planes para 2016 incluyen avanzar en el análisis de viabilidad de la ampliación de la capacidad instalada del proceso de Flaked Stem en cuanto a la reutilización del palo de la hoja de tabaco, avanzar en el análisis de viabilidad para el reciclaje de residuos y encontrar nuevas oportunidades de reciclaje.

Una meta ambiciosa

“Tenemos objetivos ambientales muy desafiantes que actualizamos cada cinco años. En este momento hemos fijado metas a nivel mundial: todas las afiliadas de la empresa central nos hemos comprometido en lograr en el año 2020 una reducción del 20 por ciento del consumo de agua; un 20 por ciento menos de energía en todas sus formas: eléctrica, combustibles fósiles, nafta, gasoil o gas; y un 30 por ciento menos de emisiones de dióxido de carbono. Las acciones para 2016 estarán en línea con ello”, expresa Alejandro Iocco, Gerente de Calidad, Seguridad y Medioambiente de Pernod Ricard Argentina y Uruguay.

¿Qué importancia les dan a las políticas de sustentabilidad aplicadas al reciclaje?

Reciclar es una de las principales políticas de Pernod Ricard Argentina y sin dudas uno de los aspectos que hablan de la identidad de una empresa, sobre todo en el caso de aquellas que pertenecen al consumo masivo, como la nuestra. Y no solo nos convierte en una compañía responsable con el medio ambiente y la comunidad, sino que también transmite e inculca valores en nuestros empleados.

¿Qué medidas específicas, internas y externas, están aplicando?

Tenemos una ambiciosa meta “cero residuo” para el año 2020. Y esto lo lograremos continuando con nuestras iniciativas de reducir el gramaje de nuestros empaques, obviamente sin sacrificar ninguno de los aspectos cualitativos que caracterizan a nuestros productos. Para ello aplicaremos las nuevas tecnologías disponibles y usaremos el ingenio en el desarrollo de nuestros empaques. También estamos implementando un proyecto que consiste en utilizar materiales reciclables ciento por ciento del portafolio de nuestra compañía. En los últimos cinco años hemos logrado reducir casi un 30 por ciento el peso de nuestros envases de vidrio, manteniendo la calidad de siempre. Además, reutilizamos la mayor cantidad de materiales que generamos para evitar su disposición.

¿Podría dar un ejemplo?

Un claro ejemplo de ello es que todo el residuo de la molienda de la uva que procesamos en nuestras bodegas es enviado a nuestros viñedos para abonar la tierra, devolviéndole nutrientes orgánicos al suelo y cerrando así un ciclo de forma totalmente natural y con un gran impacto positivo para el medio ambiente. Otros residuos que generamos son enviados a destilería o son usados para la obtención de ácido tartárico.

¿El reciclaje tiene implicancia directa en los negocios de una compañía?

Estoy convencido de que sí. Reciclando no solo se impacta positivamente en el planeta por el menor uso de recursos naturales, sino que se reducen costos o se generan retornos por el flujo de materiales que se destinan a reciclado. El reciclado no es una acción puntal, sino un proceso donde hay muchas partes involucradas en el que todos se benefician; y como resultado final, el más favorecido es el medio ambiente.

Generar conciencia

“Venimos trabajando en este sentido hace varios años, y dado que siempre surgen oportunidades, continuaremos con nuestro enfoque de reducción de utilización de recursos y reciclado, apoyados en un fuerte programa de concientización de nuestros colaboradores y de nuestra cadena de suministro”, expresa Alejandro Lugones, Jefe de Certificaciones de Telefónica Argentina, en cuanto a las políticas de reciclaje de cara al ciclo 2016.

¿Qué importancia le dan en la compañía a este tema?

Si bien el foco inicial es la reducción de consumos de materiales y recursos, dado que su valor no es cero, una vez producidos los residuos, el reciclado pasa a ser crítico y cuenta con procesos y controles que tratan de asegurar que sea lo más eficiente posible, incluyendo a nuestros proveedores de servicios en esta gestión (por ejemplo, empresas de mantenimiento y limpieza).

¿Cuánto cree que hablan de la identidad de una empresa, en este contexto de conciencia global sobre la sustentabilidad, sus políticas en torno al reciclaje?

El cuidado del ambiente es una temática que día tras día cobra mayor importancia para todos los grupos de interés vinculados a una empresa: clientes, empleados, accionistas y sociedad en general. El reciclaje es uno de los aspectos más importantes, dado que no solo muestra el alto grado de responsabilidad de la empresa en materia ambiental, sino que ayuda a generar conciencia dentro y fuera de ella.

En cuanto a medidas específicas tomadas durante 2015, esto detalla el vocero de Telefónica, aclarando que tienen que ver con una gestión continuada, no solo específica, de este ciclo:

– Programa de reciclado de baterías de celulares y accesorios, con puntos de recolección en todos los centros de atención. Desde 2005 reciben, tanto de clientes de la empresa como de otras, sus equipos en desuso para proceder, de acuerdo a su estado, a la reutilización o al envío a proveedores especializados que separan los componentes para su posterior uso.
– Cuentan con un circuito de logística inversa y recupero para puesta en valor de equipos de clientes (módems, routers). Luego de finalizada la vida útil de estos se envían a proveedores, quienes los procesan separando los materiales para su reutilización.
– Llevan a cabo recolección diferenciada de residuos, húmedos y reciclables (papel, cartón, plástico), en los edificios con mayor población para luego entregar los reciclables a cooperativas o entidades locales que se encargan de su gestión.
– Todas las baterías que se utilizan para sostener la operación (tanto de la red como de la flota de automóviles) cuando son reemplazadas son entregadas a los suministradores, los cuales proceden a su reutilización o reciclado de componentes.
– Una vez que se dejan de utilizar los equipos informáticos, se revisan y, en caso de que estén en condiciones de uso, a través de la Fundación Telefónica se donan a instituciones. Caso contrario, se incluyen en los circuitos de reciclado de componentes realizados por los proveedores.
– Los materiales resultantes de obras y mantenimiento, como metales, cables y plásticos, entre otros, son recolectados, separados y entregados a empresas de reutilización y reciclado para ser puestos nuevamente en valor.

¿El negocio en sí está vinculado con las políticas de reciclaje de una empresa?

La mirada de reducción de uso de recursos y de reciclado se tiene en cuenta al definir procesos y circuitos operativos para minimizarlos o maximizarlos respectivamente.

¿Cómo ha sido en su caso?

Por ejemplo, en línea con convertirnos en una compañía digital líder, estamos desarrollando un proyecto llamado “Operaciones Comerciales Digitales”, el cual implica que todas las interacciones con nuestros clientes se realicen en formato digital para todo tipo de trámites, ventas, cambios de equipos y planes, cambios de titularidad o domicilio. Esto nos permite ahorros por reducción de impresiones y espacios de archivo, y aunque el volumen se reduzca considerablemente, continuaremos con el reciclado de papel en nuestras oficinas. Esto ha generado un ahorro de casi 2.000.000 de pesos en 2015 y prevemos que genere aún más en 2016. También debo mencionar que la gestión de más de 700 toneladas de scrap, aunque aún no tenemos los números del 2015, durante 2014 generó un importante ingreso.

Un recurso valioso

“Creemos que tanto las políticas en torno al reciclaje como las políticas generales de sustentabilidad son un indicador intrínseco de la personalidad de la empresa en cuanto a su compromiso con el desarrollo sostenible. En este marco, nuestra plataforma de sustentabilidad refleja el espíritu optimista que nos ha distinguido a lo largo de los casi 130 años de trayectoria y representa nuestro compromiso renovado hacia el desarrollo sustentable. Nuestra Visión 2020 plantea objetivos concretos que expresan las metas que debemos alcanzar junto con nuestros socios embotelladores, clientes, consumidores y la sociedad a nivel global para lograr un crecimiento medible y sustentable”, afirma Cristian Pérez, Gerente de Asuntos Públicos para Coca-Cola de Argentina, empresa cuyo objetivo es ser percibida como compañía líder en el cuidado del ambiente y en temas de reciclaje.

¿La sustentabilidad vinculada al reciclaje está en el corazón del negocio?

Sí, definitivamente. Generamos valor no solo para los accionistas, sino para un mundo cada vez más amplio. Buscamos oportunidades para hacer una diferencia positiva y duradera en las comunidades, poniendo foco en áreas donde nuestro rol puede tener mayor efecto multiplicador, para lograr así más impacto en cuanto a bienestar, medio ambiente, entorno laboral y comunidad. En todos estos pilares trabajamos en colaboración con nuestros socios embotelladores, socios de la industria, organizaciones no gubernamentales, universidades y representantes del sector público. Específicamente dentro del pilar “Ambiente”, destacamos nuestra tarea en pos de los envases sustentables: Nos esforzamos por reducir, reciclar y reutilizar los materiales, y por conservar los recursos. Dentro de cada una de nuestras botellas, latas y otros envases, está la historia de una compañía que investiga y trabaja para lograr que sus empaques sean más ecológicos y económicamente sustentables, para que sean percibidos como un recurso valioso para un nuevo uso. Trabajamos para que en el futuro los envases posconsumo se conviertan en insumos para un nuevo ciclo productivo.

“Los envases cumplen un rol fundamental a la hora de satisfacer las necesidades de los consumidores, ya que protegen nuestros productos durante su entrega”, explicita Pérez. Y aclara cuáles son los ejes de acción al respecto. En cuanto a “Reducir”, asegura: “Una de nuestras estrategias de trabajo se centraliza en las etapas previas al consumo. Gracias al diseño innovador de nuestros envases minimizamos el uso de materiales, reduciendo el peso de nuestras botellas”. En lo respectivo a “Reusar”, dice: “Promovemos la utilización de los envases retornables, lo cual nos permite el ahorro no solo de materia prima, sino también de energía, y un ahorro de dinero a nuestros consumidores. A lo largo de los últimos años, logramos incrementar el uso de envases retornables en el mercado; en 2014 esto representa el 29 por ciento del volumen de nuestras ventas de ese año”. Sobre “Renovar”, explica: “Trabajamos en el desarrollo de procesos innovadores que nos permiten acercarnos a la botella del futuro a través del diseño y la producción de nuevos tipos de envases cada vez más sustentables”. Sobre el cuarto punto, “Reciclar”, dice: “Una botella vacía está llena de potencial, por eso estamos fabricando nuevos envases a partir de los ya utilizados en las plantas de reciclado de PET”.

¿Qué impacto percibe que tienen las iniciativas de reciclaje en las que trabajan?

Cada una de las iniciativas descriptas busca generar impacto en diferentes áreas. El reciclado, en el medio ambiente, genera un impacto positivo, ya que evita que los residuos sean enterrados, incinerados o volcados a los acuíferos. A su vez, la fabricación de botellas a partir de productos provenientes del reciclado genera un alto ahorro energético y de transporte, lo cual impacta en la contaminación por la quema de combustibles fósiles. Por otro lado, con el objetivo de sumar un perfil social, colaboramos con diversas ONG que reciben apoyo económico a partir de la participación voluntaria de la gente. En nuestro país, entre 2010 y 2012 recuperamos más de 5,8 millones de envases PET en programas de reciclado.

¿Qué planifican hacer en 2016?

Para una compañía como Coca-Cola, que ha avanzado tanto en temas de sustentabilidad –y específicamente de reciclaje– y trabaja muy seriamente, los desafíos que nos planteamos en la planificación 2016 son cómo innovar y seguir creando valor a través de nuestras acciones con el fin de dar respuesta a las expectativas de nuestros grupos de interés –que cada vez esperan más de empresas como Coca-Cola– y cómo generar escala con nuestros programas para ampliar el alcance y llegar así a impactar positivamente en un conjunto más amplio de la sociedad.
Contribuir a la sustentabilidad

“Recientemente, con el fin de contribuir a la sustentabilidad, Toyota Motor Corporation ha fijado una ambiciosa serie de objetivos ambientales por alcanzar en los próximos 35 años denominada ‛Desafío Ambiental Toyota 2050’. Frente a desafíos globales claves como el cambio climático, la escasez de agua, el agotamiento de recursos y la degradación de la biodiversidad, la empresa aspira a reducir los impactos durante la fabricación y la conducción de vehículos. Este lineamiento dispuesto por nuestra casa matriz consta de seis objetivos distintos comprendidos en tres ámbitos: Vehículos cada vez mejores, Fabricación cada vez mejor y Enriquecimiento de la vida de las comunidades”, comenta Eduardo Kronberg, Gerente de Responsabilidad Social de Toyota Argentina. “El cuidado de los recursos de los cuales se vale la empresa para llevar adelante su actividad conforma la base de nuestro sistema de producción. La reducción de los impactos ambientales y la consecuente reducción de consumo de recursos están plasmadas en nuestra política ambiental”, agrega el Gerente. Y explica que uno de los objetivos de la empresa es “establecer una sociedad basada en la cultura del reciclado y difundir los avances tecnológicos al resto del mundo”, lo que considera como una declaración concreta de cultura sustentable promovida a lo largo de toda la compañía.

Un enfoque integrado

“Como filial de Daimler AG, tenemos un enfoque integrado hacia la protección ambiental a través de la gestión corporativa en todas las locaciones donde operamos. Es por ello que nos esforzamos por reforzar nuestro compromiso de mejora continua en el desempeño ambiental, más allá de nuestra fuerte inversión en desarrollo de tecnologías más limpias. Tanto en el Centro Industrial, ubicado en Virrey del Pino –La Matanza–, como en las oficinas de Puerto Madero y el Centro de Capacitación de Postventa, constantemente evaluamos proveedores y métodos que nos permitan captar la mayor porción posible de material reciclable de las corrientes de residuos generadas”, indica Gustavo Castagnino, Director de Relaciones Institucionales de Mercedes-Benz Argentina. Y agrega: “Cuando hablamos de reciclaje es importante destacar que no solo se aplica a los residuos del tipo domiciliarios, sino también a los que la ley define como ‛peligrosos o especiales’. En estos últimos existen grandes oportunidades de reutilización como combustible alternativo en detrimento del uso de combustibles fósiles”.

¿Cuánto cree que hablan de la identidad de una empresa, en este contexto de conciencia global sobre la sustentabilidad, sus políticas en torno al reciclaje?

En cuanto a la identidad de una empresa, la proyección de políticas y objetivos concretos sobre reducción, reutilización y reciclado, manifestada a través de la cultura y los valores de la compañía, sin duda fortalece el carácter sustentable y sostenible de cada una de las operaciones realizadas. Y esta cultura corporativa no es nueva, acompaña desde hace varios años el creciente desarrollo de iniciativas locales que podemos contar con orgullo. Como es el caso de nuestro apoyo ininterrumpido al Programa de Reciclado y Medio Ambiente de Fundación Garrahan desde el 2000, cuando nos adherimos como una de las primeras “grandes empresas” donantes de materiales de descarte.

¿Qué medidas tomaron en el ciclo 2015?

Continuamos trabajando en la segregación de residuos desde su origen, trabajo que venimos desarrollando desde 2008. Como hitos particulares podríamos mencionar la incorporación en 2014 de dos proveedores que les dan mayor valor agregado a los materiales reciclables como el cartón, la chatarra plástica y metálica, y la madera, a través de la adecuación de un sector en nuestra planta para el acondicionamiento de dichos materiales antes de su retiro. Como no puede ser de otra manera, estamos atentos a las nuevas normativas emitidas por la autoridad de aplicación ambiental de la provincia, y un hecho particular de este año fue la presentación del GIRSU (Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos) junto a la renovación de nuestro Certificado de Aptitud Ambiental.

¿Qué planifican hacer en 2016?

Entre los residuos asimilables a domiciliarios que podrían reciclarse, el objetivo pendiente es mejorar el tratamiento de los envases de bebidas (PET). A esto se suman los vasos de polipropileno (PP) y poliestireno (PS). Existen cooperativas que recientemente se insertaron en el mercado y que podrían brindar una solución mucho más amigable para este tipo de residuos. Por otro lado, desarrollamos un programa de concientización en nuestros colaboradores y socios comerciales que tiene como eje la promoción de hábitos de consumo responsable de la energía y de reciclado. Esta campaña se desarrolla con capacitaciones y grupos de trabajos que generan espacios de mejora fundamentales para crecer como un negocio más sustentable.

¿Cómo han vivido la relación entre reciclaje y negocio?

En nuestro caso podríamos destacar el recupero de dinero a través de la valorización del scrap o chatarra, y la reducción del valor de las tasas abonadas en concepto de residuos comunes y especiales. Actualmente este recupero y la reducción de tasas sirven para costear las tareas de segregación y acondicionamiento del scrap, es decir que tratamos de autosustentar el costo del servicio, pero sin duda puede resultar un ícono de rentabilidad para cualquier compañía.

Importancia vital

“Actualmente, muchos de nuestros clientes, operadores nacionales e internacionales,   valoran que seamos un predio sustentable, siendo un diferencial al momento de tener que elegir un espacio  para la realización de sus eventos. La conducción de la compañía se encuentra totalmente convencida de que las estrategias de sustentabilidad son, hoy en día, una ventaja competitiva en términos comerciales”, dice a PRESENTE, Juan Pablo Maglier, Director de Relaciones Institucionales del predio ferial de Buenos Aires La Rural. Y asegura que trabajan “en forma continua en la optimización de los procesos de selección y de evaluación de proveedores, con el fin de reforzar ese compromiso sustentable”.

¿Cuánto hablan de la empresa sus políticas en torno al reciclaje?

Después de 10 años de haber asumido nuestro compromiso con la sustentabilidad, hoy podemos afirmar que nos hemos consolidado y que nuestras acciones son nuestra identidad. En este sentido, a nivel internacional, hemos logrado posicionarnos como una compañía referente en la materia, a través del vínculo con asociaciones del sector como UFI (Unión Internacional de Ferias) y AFIDA (Asociación Internacional de Ferias de América). La Rural tiene como objetivo desarrollar sus operaciones de manera integrada con el entorno, profundizando una estrategia de reducción del impacto ambiental como parte del compromiso con la comunidad. En este sentido, creamos un importante número de acciones focalizadas en el reciclado, cuyo impacto resulta muy positivo. Por ejemplo, el programa “La Rural Recicla” que incluye iniciativas como la reutilización de materiales que se producen en el desarme de las ferias y exposiciones, por el que se recuperaron, desde su inicio en 2007, unos 347.600 kg de material reciclable, destinado a organizaciones sociales para la realización de juguetes didácticos, mobiliario y reparación de viviendas en sus talleres. Dentro de este mismo programa, llevamos adelante la división de residuos en origen. Estamos inscriptos en el rubro generadores especiales del GCBA. Junto a empresas especializadas en el tratamiento de residuos, además de organizaciones sociales y cooperativas de reciclado, gestionamos materiales como vidrio, húmedos, residuos electrónicos, tapas y papel, aceites de origen vegetal y líquidos con grasas orgánicas

¿Cómo vinculan negocio con sustentabilidad?

Medimos la ganancia en función de los resultados obtenidos en el plano del desarrollo de nuestra comunidad y los indicadores alcanzados en términos de reputación corporativa. No obstante, separar los residuos en origen impacta directamente en nuestros costos operativos, permitiéndonos un gran porcentaje de ahorro.

¿Qué medidas están realizando y cuáles proyectan para el futuro cercano?

De manera interna, estaremos difundiendo campañas destinadas a promover el reciclaje en nuestro espacio de trabajo, para que hagamos de esto una práctica cotidiana y continúe en el hogar de cada colaborador. Asimismo, capacitaremos a nuestros proveedores de limpieza y gastronomía en la recolección y división de residuos en origen. De manera externa, reforzaremos la concientización sobre el reciclaje a través de nuestros distintos canales de comunicación: folletería informativa en los tótems del predio para quienes nos visiten; difusión en redes sociales y newsletters; y potenciaremos las alianzas con los organismos del Gobierno  para activar acciones en las ferias más concurridas. Además, estableceremos mecanismos de diálogo para analizar peticiones y necesidades específicas, que se presentan en los colaboradores y otros públicos; y abordar temáticas nuevas que surgen en la agenda ambiental.


Símbolo universal

Uno de los símbolos universales de reciclaje es el anillo o círculo de Möebius. Eso sí, su uso tiene varios significados. Si aparece solo, significa que el producto o envase está hecho con materiales que pueden ser reciclables. Si va dentro de un círculo, quiere decir que parte de los materiales del producto o envase han sido reciclados. También puede especificar el porcentaje de producto reciclado. En general, este dato suele aparecer en envases y cajas de cartón.

Las cuatro erres

El tema del reciclaje suele vincularse a cuatro palabras. Reducir: Consiste en evitar la compra de productos innecesarios y disminuir el impacto en el medio ambiente. Reutilizar: Implica dar un segundo uso a algunos productos, además de máxima utilización. Reciclar: Significa hacer una selección de los residuos para evitar el uso descontrolado de recursos naturales, ahorrar energía y reducir el volumen de residuos. Recuperar: Se relaciona con los procesos industriales y consiste en recuperar materiales o elementos que sirvan como materia prima.