Según informó el Ministerio de Desarrollo Social de la nación, al inicio de la pandemia de COVID-19, ocho millones de personas necesitaban asistencia alimentaria en todo el país, pero desde el inicio de la cuarentena el número subió a 11 millones.

Esto se refleja en la demanda creciente a comedores y merenderos comunitarios que, en muchos casos, llegan a preparar y entregar cuatro veces más cantidad de porciones para las familias de su barrio.

Este es el caso del comedor y merendero Sus Manitos, de Monte Grande. Hasta principios de este año, ofrecía almuerzo a 120 vecinos y hoy son 400 viandas que las que entregan.

Este espacio se abastece de donaciones particulares y de la solidaridad y el corazón de sus voluntarios que se turnan para llevar adelante este proyecto de tanta importancia para su comunidad. Ellos se encargan de todas las tareas necesarias para que Sus Manitos pueda responder y acompañar a las familias en las nuevas necesidades que surgieron en este último tiempo.

En este sentido, el Comedor adaptó su trabajo a  estas necesidades, que muchas veces no son nuevas pero se vieron agravadas ante la situación. Problemas de salud y falta de medicamentos es una de las cuestiones más recurrentes en la comunidad. Por ello, se mueven constantemente para poder conseguir los recursos que hacen falta y así poder asistir a las familias.

En el barrio existe -además de un gran espíritu solidario- un sentido de trabajo en equipo: Sus Manitos y otros comedores se turnan para que no quede ni un solo día sin almuerzo o merienda para los niños y sus familias.

Mientras redoblan esfuerzos, aguardan la vuelta a la normalidad. Poder estrechar abrazos, brindar afecto, tener un contacto más cercano con las personas y seguir mejorando el espacio es lo que esperan para el futuro, según cuenta Celeste, referente del comedor.

Fundación San Genaro, organización que trabaja desde 2011 por las comunidades en situación de vulnerabilidad, apoya el proyecto de Sus Manitos a través del programa Juntos a la Par, cuyo objetivo es fortalecer a distintas organizaciones de base para el desarrollo de su comunidad y mejorar la calidad de vida.