El holding Juramento alcanzó la certificación huella de carbono negativa. Lo hizo a través SGS, líder mundial en verificación de emisiones de gases de efecto invernadero y con amplia experiencia internacional en proyectos de cambio climático.

Así la huella de carbono de su proceso de producción de carne vacuna para sus canales de venta Cabaña Juramento y Frigorífico Bermejo es negativa, es decir, que las áreas verdes de sus campos captan una mayor cantidad de CO2 del que emite su sistema productivo.

“Para esto se aplicó la Norma ISO 14067:2018 Huella de Carbono de producto, siendo SGS S.A. (Société Générale de Surveillance) la certificadora responsable de realizar el proceso de verificación que la Norma establece. El proceso de verificación se llevó adelante calculando de forma efectiva, transparente, e independiente la huella de carbono de producto medida en masa de CO2 equivalente (CO2e)2”, detallaron.

Según explicaron desde la empresa, la cuantificación de la huella de carbono para la carne en 2020 generó los siguientes resultados:

  • 4,6693 Kg negativos de CO2e/Kg de peso vivo de vacuno producido en los campos de Juramento
  • 5,2055 Kg negativos de CO2e/Kg de carne sin envasar, producida en Frigorífico Bermejo
  • 5,1870 Kg negativos de CO2e/Kg de carne envasada producida en Frigorífico Bermejo.

“Los valores negativos representan la cantidad de Kg de CO2e capturados por sobre las emisiones del sistema productivo. Es decir que se remueve más CO2e del que se emite”, informaron.