En el marco de su programa de responsabilidad social empresaria y con el precepto que el liderazgo actual se basa en inspirar a clientes y colaboradores, Kenwin anunció una importante iniciativa de planting. A su vez, apunta a la educación ambiental de sus empleados, remarcando que las pequeñas acciones pueden generar grandes cambios.

La empresa especializada en optimización de la CX y la gestión de procesos se comprometió a ser parte de la plantación de 1.000.000 de árboles para mitigar el calentamiento global. “Para cumplir con este objetivo que nos planteamos en el 2022, nos asociamos a Plantarg, donando un árbol por cada ticket a curso que vendemos. Al mismo tiempo, y de la mano de esta iniciativa, buscamos educar grupos internos en la temática de cambio climático, para poder dar cuenta de que las pequeñas acciones pueden aportar mucho”, explica Laura Fabro CMO de Kenwin.

Además, la consultora tecnológica fortalece su proyecto social acercando asesoramiento gratuito a organizaciones sociales en diversos temas: comunicación, MKT, estrategia, RRHH, ADM, comercial, procesos, logística, impacto y evaluación de resultados, entre otros.

Este tipo de acciones, tanto propias de las organizaciones, como a través de alianzas con actores estratégicos, están cada día más presentes en las organizaciones de las distintas industrias. De hecho, según un estudio elaborado por Naciones Unidas, el 73% de los directores ejecutivos corporativos manifestó sentir una creciente presión para actuar en este campo, y más de la mitad -57%- aseguró estar dando prioridad a la acción climática en medio de su recuperación de la pandemia ocasionada por el COVID-19.

“Una empresa es socialmente responsable cuando en su proceso de toma de decisiones valora el impacto de sus acciones en la comunidad, en los trabajadores y en el medioambiente e incorpora efectivamente sus intereses en sus procesos y resultados”, finaliza Fabro.