Kimberly-Clark, compañía líder a nivel mundial en la fabricación de productos de higiene y cuidado personal, reafirma su compromiso con la responsabilidad social a través de una alianza con el Banco de Alimentos de Buenos Aires a quien, como una de sus primeras acciones, donó pañales de niños y adultos, toallitas húmedas, toallitas femeninas, protectores diarios y tampones.

Bajo el lema “Menos hambre, más futuro”, el Banco de Alimentos es una organización sin fines de lucro que contribuye a reducir la falta de alimentación, mejorar la nutrición y evitar el desperdicio de alimentos. En su trabajo busca construir un puente entre quienes sufren hambre y aquellos que desean colaborar.

Es a través de sus voluntarios que redistribuye alimentos, productos de limpieza y de higiene donados a organizaciones comunitarias dedicadas a la atención de personas en situación de vulnerabilidad. Ellos fueron los encargados de redistribuir las más de 1000 cajas de productos que beneficiaron a 165 entidades, logrando alcanzar -a través de ellas- a más de 20.000 personas.

“En Kimberly-Clark estamos comprometidos a mejorar la calidad de vida de las personas a través de nuestros productos y, al desarrollar relaciones con socios como el Banco de Alimentos, encontramos la forma de expandir nuestro propósito”, indicó Roberto Bellatti, Country Manager de Argentina, Uruguay y Paraguay.

A nivel regional, Kimberly-Clark ha establecido alianzas con ONGs en siete países de América Latina y ha donado más de 20.000 cajas de productos. Mediante una asociación con los bancos de alimentos en Argentina, Perú, Paraguay, Panamá, Costa Rica, Puerto Rico y con Plan International en Bolivia, las personas se beneficiarán de las donaciones de productos de Kimberly-Clark.