Kimberly-Clark colabora con los gobiernos locales, poniendo a disposición las instalaciones de sus plantas de San Luis y Pilar para completar los esquemas de vacunación de la tercera y la cuarta dosis contra el COVID-19. La actividad, que se lleva a cabo desde esta semana en ambas plantas, tiene como objetivo agilizar la inmunización tanto de los colaboradores que trabajan en planta, como de sus familias, promoviendo así su bienestar y cuidado.

Según informa diariamente el Ministerio de Salud de la Nación, el 81.73% de la población argentina ya recibió las primeras dos dosis aplicadas. Sin embargo, aún queda una considerable porción de la población que no cuenta con el esquema de vacunación inicial y sus respectivos refuerzos.

En Kimberly-Clark, el cuidado y bienestar de nuestros colaboradores es nuestra prioridad. Es por eso que estamos más que contentos de poder brindar este espacio facilitando la vacunación e inmunización de quienes vienen todos los días a trabajar y sus familias, para así estar más protegidos contra el COVID-19”, comentó Roberto Bellatti, General Manager de Kimberly-Clark Cono Sur.

Durante los días de la campaña, se estima que más de 50 colaboradores y familiares de ambas plazas estarán cumpliendo su esquema de vacunación para lograr concientizar y avanzar en su inmunización.

El Ministerio de Salud de La Nación destacó la importancia de aplicarse la dosis adicional y, a su vez, brindó detalles sobre aquellos grupos de riesgo que deben recibir una dosis de refuerzo, conocida también como cuarta dosis: Personas con alguna enfermedad o tratamiento que cause inmunocompromiso y/o quienes tienen más de 50 años y recibieron vacuna Sinopharm. El llamado tiene por objetivo que las personas más vulnerables se mantengan protegidas frente a la variante Ómicron, que es la cepa COVID dominante en este momento.