KLM recibe en su Programa Corporativo de Biocombustibles (KCBP) a la empresa SHV Energy. Al hacerlo, esta última reducirá las emisiones de CO2 de sus oficinas en un 50%. Además, la Universidad Tecnológica de Delft (TU Delft), que se había incorporado al programa KCBP en julio de 2017, extendió su participación por dos años más.

“Gracias a los actores involucrados en el Programa de Biocombustibles de KLM, incluyendo a SHV Energy y TU Delft, será posible lograr un gran progreso en términos de desarrollo del mercado del combustible sustentable de aviación. Además, ambas organizaciones también colaboran con KLM en diferentes áreas de la sustentabilidad: respectivamente, construyendo la primera planta europea de producción de combustible sustentable de aviación en Delfzijl, y desarrollando una nueva e innovadora aeronave, más eficiente en el uso de la energía, conocida como Flying-V.”, comentó Harm Kreulen, Director Administrativo de KLM.

“La participación en el Programa de Biocombustibles de KLM refuerza la decisión estratégica de SHV Energy de contribuir activamente al desarrollo y producción de energías sustentables. Así, también estamos invirtiendo en la primera fábrica europea de combustible sustentable de aviación y bioLPG en Delfzijl, junto a SkyNRG y KLM.”, señaló Bram Gräber, CEO de SHV Energy.

“En TU Delft, estamos comprometidos en encontrar soluciones para una aviación sustentable, cooperando estrechamente con KLM en diferentes áreas, desde combustible sustentable hasta el diseño de una aeronave. Al participar en el Programa Corporativo de Biocombustibles de KLM, podemos contribuir a poner en práctica las innovaciones sustentables. En 2018, hemos contribuido en forma efectiva a la reducción del 19% de las emisiones de CO2 en nuestros vuelos. De esta forma, estamos orgullosos de comenzar a construir un futuro sustentable, junto a KLM y SkyNRG.”, indicó Rob Mudde, Vice Rector Magnificus de TU Delft.