Kymco ha lanzado al mercado Ionex Commercial, una plataforma para sus scooters eléctricos en la búsqueda de una distribución más sostenible. Un servicio integral que incluye varios modelos, baterías extraíbles y estaciones de carga.

Una plataforma integrada para compartir scooters eléctricos y entregas puerta a puerta más sostenibles basada en tres modelos de scooters cero emisiones.

Cada día, alrededor de 5 millones de scooters se mueven por todo el mundo con fines comerciales. En la mayoría de los casos, hacen las entregas de mercancía: desde una pizza hasta un paquete de correos. Kymco ha visto en este sector una nueva oportunidad de negocio para sus scooters.

Ionex Commercial es en realidad una plataforma integrada para la movilidad sostenible basada, no en un solo modelo sino en tres scooters eléctricos: Como EV, Carry EV y Tube EV. La línea de scooter eléctricos Ionex incluye baterías de iones de litio extraíbles (50 V y 650 Wh), pensadas para poder ser cambiadas rápidamente. Cada scooter puede transportar dos o más baterías, lo que aumenta a demanda su autonomía. Están diseñados para recorrer largas distancias y los clientes pueden localizarlos con la clásica aplicación y la geolocalización.

Las baterías intercambiables del Ionex, de hecho, pesan sólo 5 kg y garantizan unos 40 km de autonomía. En cada Ionex hay dos, para un total de 80 km, a los que se le añade una “batería interna” no extraíble que le da otros 40 km.

Esto significa que con 15 kg de baterías puedes recorrer un máximo de 120 km, pero tienes una gran flexibilidad de elección para la carga: puedes dejar una o ambas en la tienda, la oficina, el garaje o en casa para recargar y todavía tienes 40 km de autonomía para moverte.