La apuesta de Toyota Argentina a la conservación y educación ambiental

507

Eduardo Kronberg, Gerente General de Responsabilidad Social Empresaria de Toyota Argentina, conversó con PRESENTE acerca de la reinvención de los proyectos sustentables de la compañía debido al contexto actual, la alianza con YPF Luz para el desarrollo de energías renovables y el Programa Patagonia. Además, destaca el reconocimiento que tiene la empresa desde hace cinco años por parte de la AmCham en su entrega de premiación anual. 

¿Qué acciones en materia de RSE y sustentabilidad están desarrollando en Toyota Argentina? 

A nivel global tenemos unos lineamientos sobre todo lo que es sustentabilidad desde la casa matriz. Hace dos años se plantearon a nivel global, para todas las filiales de Toyota en el mundo, los seis desafíos ambientales para el 2050. Ahí hablamos de seis ejes de trabajo asociados a sus ODS relacionados, y a partir de ahí empezamos a trabajar en cada uno de ellos. El primero habla que para el 2050 ya no vamos a tener vehículos con uso de combustible fósil, o sea, cero emisiones en vehículos nuevos. Entonces ahí viene toda la línea de la electrificación, lo que es celda de hidrógeno. En esto ya se está trabajando; vehículos con tecnología híbrida en la región, ya tenemos la producción de Corolla y a futuro tendremos la Hilux. El segundo de los ejes habla del ciclo de vida del vehículo, es decir, el diseño, la producción, la vida útil y la disposición final. Entonces, en ese ciclo vamos a tener que estar hablando de lo que son los materiales con los que se fabrican los autos, el índice de reciclabilidad de los autos. El tercero de los ejes habla de cero emisiones en el proceso productivo. Y ahí nos toca muy de lleno porque en la planta de Zárate tenemos un proceso completo, y también en cada uno de los proveedores que trabajan para la planta. El cuarto de los ejes habla de la reutilización de agua, o sea, reducir su consumo. Y esto, no es tanto para Argentina, pero sí para muchas filiales en el mundo que este tema del agua es sumamente importante. El quinto de los ejes habla de desarrollar una sociedad basada en el reciclado. Y en esto Japón nos dice muy claramente que tomemos modelos de ellos para aplicar en nuestras comunidades. De hecho, en la planta lo tenemos muy instrumentado el tema de la clasificación en origen, la reciclabilidad. Y el sexto de los ejes habla de del futuro de la sociedad basada en la armonía con la naturaleza. Ahí tenemos los programas educativos, de conservación ambiental, todo lo que es el trabajo el concientizar y educar en lo que es los temas ambientales.  

Estos seis objetivos marcan la política a seguir en los próximos años hasta el 2050 con un step intermedio en el 2025 donde, por ejemplo, para lo que es cero emisiones en vehículos vamos a tener que tener una versión de cada uno de los modelos que comercializamos, híbrido. Y en lo que es política ambiental de compañía, hacemos los planes cada cinco años y los vamos renovando con targets nuevos y exigencias nuevas.  

¿Qué tipo de alianzas trazaron con aliados para llevar a cabo estas acciones de sustentabilidad? 

Tenemos programas de educación ambiental y de conservación. Por un lado, con lo que es educación ambiental, en la planta de Toyota Argentina tenemos una reserva natural de 21 hectáreas que representa nuestra herramienta para trabajar lo que es la capacitación ambiental. En épocas normales, cinco mil chicos y chicas por año de toda la comunidad realizan una clase a cielo abierto. Tenemos una guía de guardaparque que les hace las capacitaciones. Tenemos cuatro ambientes naturales recreados: pastizales, humedales, y todo lo que es selva en galería. Ahí nosotros enseñamos cada uno de esos ambientes y los chicos pasan medio día en un ambiente y en una clase a cielo abierto. Eso es una herramienta fundamental para nuestro programa conciencia ambiental. Después, trabajamos con docentes de escuelas donde hacemos una capacitación. A veces tenemos alianzas con las ONG con las que trabajamos para dar los cursos. En esta última oportunidad la hicimos con la Fundación Vida Silvestre en donde 80 docentes recibieron la formación para que lleven a sus currículas temas ambientales. Por último, los programas de conservación. Nosotros tenemos un programa desde hace cinco años que nace de una alianza estratégica con la Asociación Aves Argentina para trabajar en el programa de conservación del Macá Tobiano. Una especie en riesgo de extinción que habita la Patagonia Argentina y que se trabaja muy fuerte en lo que es el cuidado. Sobre todo, con las especies que agreden a esta ave. El proyecto se inició con todo lo que es el apoyo logístico a lo que son las recorridas, y también con el apoyo a una estación de recría, que se encuentra en la meseta patagónica, donde hicimos donaciones de equipamiento como grupos electrógenos. 

¿Qué es el Programa Patagonia? 

A partir de esa alianza estratégica que comentaba y a través de los años, incluimos cuatro especies más, además de Macá Tobiano, y creamos el Programa Patagonia. Esta iniciativa se presentó en Toyota Motor Corporation en un concurso de proyectos ambientales, y el año pasado ganó el premio que consiste en una financiación por dos años de US$ 60 mil para el trabajo de campo. Para nosotros fue un hito muy importante este reconocimiento porque son pocos los proyectos que concursan y que pueden tener este tipo de reconocimiento. Año a año vamos potenciando el programa, siempre incluyendo nuevas especies y trabajando en lo que es el apoyo logístico de la operación. También, hicimos cuatro viajes de prensa para concientizar sobre lo que es este tema en la Patagonia. 

¿De qué se trata el plan de acción para producir con energía renovable en la planta de Zárate?  

El tercero de los objetivos de los desafíos ambientales habla de cero emisiones en el proceso productivo. Cuando hablamos de cero emisiones en el proceso productivo ya decimos que las energías con las que se produce tienen que ser renovables. Hace dos años hicimos la firma de un acuerdo a diez años de compra con YPF Luz para el suministro de energía proveniente de fuentes eólicas. En ese momento YPF Luz tenía un proyecto en Patagonia de un campo eólico, “Manantiales Bher“; y un segundo proyecto, que se desarrolló en Tandil, que es el proyecto “Los Teros”. Comenzamos hace dos años con un 25% del consumo de la planta con provisión de energía eólica, y ya hace un mes y medio que nuestro suministro es el 100% proveniente tanto de Manantiales Bher como del parque eólico Los Teros. Tenemos una subestación de transformación en la planta, compramos la energía proveniente de estas fuentes, hacemos el transporte, y nosotros tomamos de la red energía “limpia”. En la planta de Zárate, aproximadamente, casi cuatro generadores eólicos es el suministro completo para poder operar.   

¿Cómo modificaron los ejes de sus programas de RSE en el marco de la pandemia? 

A partir de la pandemia, el 20 de marzo dejó de funcionar la planta. Entró en periodo de licencia. Pudimos empezar a producir a partir del 18 de mayo. Se comenzó en un turno, con la mitad del personal y, aproximadamente, 2400 personas en licencia. El sector administrativo trabajó en home office durante ese período, y el 27 de junio ya pudimos iniciar el segundo turno de producción. Realmente la planta de Zárate tiene una población muy importante, el 80% de lo que se produce se destina a exportación, y es fundamental mantener los compromisos de exportaciónTanto es así que implementamos un protocolo de salud y seguridad de los empleados muy exhaustivo, con 100 testeos diarios al azar, con hisopado, cámaras termográficas, con todo lo que es la separación; la trazabilidad desde que la persona sube al micro hasta que llega a la planta, ingresa a su área de trabajo, forma su celda. A medida que se fueron detectando algunos casos, se aisló a las personas de los grupos de trabajo y se hisoparon. Pero la mayoría de los programas que desde el departamento de sustentabilidad llevábamos adelante son sociales, como el de seguridad vial, de educación, empleabilidad. Muchos de ellos se fueron reconvirtiendo a lo que es la virtualidad. Pero el foco principal a raíz de la pandemia lo pusimos en tres ejes principales. El primero fue el soporte al sistema de salud. Hicimos una importante donación a la Cruz Roja y a todo lo que es nuestro cordón norte -Zárate, Campana, Baradero, Lima-; todo lo que es la zona de las comunidades cercanas a nosotros con apoyo ya sea de camas para armar internaciones intermedias; donamos seis ambulancias, que muchas de ellas fueron a las provincias, hemos donado equipamiento para cada uno de los hospitales y, aproximadamente, 450 mil barbijos quirúrgicos para las instituciones de salud.  

El segundo de los ejes que trabajamos muy fuerte fue el alimentario. Notamos que a partir de esto las necesidades en las comunidades eran muy importantes así que trabajamos, por un lado, con provisión de secos en 12 comedores y, por otro, con provisión de viandas completas en otros ocho comedores. En estos últimos se suministran secos, frescos, se hace la logística, se hace la entrega, la provisión. Se trabaja mucho en el equipamiento de esas cocinas. Empezamos con 1132 viandas diarias, y hoy ya estamos superando las 1500. También, fuimos dando capacitaciones en esos comedores como buenas prácticas de cocina, salud e higiene, seguridad, primeros auxilios. Tenemos 62 personas asistiendo comedores que están muy capacitadas y que siguen trabajando muy bien. Extendimos el plazo hasta el 12 de febrero porque vemos que las necesidades son crecientes.  

Y el tercero de los ejes que trabajamos es en la parte de soporte logístico. Tenemos, aproximadamente, 30 vehículos en préstamo. Diez tiene el ejército asistiendo por COVID con alimentos e insumos. Tenemos en las comunidades cercanas haciendo asistencia ambulatoria en varias localidades, con vehículos que se mueven con todo lo que es a parte médica. Siendo una empresa de vehículos, desde Toyota dimos apoyo a todo lo que es la logística por COVID.         

¿Alguna información para agregar?

Este año fuimos reconocidos en el premio AmCham con huella de carbono, que anualmente entrega la Cámara Americana de Comercio. Los últimos cinco años siempre estuvimos recibiendo reconocimientos. Realmente el trabajo de sustentabilidad que hacemos de Toyota es muy importante. Tenemos un equipo de nueve personas trabajando en sustentabilidad y, si bien la pandemia cambió los ejes de trabajo, somos nueve personas que estamos pensando y esperando que el año que viene podamos reencaminar nuestros ejes. Invitamos a todo aquel que quiera tener una visita virtual a la planta a hacerlo. Tenemos un centro de visitas a nuestra planta que había recibido hasta antes de la pandemia 53 mil personas, pero a partir de la pandemia convertimos ese tour de planta en una visita virtual 360º a través de YouTube y que es muy recomendable. Lo que nosotros hacemos es mostrar nuestro sistema productivo y cómo cada 94 segundos sale un vehículo terminado de la línea de Zárate. Realmente es una planta de alta producción y sin duda un orgullo desde Argentina para todo el mundo. Somos la segunda planta del mundo en producción de Hilux en volumen y desde Zárate abastecemos 23 países en Latinoamérica.