El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad lanzó el hoy una aplicación gratuita con información turística del Cementerio de la Recoleta. La APP funciona a través de geoposicionamiento y está traducida en tres idiomas: español, portugués e inglés. La misma es gratuita y exclusiva para dispositivos móviles Android, y brindará a los vecinos la posibilidad de realizar una visita guiada a puntos de interés histórico, artístico y cultural del Cementerio.

“Esta aplicación es muy fácil de usar e intuitiva, ideal para que los vecinos y turistas puedan descubrir este espacio de arte, cultura y memoria de los argentinos. Es nuestra primer experiencia en un cementerio, y logramos fusionar con éxito la tecnología con la historia”, expresó Eduardo Macchiavelli ministro de Ambiente y Espacio Público porteño.

La APP está organizada en seis recorridos de aproximadamente una hora de duración cada uno. Los recorridos son: Generalidades, Historias Tenebrosas, Historias Románticas, Bellas Artes, Personajes de la historia, y De la ciencia y la cultura.

Utilizando las capacidades de posicionamiento de los dispositivos móviles, el usuario podrá seleccionar recorridos temáticos predefinidos o recorrer libremente hacia algún punto de interés particular, y escuchar los audios de corta duración que narran las historias y peculiaridades de los monumentos visitados.

Todos los contenidos fueron seleccionados y guionados por el prestigioso historiador Eduardo Lazzari, experto conocedor del patrimonio del cementerio y sus historias. En la audioguía hay 60 monumentos con una selección de historias documentadas, fotos y audios.

Los usuarios de dispositivos Android la pueden descargar en forma gratuita desde el Play Store.

Historia del Cementerio de la Recoleta

A principios del siglo XVIII, la Orden de los Recoletos Descalzos se ubicaron en la zona del Cementerio de la Recoleta, entonces en las afueras de Buenos Aires. Construyeron en el lugar un convento y una iglesia que colocaron bajo la advocación de la Virgen del Pilar, hoy la Basílica de Nuestra Señora del Pilar.

Los lugareños la llamaron la iglesia de los recoletos o simplemente la Recoleta, nombre que se extendió a toda la zona.

Cuando la orden fue disuelta en 1822, el 17 de noviembre de ese año, la huerta del convento fue convertida en el primer cementerio público de la Ciudad de Buenos Aires. Los responsables de su creación fueron el entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires Martín Rodríguez (sus restos descansan en el Cementerio) y su ministro de Gobierno, Bernardino Rivadavia.

El Cementerio de la Recoleta está abierto al público todo el año, de 7:00 a 18:00.