Desde que el primer caso de este virus se reportó en diciembre de 2019 en Wuhan, China, viene sumando víctimas en más de 175 países de todo el mundo. La expansión de esta pandemia avanzó y continúa avanzando a pasos agigantados principalmente porque se trata de un virus altamente contagioso, que hasta el día de hoy cuenta con más de 850.000 personas diagnosticadas y más de 40.000 muertes.

El virus pareciera no dar tregua, pero las empresas y organizaciones de todo el mundo pusieron rápidamente manos a la obra para lograr remitir la cantidad de afectados por este virus. Una de esas actividades es la producción de máscaras protectoras para, no solo los profesionales de la salud, sino también para la población en general, que necesita contar con elementos livianos, aislantes y prácticos de lavar que ayuden a prevenir efectivamente el contagio.

La superioridad de las máscaras protectoras

Según la OMS, el coronavirus (COVID-19), causado por el virus SARS-CoV-2, se transmite a través del contacto con las gotitas respiratorias procedentes de tos o estornudos de una persona enferma que se encuentre a aproximadamente un metro de distancia. También puede producirse por contacto con una superficie o un objeto que esta haya utilizado e ingresado por boca, nariz u ojos. Se trata de un virus que perdura en las superficies por un tiempo prolongado, lo que lo hace altamente contagioso.

El personal de la salud es quien debe, en primera instancia, contar con el mejor equipamiento para evitar el riesgo de contagio intrahospitalario. Sin embargo, la población general, que próximamente deberá salir de la actual cuarentena obligatoria, debería estar provista de algún tipo de protección.

En una nota para Infobae, el Dr. Martín Lombardero, médico cardiólogo especialista en Imagen Cardíaca y miembro de la Sociedad Argentina de Cardiología, comentó la importancia de promover un proyecto que solucione la expansión del virus mientras se reactiva la economía: “Para ello habría dos respuestas: 1) teniendo más exámenes de diagnósticos de COVID-19 para aislar a la gente que lo tenga (…). Y 2) fabricando cobertores faciales sólidos y transparentes para disminuir la forma de transmisión ‘tipo gota’ del virus”.

Para ello, se vienen desarrollando en el país y en el mundo máscaras faciales que superan las experiencias de los barbijos. Briefing360 es una de las empresas argentinas que recientemente lanzó una máscara especial de protección, que constituye una barrera para hacer frente a los gestos involuntarios, evitando que las manos tengan contacto con las vías respiratorias y el sistema conjuntivo. Sus características son altamente beneficiosas porque:

  • ofrece protección por debajo del mentón, sobre la frente y zona de las orejas;
  • posee puntos de contacto optimizados para mayor comodidad y no dejar marcas en la piel;
  • es de rápida esterilización;
  • su armado es simple y rápido;
  • su ergonomía fue diseñada con escaneos 3D de cabezas y reforzada en puntos críticos;
  • tiene la propiedad de anticondensación;
  • posee sujeciones de fácil colocación y remoción;
  • se encuentra dotada de elásticos ojalados automáticamente y con repuestos para su reemplazo.

La carrera a contrarreloj que se vive en los distintos países del mundo hace que cada minuto cuente. Para ello, es importante que, tanto los organismos de salud como las personas que se encuentran en la vía pública o en lugares de atención al público, cuenten con todas las herramientas para combatir esta pandemia que nos afecta a todos por igual. Es por todo esto que la producción de máscaras protectoras y su pronta comercialización se vuelve primordial.