Flavio Devoto, Gerente para la Región Sur de América Latina de AbbVie y Presidente de CAEME, plantea cómo la inteligencia artificial, la investigación y el trabajo del médico permiten analizar de manera personalizada los tratamientos que requiere cada paciente.

¿Cuál es el rol de CAEME como institución?

CAEME tiene un rol muy importante en la defensa y estimulación de la innovación, entendiendo a esa innovación como el principal impulsor de la farmacéutica en beneficio del paciente. Si analizamos que el desarrollo de un medicamento lleva aproximadamente diez años y una enorme inversión, esa innovación de alguna manera debe llegar al destinatario final, modificándole su calidad de vida y prolongándosela. En la Argentina tenemos un sistema de salud bastante fragmentado, y en este punto CAEME también permite establecer un ámbito de diálogo e interacción entre los distintos estamentos: gobiernos nacional y provinciales, obras sociales y actores del sistema de salud en general. Siempre con el objetivo o la misión de garantizar el acceso a los medicamentos.

¿Cómo presentarías a AbbVie?

AbbVie es una empresa tecnológica de innovación, y lo más importante de nuestra visión es que investigamos medicamentos y tratamientos para ciertas enfermedades que son graves o que no tienen un tratamiento adecuado; priorizamos siempre aquellos que realmente tengan un impacto significativo en la vida de las personas.

¿Qué crees que la gente espera de empresas como AbbVie?

Todos siempre esperamos lo mejor para nosotros y nuestros familiares. Si existe un tratamiento o alguna conducta terapéutica que modifica algún padecimiento que tengamos, eso es lo que esperamos o pedimos. También deseamos que ese tratamiento sea accesible y que el sistema de salud lo pueda brindar. Un aspecto clave para trabajar es buscar la sustentabilidad y viabilidad en los sistemas de salud, no solo desde lo económico, sino también desde lo prestacional. En la actualidad, el sistema de salud presenta inequidades que se manifiestan en función de cuán cerca o lejos se encuentre el paciente de su médico. Por otro lado, quienes poseen una cobertura formal tienen más posibilidades de recibir un tratamiento. Recordemos que en la Argentina un tercio de la población no posee una cobertura formal de salud, y esa situación les dificulta enormemente a esas personas el acceso a un tratamiento. Entonces, como respuesta a tu pregunta, te repito: todas las personas que sufrimos un padecimiento o una enfermedad lo que esperamos o pedimos en definitiva es tener el mejor tratamiento disponible a nuestro alcance. En este sentido, los distintos actores del sistema de salud reconocen a AbbVie por el impacto positivo que causa en la vida de los pacientes que reciben tratamientos.

¿Qué tipo de investigación realizan a nivel mundial y en la Argentina?

Nosotros en la Argentina hacemos investigación clínica, protocolos de investigación desde el punto de vista técnico. Son protocolos para aquellas enfermedades donde tenemos tratamientos innovadores, y hacemos protocolos de fase 2 y fase 3 de muchos medicamentos que se van a lanzar. La investigación clínica tiene diferentes fases. Empieza con voluntarios sanos, porque obviamente se deben estudiar aspectos muy básicos de las drogas nuevas, sobre todo lo que es toxicidad. Y después se va pasando a poblaciones que padecen la enfermedad para la cual ese tratamiento tiene la futura indicación. Es todo un proceso secuencial que permite escalar la cantidad de pacientes y medir diferentes cosas. Cada fase es un prerrequisito para entrar a la otra. Esto se hace para garantizar que en el momento en que un medicamento se comercializa tenga los mejores datos de seguridad y eficacia disponible. Por eso está extremadamente regulado, y no se pueden saltear pasos. Cada paciente da su consentimiento. La investigación clínica es un proceso sumamente cuidado desde el punto de vista médico, totalmente regulado por la autoridad sanitaria, tanto a nivel local como internacional. El paciente tiene un seguimiento mucho más riguroso que aquel que tendría si no estuviera dentro del protocolo de investigación.

¿Cuáles son los aspectos positivos de desarrollar este tipo de investigaciones en la Argentina?

Esto es muy bueno por varios motivos: ha permitido que los médicos argentinos tengan exposición internacional; también que se hayan publicado datos de nuestra población, lo que es muy importante porque las poblaciones en su genética varían mucho, y tener esos datos locales te permite medir el impacto de un tratamiento en esa población local en concreto. Existe un concepto que está surgiendo con fuerza en lo que refiere a innovación farmacéutica que es la “medicina personalizada”. Esto significa que una enfermedad se expresa obviamente de forma diferente en una persona que en otra, y esto tiene que ver con su carga genética, con su medio ambiente, con la relación con otros. Hoy hay marcadores que, por ejemplo, cuando uno tiene un cáncer determinado te permiten adaptar el tratamiento a ese paciente en particular. Es muy importante que la Argentina participe en investigaciones, no solo desde el punto de vista de la inversión, sino también desde lo epidemiológico. Todo esto posibilita conocer mucho más la salud de los argentinos y afrontar de mejor forma los tratamientos.

Vos sos paciente, médico, presidente de una cámara y CEO de una empresa, por lo cual quizás tengas una mirada bastante amplia sobre qué es la responsabilidad social empresaria…

Yo creo que, siendo gerente general y médico, en todas las decisiones pongo al paciente en el centro. Incluso en decisiones difíciles. Me parece que la RSE empieza justamente por poner a las personas en el centro y que en todas las decisiones prime eso. Ese es el primer capítulo de la responsabilidad social. Obviamente, hay diferentes programas, iniciativas y acciones que hacemos para promover la RSE, más allá del impacto que generamos en los pacientes. Todas tienen que ver con la comunidad en la que operamos, por ejemplo, la Semana de las Posibilidades (o Week of Possibilities) es una iniciativa global que promueve la participación y el compromiso de todos los colaboradores. Mediante jornadas de voluntariado que se llevan adelante de manera simultánea en todo el mundo y se extienden durante una semana, AbbVie da respuesta a las necesidades más urgentes de las comunidades donde opera. Por eso las áreas de acción varían de acuerdo con la realidad de cada afiliada. En el caso de la Argentina, trabajamos junto a diferentes ONG vinculadas con la educación, la salud, la nutrición y el cuidado de la infancia. Por otro lado, y como parte de nuestra contribución a la sustentabilidad del sistema de salud, trabajamos junto a los distintos actores involucrados –comunidad médica, autoridades de gobierno, grupos de pacientes– en el desarrollo de campañas de concientización sobre enfermedades crónicas no transmisibles. El objetivo es lograr un mayor conocimiento del tema por parte de la sociedad en general y promover el diagnóstico temprano y el posterior cuidado.