Casi dos de cada diez jóvenes de la Argentina no tienen trabajo, y la tasa de desocupación en ese sector más que duplica a la de la población adulta, según datos del INDEC. La situación, que se viene agravando desde 2004, ya posicionó al país como el de mayor desempleo juvenil de la región. A ese complejo panorama se le sumó en el 2020 la pandemia de COVID-19 que, en su impacto laboral, afectó con mayor virulencia a los jóvenes.

Las cifras oficiales indican también que el desempleo afecta principalmente a los jóvenes provenientes de hogares de menores ingresos y que el 25% de las mujeres jóvenes están desocupadas frente a un 15,4% de los varones. A esto se suma la incidencia de la informalidad: en la Argentina, seis de cada diez jóvenes que trabajan lo hacen “en negro”.

En este escenario difícil, la posibilidad de brindarle herramientas a los jóvenes -para que puedan desarrollar su propio emprendimiento laboral y hacerlo sostenible en el tiempo – se vislumbra como una opción importante a la hora de reactivar la producción local.

Surgido en ese contexto y desarrollado en plena pandemia, Emprendiendo tu Futuro Neuquén forma parte de la estrategia de Responsabilidad Social Empresaria de Pan American Energy – principal compañía privada de energía de la región- en un trabajo articulado con el Ministerio de Niñez, Adolescencia y Juventud de la provincia del Neuquén y la Asociación Conciencia. A través del programa se busca impulsar y fortalecer el emprendedorismo en jóvenes de 18 a 25 años de barrios de la Ciudad de Neuquén.

La iniciativa adquiere especial importancia en este contexto de pandemia. Buscamos acompañar a jóvenes emprendedores regionales incentivando, de esa manera, la reactivación de las actividades productivas, promoviendo productos locales y desarrollando nuevos negocios y servicios”, señaló Agustina Zenarruza, Gerente de Sustentabilidad de PAE.

Emprendiendo tu Futuro cuenta con una metodología de trabajo específicamente diseñada que contempla instancias de mentoreo individual, capacitaciones grupales y vinculaciones estratégicas. Complementariamente se realizan articulaciones institucionales y se fortalecen organizaciones comunitarias y redes territoriales que permitan seguir creciendo a los jóvenes emprendedores en sus barrios de origen.

Con iniciativas de este tipo contribuimos al crecimiento de las comunidades generando herramientas y puentes que las ayuden a fortalecerse, a crecer y a lograr un genuino desarrollo local. Desde PAE acompañamos iniciativas que apuntan a un mismo objetivo: contribuir al desarrollo de las comunidades y mejorar su calidad de vida. En este marco, y pensando en el largo plazo, generamos acciones integrales que brinden oportunidades para la juventud”, apuntó Agustina Zenarruza.

La Ministra de Niñez, Adolescencia y Juventud de Neuquén, Sofía Sanucci, destacó a su vez que “un emprendimiento es una elección de vida que parte de un deseo personal e individual, y el programa surge por una necesidad de pensar a la juventud justamente desde un emprendimiento”.

Cuatro casos testigo

Emprendiendo tu Futuro Neuquén contó con la participación de más de 80 jóvenes emprendedores, cada uno de ellos con su propio proyecto, pero un mismo anhelo en común: salir adelante en plena pandemia.

Nadia Woicik estudió gastronomía profesional y su emprendimiento, Delicias Nadia, elabora una gran variedad de panificados, productos de pastelería y pastas. “Durante el trascurso de la pandemia, la tutora del Programa Emprendiendo tu Futuro me acompañó en todo momento con nuevas ideas y mejoras para desarrollar mi emprendimiento y atravesar las dificultades que trajo la pandemia”, destaca Nadia.

A su vez, desde el taller de carpintería y herrería WeÜiwen – Los Amigos, Martín Ríos realiza trabajos de soldadura y diseños para rejas y portones. Una de las cosas que resalta del programa es el acompañamiento de su tutor y la diversidad de talleres que pudo realizar, desde cómo crear su marca y logo, hasta un curso sobre costos y precios. Así, Martín proyecta hacer crecer su taller y tomar personal para la producción y venta de muebles y aberturas, sin dejar de lado su oficio de constructor.

Carla Vázquez, por su parte, armó un emprendimiento textil como un homenaje a su abuela Mirta que le enseño a coser, pero en plena pandemia tuvo que reconvertirse ya que era muy difícil conseguir la materia prima. “Gracias al programa, y luego de varias charlas con mi mentora y cursos por zoom, emprendí Mona Fina, una marca dedicada a la marroquinería textil y accesorios. Además, a mediados de septiembre recibí mi Capital Semilla, el cual fue un ayuda muy importante para conseguir telas y hacerme de un stock”, explica Carla entusiasmada.

Finalmente, Saborearte es un emprendimiento que apunta a una alimentación consciente y saludable. Daiana Cárdenas, su creadora, relata que por la situación de la pandemia no contaba con permisos para poder realizar las ventas ni brindar sus talleres, en ese contexto, ingresó al programa y trabajando con su mentora, pudo comercializar sus productos a través de nuevos canales y salir adelante. Así, Daiana resalta que “durante el 2020 me tuve que reinventar constantemente, me siento muy agradecida por el apoyo que recibí del programa, me ayudó a abrir la cabeza e ir sorteando los nuevos obstáculos”.

A través del programa Emprendiendo tu Futuro, Pan American Energy, aspira a acompañar y fortalecer a los jóvenes emprendedores con foco en el desarrollo local, respaldar emprendimientos mediante capacitaciones específicas y a través del acompañamiento personalizado con mentorías. De esta manera se busca desarrollar estrategias integrales que fortalezcan la red de actores locales participantes del ecosistema emprendedor (universidades, gobierno, centros de desarrollo emprendedor, red de emprendedores) promoviendo la sostenibilidad en cada proyecto.