Llega la segunda edición de Patagonia Picnic, un proyecto que representa el arte, el diseño y la naturaleza en su mayor esplendor. El festival de Bariloche mantiene un fuerte compromiso con el cuidado del medio ambiente y crea un espacio de concientización ecológica.

Este verano, además de contar con cinco fechas exclusivas con músicos nacionales e internacionales de primer nivel, diseño, foodtrucks y una innovadora experiencia digital, se suma un nuevo apartado ambiental, en alianza con la Fundación Manos Verdes.

Al tratarse de un evento al aire libre, donde se combina el paisaje natural con el arte y el entretenimiento, Patagonia Picnic se propuso ir más allá y ser el primer festival de la Patagonia con una gestión responsable del medio ambiente,  lo que implica, una gestión integral y profesional de los residuos, y la reducción al mínimo de los desechos generados.

“Sabemos hace tiempo que la preservación del medio ambiente es un asunto vital y ha llegado el momento de  hacernos cargo. En esta edición nos propusimos, además de brindar un ambiente festivo y de buena música y compañía, promover e incorporar en el público buenas prácticas ambientales”, comenta Daniel Aldo Gómez, Biólogo, Ecólogo y Consultor encargado de la gestión ambiental del festival.

Algunas de las nuevas medidas eco-friendly tomadas por el festival son:

  • Eliminación del uso de utensilios y envases descartables de plástico dentro del predio, usando en su lugar elementos de papel, cartón y eco-vasos reutilizables.

  • Separación en origen de los residuos de las 5 ediciones en las categorías Reciclables, Orgánicos Compostables y No reciclables,  así como la recolección diferenciada de los residuos generados, para asegurar el reciclaje y máximo aprovechamiento de los mismos, que serán luego distribuidos a diferentes emprendedores locales sin terminar en el vertedero municipal.

  • Implementar Estaciones para Fumadores donde se deberán colocar las colillas y cajas de cigarrillos.