En el marco de la celebración por los 10 años de VALOR RSE+Competitividad, iniciativa de AMIA/BID/Fomin, se realizó el pasado 22 de mayo la primera Jornada de RSE del año, bajo el lema “La 4ta. Revolución Industrial y su impacto en las cadenas de valor”.

El encuentro, que tuvo lugar en la AMIA, contó con palabras de bienvenida del Secretario del Departamento de Empleo de la entidad, Gabriel  Gorenstein, quien destacó el compromiso de la entidad con el empleo, la sostenibilidad y la inclusión social, a fin de crear un mejor futuro para las próximas generaciones.

A continuación, Fernando Premoli, Secretario de Empleo del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación, explicó las metas y la labor desarrollan desde la secretaría, con el foco puesto en el capital humano como máximo valor para el crecimiento sustentable del país.

En la primera parte de la jornada expusieron Ana Inés Basco, Especialista en Integración del Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (INTAL) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID); y Paula Garnero, asesora del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Provincia de Buenos Aires y consultora del BID/INTAL, quienes disertaron sobre cuáles son los desafíos y las oportunidades de Argentina frente al nuevo contexto que abre la digitalización y la revolución tecnológica. ¿Nos dirigimos hacia fábricas inteligentes y robotizadas? ¿Qué pasará con el Empleo? ¿Cuál es el impacto de la Industria 4.0 en las cadenas de valor?

La segunda parte de la jornada estuvo formado por un panel moderado por Pablo Leidi, director de comunicaRSE, quien consultó a los especialistas sobre las barreras y oportunidades de la 4ta. Revolución en Argentina.

Los especialistas coincidieron en remarcar la responsabilidad del Estado y los distintos sectores frente a la cuestión tecnológica, cada uno desde su rol, para promoverla y ordenarla; y en lograr una educación amplia que incorpore las nuevas capacidades que la industria 4.0 demanda.

“Educación, ciencia, empleo, cadena de valor, mayor trama institucional, políticas industriales y de producción. Todo esto significa pensar el desarrollo. Debatir, delinear preguntas y soluciones. Este fue el objetivo de nuestra primera Jornada del año, ojalá que sirva para pensar el país y su desarrollo a mediano y largo plazo”, comentó Fernando Passarelli, coordinador de VALOR, hacia el cierre del encuentro.