Marfrig, líder mundial en la producción de hamburguesas y una de las mayores empresas de carne vacuna del mundo, lanzó su Informe de Sostenibilidad 2021 con el objetivo de difundir la información financiera y socioambiental de la empresa.

Además de abordar el desempeño récord de Marfrig en el año, la compañía -que va por su 16ª edición- hizo un balance de los avances prácticas ESG, tema que dio origen al Programa Marfrig Verde+. Lanzado en julio de 2020, el proyecto se fortaleció y consolidó en 2021, con la meta de tener el 100% de la cadena de suministro libre de deforestación para 2025, en el Bioma Amazónico, y para 2030, en el Cerrado y otros biomas.

En ese sentido, el año pasado Marfrig invirtió US $30 millones en la gestión de la cadena de suministro en Amazonía y en el Cerrado. Logró una tasa de seguimiento (vía satélite) del 100% de las fincas proveedoras directas.

Acerca del seguimiento indirecto de proveedores –uno de los mayores desafíos de la cadena agrícola nacional–, la empresa identificó el origen del 63% de los indirectos de la Amazonía y del 67% de los indirectos del Cerrado. El promedio general de identificación de proveedores indirectos en todos los biomas brasileños fue del 64%. Para ello, Marfrig utilizó varios instrumentos, como el mapa de mitigación de riesgos en la Amazonía, que identifica áreas expuestas a la deforestación y conflictos sociales. En los demás países de Latinoamérica donde opera Marfrig, las tasas de control indirecto fueron del 100% en Uruguay, 82% en Argentina y 79% en Chile.

En línea con el principio de producción-conservación-inclusión de Marfrig Verde+, en 2021 la empresa realizó lareinclusión de más de 2.000 fincas en el registro de proveedores, ya que reanudaron sus operaciones de acuerdo con los compromisos socioambientales de la empresa; el número representó el 26% de los proveedores activos en el período.

Marfrig también avanza en las acciones de descarbonización de su cadena de suministro con el Marfrig Club, un programa que recomienda prácticas sostenibles a los productores, como: ofrecer a los animales alimentos provenientes de áreas y pastos correctamente manejados, que permitan la fijación de carbono en el suelo; la producción de animales a través de sistemas de bajas emisiones, que incluye la precocidad y faena en menor tiempo, reduciendo las emisiones de metano; inversiones para mejorar la calidad genética; orientación sobre prácticas y procesos agrícolas eficientes (manejo de pastos, alimentación animal y eliminación de desechos).

“Más que reportar datos, queremos establecer una comunicación cercana y transparente con nuestros grupos de interés, a través de un informe cada vez más integrado y claro”, dice Paulo Pianez, director de Sostenibilidad y Comunicación Corporativa de Marfrig. “Hemos avanzado mucho en estos más de 15 años y el resultado es un documento completo, que muestra dónde generamos más impacto positivo y qué puntos de atención. Sobre todo, estas conclusiones nos ayudan a tomar decisiones alineadas con nuestra estrategia”, añade.

El año pasado, Marfrig invirtió US$2,3 millones en mejoras a las prácticas globales de bienestar animal. En este sentido, logró auditar el 100% de las actividades frigoríficas (bovinos) en materia de bienestar animal, proceso realizado por un tercero.

En paralelo, la empresa brindó 1.070 horas de capacitación en el tema y logró que el 80,42% del ganado transportado se realizará en trayectos de ocho horas o menos.

Entre los logros del Informe de Sostenibilidad está el desempeño de la empresa en el ranking Coller FAIRR Protein Producer Index 2021: Marfrig es la empresa de proteína bovina con mejor posicionamiento y la única del sector clasificada como de bajo riesgo.

La compañía fue la primera empresa de proteína de carne vacuna en Brasil en comprometerse y tener sus objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero validados por el Science Based Targets initiative (SBTi), un referente internacional para la fijación de objetivos de reducción de emisiones, basados en la ciencia, asumidos por el sector empresarial.

También es la única empresa del sector, en las Américas, en alcanzar la posición “Tier 2” en el BBFAW, referencia mundial en la evaluación de la gestión del bienestar animal.

Y nuevamente, el único, pero a escala mundial, en registrar un grado A en seguridad hídrica, por segundo año consecutivo, en el CDP (plataforma global que recopila datos sobre el desempeño ambiental de las empresas, considerado por los inversores en sus análisis).

El año pasado, Marfrig sacrificó más de 1.000 animales con trazabilidad desde su nacimiento, adquiridos de granjas que participan en el Programa de Becerro Sustentable, coordinado por la IDH (Iniciativa para el Comercio Sustentable), en Mato Grosso. En el proyecto se invertirán 1,75 millones de euros (hasta 2025) en apoyo técnico y ambiental a pequeños productores.

La empresa adoptó una plataforma de trazabilidad basada en blockchain (Conecta), al que tuvieron acceso 3.800 productores directos. Y puso en marcha el Portal del ganadero, un canal de comunicación con productores socios que ofrece información y contenidos en temas como venta de ganado, faena, manejo, sustentabilidad y bienestar animal. Paralelamente al portal, Marfrig promovió webinars mensuales con especialistas en temas que impactan la producción ganadera, como “Desafíos Ganaderos”; “Producción por selección genética”; “Importancia del agua en el control sanitario del hato”; Mejoramiento genético para potenciar la producción del ganado Nelore” y la “Importancia del pesaje de los animales”.

En 2021, Marfrig invirtió más de 23 millones de reales en mejoras relacionadas con administración del agua en las unidades, principalmente renovaciones de reservorios de agua tratada y revitalización del sistema de tratamiento. El valor representa un incremento del 26% respecto a la inversión del año anterior. En cuanto a los gastos operativos, se desembolsaron 43 millones de reales para mejoras en el tratamiento de afluentes y efluentes, además de mantenimiento general, suma que supera el total de 2020 en un 66%.

Más del 90% de la energía utilizada en las operaciones de Marfrig fue adquirida en el mercado libre y el 58% de las unidades brasileñas adoptaron la reutilización de agua en el último año. Todas las unidades de la compañía en el mundo cuentan con Estaciones de Tratamiento de Efluentes (ETEs). En Brasil, el 16% de las operaciones adoptan la fertirrigación en sus rutinas de trabajo.

El objetivo de Marfrig es reducir el volumen de agua consumida para la producción de una tonelada de alimentos en un 20% para 2035 (año base 2020).

Para definir este compromiso, distribuyó los volúmenes de reducción del consumo de agua a ser perseguidos por las unidades operativas, considerando la situación hídrica de cada una.