Fluence, compañía líder en los mercados de tratamiento descentralizado de aguas, efluentes y reúso, realizó una acción solidaria en la localidad de Batán, para el “Hogar de Niños Benaia”, en la que se les donó ropa, calzado, chocolates. Además, un empleado de la compañía se disfrazó de Papa Noel para repartirles juguetes. La empresa colaboró también con la compra de materiales para instalaciones eléctricas, y provee mensualmente bidones de agua.

Esta es la segunda vez en el año que Fluence visita el hogar, anteriormente lo habían hecho para el Día del Niño donde se organizó una actividad similar. En esa oportunidad, el grupo “La Bicicleta” tocó música para ellos y se entregaron regalos. 

Desde Fluence Argentina, comentaron: “Estamos muy contentos de poder acompañar nuevamente al Hogar de Niños Benaía. En el 2018 la visita de Papa Noel fue muy bien recibida y quisimos repetirlo este año. Siempre nos reciben cálidamente, la mayor recompensa es que nos despiden con una sonrisa. Esta es una muestra más de las actividades que organizamos anualmente desde la compañía para acercarnos a los chicos ya sea a través de la concientización y el cuidado del agua como de acciones solidarias”.

El “Hogar Benaia” es una puerta abierta a niños y adolescentes con problemas familiares como abusos, maltrato, adicciones, entre otros. La directora Viviana Astudillo, que trabaja allí desde el 2005, agregó: “Si bien es la segunda vez que se realiza, nos sigue sorprendiendo la cercanía y calidez de los empleados de Fluence, quienes se acercan a entregarle a cada uno de los chicos regalos personalizados, a la vez de acompañarlos y compartir con ellos un buen momento”. Y agrega: “Todo lo que hacemos desde el hogar es muy a pulmón, la diferencia la marca el accionar de las personas de la comunidad que puedan ayudarnos”.

Educación ambiental desde los primeros años

Como parte de las iniciativas con niños que lleva a cabo la compañía para promover el uso responsable del agua desde los primeros años, durante el 2019 Fluence visitó la Escuela de Educación Secundaria N°25 “La Chacra de Perdriel” y el “Instituto Juvenilia” donde un grupo de chicos explicó hoy a sus compañeros cómo potabilizar efluentes tratados luego de visitar una planta de Fluence donde aprendieron el procedimiento.

Esta acción se genera en un contexto mundial en el cual las reservas de agua potable se encuentran en una crisis sin precedentes según informes de la OMS, UNICEF y otras organizaciones mundiales, por lo que resulta imperioso avanzar culturalmente en relación al reúso de efluentes.

Este proceso de reúso de efluentes ya es utilizado por muchos países como Israel, EE. UU., Singapur, España, Emiratos Árabes, Brasil, entre otros. Además de producir agua potable de la misma calidad de cualquier agua embotellada, estos países evitan el descarte de efluentes en ríos y mares, previniendo la contaminación de dichos recursos. En Argentina, si bien unas pocas empresas ya han incursionado en este tema, hay una gran falta de conocimiento y no vemos a un efluente como una fuente de agua potencial, mismo en lugares acostumbrados a la sequía.