Las ciudades de San Francisco y Palo Alto pondrán a prueba vasos reutilizables “inteligentes” desarrollados con el apoyo de McDonald’s y Starbucks, en un intento por reducir la cantidad de contenedores de café de un solo uso que se van a la basura.

En julio de 2018, McDonald’s comprometió £ 3,8 millones ($ 5 millones de dls.) para ayudar a investigar, desarrollar y comercializar vasos de café reciclables y compostables, uniéndose a Starbucks como miembro fundador del NextGen Cup Consortium and Challenge. Los fondos proporcionados por McDonald’s se basan en los £ 7 millones prometidos por Starbucks al consorcio a principios de ese año.

Starbucks y McDonald’s tienen como objetivo desarrollar una solución a nivel mundial que impida que las tazas de café con papel de plástico se tiren a la basura, ya sea dándoles una segunda vida como vaso u otro contenido reciclado. En este momento se están lanzando innovaciones exitosas al mercado norteamericano.