Mehcco S.A.: Semana de la movilidad Sustentable

209

Cada 22 de septiembre, en más de 1500 ciudades del mundo, se celebra este día con el fin de promover un espacio público con menos ruido y menor contaminación ambiental, con más bicicletas y más espacios seguros para caminar, con más y mejores alternativas de transporte público.

La iniciativa nació en Europa en la década de 1990, y en los años siguientes se expandió a todo el mundo. Bogotá y Medellín fueron las primeras en adoptar la idea en Latinoamérica, mientras que la Ciudad de Buenos Aires también adhiere a la iniciativa y la fecha es parte de una “Semana de la Movilidad Sustentable”.

A partir de su invención y posterior popularización, la bicicleta fue un instrumento de movilidad tan útil como revolucionario para su época, convirtiéndose en un vehículo de uso común en los países industrializados hacia mediados de 1896. Es un modo de transporte sostenible, sencillo, asequible, fiable, limpio y ecológico que no solo contribuye a la gestión ambiental sino que además beneficia la salud.

En este sentido, Diego Delfino, especialista en energía eléctrica, cuenta que varios miembros del equipo de Mehcco S.A. donde se desempeña como Gerente de Industrialización, se trasladan en bicicleta y que incorporaron un espacio para que el personal pueda estacionarlas dentro del predio de la empresa. “Buscamos desincentivar el uso del auto, en primer lugar predicando con el ejemplo, usamos la bici para ir a trabajar y motivamos al resto del equipo a que se sume a esta iniciativa” comenta y explica que “en el último tiempo varios integrantes del equipo se sumaron a la propuesta incluyendo a quienes viven en capital y hacen un trayecto en tren hasta la empresa que está en San Martín”.

Según explica Delfino “el cuidado del medio ambiente y la ecología es primordial, aunque tiene otras ventajas como el ahorro económico, mejorar la calidad del tiempo y el estrés al evitar tiempos muertos o bocinazos en embotellamientos y, notablemente, que  ayuda a la salud ya que ejercitarse en bicicleta o caminar son dos maneras de ´bajar un cambio´, tomarse un respiro y llegar a destino con otro aire”.

Entre los valores que tenemos como empresa siempre están presentes promover la sustentabilidad y la austeridad en el uso de los recursos disponibles. Ya sea para proyectos con nuestros clientes donde evaluamos cómo hacer un ahorro energético, nuestra cotidianidad en las oficinas o en obras con el reciclado de materiales y, también con las formas que utilizamos para trasladarnos”, explica Delfino.

Además, se permite evaluar otras opciones de movilidad sustentable y explica que “crear soluciones de transporte sostenibles que faciliten el aprovechamiento y la gestión de las energías renovables y el autoconsumo será un tema, sin dudas, a tratar en el corto plazo”.

Según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) “la movilidad urbana en América Latina generalmente empeora año a año, como resultado del rápido crecimiento del parque automotor”. Por otro lado, el BID indica que el sector transporte en América Latina y el Caribe contribuye aproximadamente en un 34% en las emisiones globales de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía y que “la  tendencia  a  la  baja  en  los  costos  de  las  baterías,  junto  con  el  acelerado  desarrollo tecnológico,  sugieren  un  llamado  a  la  actuación  proactiva  de  los  países  para  recibir  la electromovilidad, de tal forma que pueda alinearse con los objetivos de transporte sostenible donde los  gobiernos  deberán  avanzar  en  una  agenda  integral  de  política  pública,  regulación  e incentivos  apropiados  que  consideren  los  distintos  componentes  de  la  electromovilidad”.

En este sentido, Delfino considera que “adoptar nuevos modelos que sean sostenibles en el tiempo y sustentables en la práctica de movilidad de las personas, reducir las emisiones de contaminante y también los costos de consumo de energía es fundamental para las sociedades modernas; Sin embargo, también será esencial que exista una infraestructura acorde relacionada con el parque automotor eléctrico que deberá proveer puntos de carga para los usuarios y asegurar que el impacto de la carga de vehículos no genere inconvenientes en la red eléctrica”.

Defino también comenta que “el parque automotor eléctrico de Argentina aún es reducido, también lo es la presencia de colectivos eléctricos y según datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de Argentina, en 2020 las unidades eléctricas patentadas eran solamente 2833 vehículos”. En contraposición, explica que Chile cuenta con una amplia red de transporte público eléctrico junto con Colombia, donde creció exponencialmente la venta de este tipo de vehículos (no sólo para transporte sino también para particulares) y que ambos son países vanguardistas en la región en este aspecto.

En la actualidad, la implementación de vehículos eléctricos comienza a ser una alternativa a la movilidad tradicional. “En este sentido, si bien Argentina está comenzando a actuar, la agenda de movilidad sustentable es asignatura pendiente en nuestro país y aún existen impedimentos legales para la venta de electricidad para la carga de los vehículos híbridos o eléctricos que se comercializan ya que las empresas proveedoras venden energía eléctrica pero no permiten que los usuarios la comercialicen”, explica Delfino.

El concepto de sostenibilidad se encuadra tanto en lo ambiental como también en lo social y económico, por lo que la visión para abordar la movilidad desde este enfoque debe ser integral. En este sentido, la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible plantea objetivos con 169 metas de carácter integrado, que abarcan tanto las esferas económica, social, cultural como la ambiental. Entre ellos, los Objetivos de Desarrollo Sostenible número 7 y 11 refieren específicamente a metas vinculadas a la energía asequible y no contaminante y ciudades y comunidades sostenibles.

Los ODS fueron diseñados para focalizar y coordinar las políticas públicas e institucionales de los países en pos de favorecer el desarrollo de la humanidad. Para ello se incluyen tres pilares fundamentales (el económico, el social y el ambiental) del desarrollo sostenible. No son de cumplimiento obligatorio, sin embargo los gobiernos asumieron el compromiso de aplicarlos en función de sus especificidades territoriales e intereses temáticos.

Según el informe de “Experiencias de ciudades de América Latina en la promoción de la bicicleta como modo de transporte cotidiano” publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) donde presenta las experiencias de cuatro ciudades latinoamericanas frente a la promoción de la bicicleta: Bogotá (Colombia), Ciudad de México (México), Río  de  Janeiro  (Brasil)  y  Rosario  (Argentina) el 43% de los viajes que se realizan en estas ciudades en bicicleta son hechos para realizar viajes cotidianos utilitarios.

Mehcco S.A es una pyme que presta servicios de ingeniería y montajes eléctricos que cuenta con una planta industrial  en San Martín, Provincia de Buenos Aires, donde  se ensamblan y fabrican tableros eléctricos. Opera principalmente en la industria alimenticia; en retailing con las principales marcas del mercado argentino; en salud a través de la construcción de clínicas y hospitales y en obras civiles realizando instalaciones eléctricas de edificios corporativos, viviendas e infraestructura. Además, desde 2008 fabrica tableros eléctricos bajo normas de calidad ISO 9001/2015.

Diego Delfino, todavía en el colegio Industrial, comenzó a trabaja en Mehcco en 1999 como dibujante en la oficina técnica. Pasó por varios sectores operativos hasta convertirse, en la actualidad, en el ́ de la compañía.