Merck Argentina: pasión y estudio para dar vida – Parte 2

401

Cristian von Schulz-Hausmann es el Director General del Grupo Merck Argentina, un laboratorio alemán que tiene 351 años de existencia. Con 90 años en el país, Merck es líder en la creación de drogas para combatir el cáncer y trabaja fuertemente en las áreas de neurología, inmunología y fertilidad. Aquí les presentamos la segunda parte de esta entrevista realizada para nuestra revista:

¿Qué objetivos posee Merck para este año?

Nuestro principal objetivo es consolidar un crecimiento importante en las áreas donde desarrollamos nuestro negocio, particularmente en oncología, neurología e inmunología. Si uno ve la historia de nuestros fármacos en la industria en general, hay momentos que son más productivos que otros. Merck está en una etapa de mucha productividad, hemos lanzado dos medicamentos con cuatro indicaciones, y se vienen en poco tiempo otros cuatro nuevos en oncología y esclerosis múltiple e inmunología, que son el foco de nuestro desarrollo futuro. Queremos consolidar nuestras capacidades, concentrarnos en la educación médica necesaria para lograr que nuestro mensaje llegue clara y adecuadamente. Nos gusta mucho nuestro lema: “Ayudamos a crear la vida en nuestra área de fertilidad, a mejorar la calidad en esclerosis múltiple y a prolongarla en enfermedades oncológicas”.

¿Qué acciones de RSE se llevan adelante en Merck?

Tenemos un programa de soporte a pacientes muy fuerte, compuesto por 15 personas abocadas a poder ayudar a los pacientes a sobreponerse a sus patologías. Ya sea con sus primeras fases de sus tratamientos o para educarlos en la instrucción de distintos dispositivos que requieren para poder utilizar el medicamento, o en ayudarlos con cumplir con las tomas adecuadas. Por otro lado, educamos a paramédicos. Tenemos cursos de enfermería donde ayudamos a la formación de enfermeras en oncología. También en las áreas de investigación brindamos varios incentivos a los investigadores para que puedan avanzar. Queremos asimismo despertar en los chicos interés por la ciencia, y para ello trabajamos con distintas escuelas, mostrándoles lo que significa la curiosidad, lo que hace un científico. Nuestra última tarea fue trabajar con el Gobierno de la Ciudad en la feria de INNOVA, donde participamos con los chicos en varios experimentos para que se acerquen a la ciencia. En lo relativo a la solidaridad, apoyamos a la Fundación Manos Abiertas en sus actividades y somos padrinos de un hogar donde hay chicos en tránsito con muchas necesidades. Nuestra gente toma en serio esta situación y aportamos no solo recursos, sino tiempo que se pasa con los chicos festejando sus cumpleaños o en distintas celebraciones. También estamos trabajando con la Fundación Sí, que tiene personas en situación de calle. Nuestros equipos han ido a trabajar con ellos. Tenemos iniciativas para los empleados, varios beneficios. Hay un programa que va al empoderamiento de las mujeres y estamos garantizando la igualdad de género en todo el Grupo Merck. Nos hemos puesto como objetivo que el 50 por ciento de los puestos dirigenciales estén ocupados por mujeres.

¿Qué lectura hace del avance de la inteligencia artificial en la medicina?

La medicina argentina está avanzando a pasos agigantados. Habiendo estudiado 20, 30 años atrás, uno ve las cosas hoy y se da cuenta de este cambio, el cual es muy difícil de alcanzar sin contar con herramientas tecnológicas, que son las que nos permiten entender la información que no solo la mente humana puede procesar. Hoy en día, la inteligencia artificial se está utilizando en diferentes desarrollos, algunos para encontrar nuevos tratamientos. Hay esquemas para hallar en distintos bancos de drogas las moléculas más adecuadas para poder avanzar. Hay inteligencia artificial para entender los patrones de adherencia o no a un tratamiento de determinado grupo. Si hay un medicamento que no se consume, no va a tener un efecto terapéutico. Entonces si yo logro que el paciente tome la dosis en su forma adecuada y cumpla el 100 por ciento su tratamiento, sin dudas tendré mejores resultados. Hay mucho trabajo sobre eso, sobre los patrones y cómo actuar. También para el desarrollo de diagnóstico. Uno puede hacer que las máquinas aprendan a diagnosticar cada vez mejor, mucho mejor que nosotros. Sin dejar de lado, por supuesto, la otra parte, que es la relación médico-paciente, para que el paquete sea completo. 

¿Recuerda alguna decisión que haya tomado que lo emocione con respecto a algún paciente o tema de salud en general?

Hemos invitado a muchos pacientes con patologías adonde nuestros empleados trabajan. Y siempre emociona como el primer día volver a escuchar los relatos de cómo un medicamento que nosotros producimos acá le cambió la vida a una persona –un cáncer que no tenía cura por ejemplo–, cómo alguien logró gracias a nuestros tratamientos traer una vida al mundo o, también, salir adelante y no haber quedado con una discapacidad severa. Es la sensación del deber cumplido. Ver cómo alguien logró revertir un enorme sufrimiento con parte de ese trabajo que cada uno hizo. 

¿Hay alguna otra acción que esté llevando adelante Merck que quiera comentar con los lectores?

Una de nuestras áreas que está más presente en Europa y Asia es la de materiales de alto rendimiento, como te comentaba antes. En una de las charlas que tenemos, alguien vinculó una característica de un material con las ciencias biológicas. Se dio la particularidad de encontrar un material que permite el pasaje de un color y que puede ser alterado. Pongámosle un plástico que podría recubrir un cultivo y que uno selectivamente pase a un color verde, azul o amarillo. Se vio que las plantas responden más a determinado color, con lo cual el tomate va a responder a un color distinto al que responde el zapallo, por ejemplo. Entonces, uno puede redireccionar ese flujo de colores a determinados cultivos, y eso logra que haya un rendimiento de hasta un 20 o 30 por ciento más en una cosecha. Es algo extraordinario. Se está investigando este tema, que nos muestra cómo impactamos en distintas áreas de la vida con nuestro trabajo.

Tanto a nivel local como global, en el marco de la pandemia por COVID-19, ¿qué acciones comenzaron a realizar para colaborar desde su lugar en la industria farmacéutica?

El principal compromiso que asumimos es mantener el equilibrio entre la seguridad de nuestros empleados y la continuidad del negocio, entendiendo el rol fundamental que ejercemos en la sociedad debido al impacto que nuestros productos tienen en pacientes y otras industrias. También nos comprometemos a ayudar a combatir el avance de la pandemia de COVID-19, en colaboración con autoridades, entidades de bien público, organizaciones dedicadas al cuidado de la salud y científicos. Además de contribuir suministrando productos a especialistas que trabajan para el diagnóstico de una mayor comprensión del COVID-19 y la búsqueda de su vacuna, realizamos donaciones a instituciones de salud y otras entidades del tercer sector. Hasta el momento participamos en la Iniciativa Aceleradora #COVID19 de la Fundación Bill y Melinda Gates, en la que 15 empresas en tres continentes colaboran para acelerar el desarrollo, la fabricación y la entrega de vacunas, diagnósticos y tratamientos. Estamos trabajando junto al Instituto Jenner de la Universidad de Oxford para producir a gran escala su propuesta de vacuna para COVID-19 a través de nuestra plataforma de fabricación recientemente desarrollada. Por otra parte, hemos donado a la OMS 290 mil unidades de nuestro medicamento interferón beta-1a, que se utiliza en el tratamiento de la esclerosis múltiple, para el estudio como potencial tratamiento de COVID-19, que se enmarca en el ensayo clínico mundial SOLIDARITY.

Hemos establecido protocolos y pautas para minimizar el impacto en nuestros empleados y clientes, y en la comunidad científica:

  • Todos nuestros empleados cuyas responsabilidades así lo permiten están trabajando desde sus hogares.
  • Hemos establecido medidas de seguridad para aquellos que deben continuar trabajando en las instalaciones de Merck para garantizar la continuidad de las operaciones.