Microsoft publicó recientemente su informe anual de sustentabilidad, que ofrece una visión integral de su progreso en 2021. Su objetivo es convertirse en una empresa con emisiones negativas de carbono, agua positiva y cero desperdicio para 2030.

“Cuando anunciamos nuestros compromisos climáticos en enero de 2020, también nos comprometimos con la transparencia al compartir nuestros aprendizajes. El informe de este año incluye varias lecciones importantes y nuestros objetivos se mantienen constantes: aspiramos a construir un mundo mejor que el que encontramos y ayudar a nuestros clientes y socios a hacer lo mismo”, remarcaron en un comunicado de prensa.

Según explicaron, la empresa tecnológica avanzó en varios objetivos. “Vimos una reducción general en nuestras emisiones de Alcance 1 y Alcance 2 de cerca de un 17% año tras año, a través de nuestra compra de energía renovable”, resaltaron.

A su vez, percibieron un incremento en sus emisiones de Alcance 3, que aumentaron alrededor de un 23% año tras año. “Sabemos que las emisiones de Alcance 3 (que representan las emisiones totales en toda la cadena de valor de una empresa) son las más difíciles de controlar y reducir. Nuestra experiencia el año pasado nos ha brindado aprendizaje temprano crítico y adicional en nuestro camino hacia nuestro hito de carbono negativo en 2030, y aplicamos este aprendizaje de manera rápida, con medidas adicionales para fortalecer los esfuerzos de reducir nuestras emisiones de Alcance 3”, destacaron.

En este sentido, explicaron que sus salidas de emisiones tuvieron lugar en un contexto de crecimiento comercial significativo en 2021: los ingresos comerciales crecieron un 20%. “Expandimos de manera significativa nuestra huella global de centro de datos para satisfacer la creciente demanda del negocio en la nube de Microsoft y vimos un crecimiento en las ventas de dispositivos, en especial Xbox y el uso asociado debido en parte a la pandemia”, precisaron.

Para construir una base sólida y lograr sus metas de 2030, Microsoft apostó por los datos. “Es esencial que prioricemos datos más precisos y completos que rastreen todas las emisiones, en especial las de Alcance 3, para informar nuestras acciones”, aseguraron.

“Hemos adaptado la forma en que establecimos nuestros objetivos de carbono y aumentado la frecuencia y el alcance de nuestros informes internos, lo que brindará una mayor transparencia y capacidad para la toma de decisiones informadas en toda la empresa. Esto es evidente en nuestro Supplier Code of Conduct (Código de Conducta para Proveedores) actualizado. Ahora tenemos datos de más del 87% de estos proveedores y la mayoría está incluida en nuestros informes de contabilidad de carbono”, informaron.

En este sentido, destacaron que en 2021 hicieron la compra más grande del mundo de eliminación de carbono con 1.4 millones de toneladas métricas y este año fiscal están en camino de superar eso al adquirir 1.5 millones de toneladas métricas.

“De cara al futuro, estableceremos objetivos de eliminación de carbono aún más audaces y vamos a continuar con el aumento de nuestro volumen contratado año tras año hasta 2030”, remaron al mismo tiempo que señalaron que esto tiene “el impacto adicional de ayudar a impulsar una mayor maduración del mercado en la eliminación de carbono, un avance muy necesario”.

Sobre la reducción de las emisiones de Alcance 3, desde Microsoft explicaron que están en proceso de “reestructurar y aumentar” la tarifa interna de carbono para “ayudar a incentivar medidas más agresivas y ajustar mejor el costo subyacente de la reducción de carbono. La tarifa de viajes de negocios de Alcance 3 aumentará a u$s100 por mtCO2 en nuestro próximo año fiscal para respaldar mejor la compra de Combustible de Aviación Sustentable”, explicaron.

Y agregaron: “Para alcanzar nuestras metas del año fiscal 2030 en un mercado cada vez más competitivo, continuaremos con el aumento de la tarifa anual a un ritmo acelerado, lo que también ayudará a promover la eficiencia energética y los cambios de diseño que utilizan materiales bajos en carbono”.

Además del plan carbono, Microsoft continuó el año pasado con el fomento de asociaciones y soluciones adicionales para impulsar una mayor acción e invirtió en iniciativas climáticas.

Por un lado, otorgaron una subvención de u$s 100 millones a Breakthrough Energy Catalyst para acelerar el desarrollo de soluciones climáticas para alcanzar el cero neto en cuatro áreas clave: hidrógeno limpio, captura directa de aire, almacenamiento de energía de larga duración y combustible de aviación sustentable.

Además, asignaron u$s 471 millones, a través de su Fondo de Innovación Climática de mil millones de dólares en cuatro años, para acelerar el desarrollo global de tecnologías de reducción y eliminación de carbono, así como soluciones climáticas relacionadas para reducir el agua y los desechos. Las inversiones recientes incluyen LanzaJet, BlocPower y Eversource.

“Si bien continuaremos con la venta de tecnología de software disponible a nivel comercial y servicios en la nube a todos los clientes, incluidos los clientes de energía, nos asociaremos de manera más estrecha con aquellos clientes de la industria energética que tienen una meta neta cero para 2050, en reconocimiento del papel transformador que desempeñarán para satisfacer las necesidades mundiales de energía renovable”, destacaron.