La compañía biofarmacéutica MSD Argentina anunció su nueva política de licencias por maternidad, paternidad y adopción y su programa de asistencia para procesos de adopción. Con la implementación de esta nueva política, los colaboradores de MSD que se conviertan en padres y madres por nacimiento o adopción, independientemente de su estado civil, orientación sexual y / o identidad de género, gozarán de 12 semanas de licencia extendida pagas. “En MSD apoyamos y promovemos el bienestar de nuestra gente. En este sentido, entendemos que es una prioridad que los nuevos padres y madres cuenten con tiempo libre de calidad para compartir, cuidar y vincularse con su hijo” explicó Florencia Deverill, Directora de Recursos Humanos. “Estos beneficios  son parte de una política más amplia, con foco en madres y padres, que incluye además de flexibilidad y mayor licencia, apoyo económico para cubrir los gastos de la sala maternal desde el nacimiento hasta los 5 años del niño”.

Además, MSD lanzó su novedoso programa de asistencia para procesos de adopción, que brinda apoyo jurídico y financiero para cubrir gastos de movilidad, vacunas, honorarios médicos y psicológicos y otros gastos inesperados. Como compañía enfocada en el pilar de la diversidad e inclusión, esta política rige para todos los colaboradores independientemente de su estado civil, orientación sexual y / o identidad de género que hayan adoptado a un niño o niña de cualquier edad.

“Con este beneficio estoy más tranquila y me siento apoyada”

“Estoy sumamente agradecida de poder estar más tiempo con mi familia, contando con el apoyo de la compañía en este crecimiento personal” asegura Mercedes Noya, abogada del área de Global Clinical Trial Operations (GCTO) de MSD Argentina. “Muchas veces se hace el esfuerzo de tomarse parte de la licencia sin goce de sueldo para poder reorganizarse como familia y como mujer, pero con este beneficio estoy más tranquila y me siento apoyada. Como mamá es muy difícil -después de solo 45 días- atender a un bebé y rendir en el trabajo al mismo tiempo, por eso necesitamos de un espacio para poder acomodarnos. Finalizada la licencia extendida puedo volver a trabajar y seguir desarrollándome profesionalmente con la tranquilidad incluso de contar con el beneficio de soft-landing por otros 6 meses. En MSD encuentro equilibrio entre la vida familiar y profesional que es tan importante para mí”, reflexiona. “Los padres también necesitan de ese tiempo para vincularse con el nuevo integrante de la familia, sobre todo pensando en que todos somos responsables, a la par, de la crianza de nuestros hijos. Que en Argentina haya empresas que estén adoptando este tipo de licencias es un gran avance. En otros países puede ser común, pero yo siento que los que trabajamos en MSD somos unos privilegiados” asegura.

Madre de dos nenas, Mercedes anotó a su primera hija en un jardín maternal a los 6 meses de vida. “Los jardines maternales tienen costos importantes porque los bebés necesitan de mucha dedicación; requieren de muchos recursos para cuidar de los más chiquititos. El beneficio de la sala maternal es de mucha ayuda para pagar un buen jardín, en el que los chicos estén contenidos y en buenas instalaciones” describe.

María Michel es abogada e integra desde hace cuatro años el equipo de legales de la división de Salud Animal de MSD Argentina. Tiene 31 años y en noviembre de 2020 se convirtió en madre por primera vez al nacer su hija Justina. “Sin este beneficio, yo me hubiese tenido que reincorporar en el mes de febrero. Podía extender mi licencia tres meses más, pero sin goce de sueldo. Así que cuando me comentaron de este beneficio, no te imaginás mi felicidad… lo vivo como un regalo”.

La pareja de María tiene un emprendimiento propio, por lo tanto, se reincorporó a su trabajo en lo inmediato, sin posibilidad de gozar de una licencia que le permita compartir mayor tiempo con su familia.

“La empresa conoce cuál es mi situación actual y me brinda todas las herramientas para que la transición sea lo más tranquila posible. Me permite volver de forma paulatina y trabajar de forma remota para que me pueda ocupar del bebé. Los líderes apoyan un montón, saben que necesitamos tiempo y con estas políticas, nos acompañan para que podamos desplegar nuestro potencial como profesionales. Cuidan el talento de la compañía y nos ayudan para que no nos frustremos, logrando compatibilizar la vida personal y laboral.”