La compañía energética Naturgy decidió ir un paso más allá con la sostenibilidad en su proceso de compras, incluyendo criterios de evaluación de la huella de carbono en la valoración de ofertas. Con esta iniciativa, quiere conocer también la huella de carbono y la eficiencia de sus proveedores para promover la implantación de acciones que les ayuden a reducirla.

Desde este año, la compañía aplica un nuevo criterio de sostenibilidad en sus procesos de compras, incluyendo en el proceso de licitación una valoración progresiva de la medición de la huella de carbono de sus proveedores. De esta manera, incorpora la gestión de la lucha frente al cambio climático como parte de la evaluación del desempeño de sus proveedores.

En la implantación de este requisito, la compañía establecerá dos fases. En una primera, de manera voluntaria, los proveedores serán invitados a incluir como parte de su oferta técnica un certificado en el que una entidad acreditada verifique la medición de su huella de carbono. Esta información podrá ser valorada positivamente por Naturgy en la decisión de adjudicación. A partir de 2023 y para compras con un determinado nivel de riesgo en cambio climático, la presentación de este certificado será obligatoria.

Adicionalmente, desde enero de este año se exige que determinados proveedores, en función de su riesgo de cambio climático o por el importe del contrato por el que licitan, informen anualmente a la compañía de su grado de desempeño en materia climática a través de la cumplimentación del cuestionario CDP Supply Chain.

Con este nuevo paso en la lucha contra el cambio climático, la compañía energética pretende reducir la huella de carbono de su cadena de suministro y extender sus compromisos sociales y ambientales a toda la cadena de valor. Además, la compañía contribuirá a que el ecosistema de PYMES con el que colabora implante los criterios Ambientales, Sociales y de Gobernanza (ASG) en su modelo de gestión.