Empresas de diferentes sectores forman alianzas para ayudar a sobrellevar los desafíos sociales y económicos que trajo el COVID-19. Colaboración y sinergia, claves de la nueva normalidad.

En tiempos de crisis, la competitividad se transforma en colaboración. Ante la situación actual en que nos colocó la crisis sanitaria, las empresas reconocen que la única manera de salir adelante es a través de sinergias. En estos últimos meses, se han generado alianzas entre compañías de diferentes sectores que, a través del intercambio de conocimiento y habilidades, han apuntado a lograr dos principales objetivos: la protección de puestos de trabajo y la producción de elementos de salud, como alcohol en gel y mascarillas. Además,
la ayuda social a los sectores vulnerables.

Dentro de los acuerdos de cooperación se incluye el trabajo de la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI), Mercado Libre, Quilmes, General Motors, American Express y Unilever. Cada una readaptando su trabajo para aportar desde su experiencia.

En el caso de CESSI, colaboró para que empleados de otros sectores que por la pandemia
no estaban trabajando pudieran hacerlo en otras empresas que necesitaban cubrir puestos ante un incremento de su producción. “La pandemia trajo un avance sin precedentes en la digitalización de procesos para la sociedad en su conjunto. Se incorporaron procesos que ya se convirtieron en un hábito y que con la vieja normalidad hubieran tardado décadas en ser adoptados”, explica Jorge Nigro, Prosecretario de la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI), sobre los impactos del COVID-19.

Firmaron un acuerdo de cooperación laboral donde empleados de Arcos Dorados podían trabajar en las empresas que forman parte de la Cámara con un contrato temporal. ¿Cómo surgió el acuerdo?

Los acuerdos que generamos están sumamente ligados a compañías de primer empleo, como lo son Arcos Dorados y Alsea, ya que queremos impulsar la adopción temprana de profesionales a las carreras ligadas al software como una opción al momento de decidir qué estudiar. Nuestra industria se encuentra ávida de nuevo talento y de puestos vacantes para ocupar. Así, comenzamos con estos acuerdos para acelerar esos procesos, y, además, porque al ser perfiles ya empleados cuentan con habilidades como el trabajo en equipo, metodologías y procedimientos que servirán para su nuevo perfilamiento.

¿Cómo fue el trabajo con los socios para la incorporación de los colaboradores?

En estos acuerdos, nosotros ejercemos como puente entre las partes. Por un lado, Arcos Dorados y Alsea realizan sus convocatorias internas, y al mismo tiempo nosotros acercamos la posibilidad a nuestros asociados. Ellos se inscriben, los ponemos en contacto, y luego continúan la relación, entrevistas y demás procesos.

¿Es una experiencia que se podrá aplicar en el futuro en nuevas asociaciones?

Creemos que el trabajo colaborativo es sumamente importante. En nuestra industria, es un eje central. Solemos trabajar por proyectos, constituyendo equipos que se conectan con un claro objetivo y comparten tanto sus conocimientos como habilidades para lograr la sinergia necesaria para llegar a buen puerto. Así, creemos que estos acuerdos son un paso más en ese largo camino que es posicionar al software en el país y en la sociedad, para que sea una de las primeras opciones para desarrollarse tanto laboral como educativamente.

SOLIDARIDAD ENTRE ACTORES

“Como a todos, la pandemia nos obligó a adaptar iniciativas al nuevo contexto. Sin embargo, las prioridades de mediano y largo plazo mantuvieron su proyección”, afirma Guadalupe Marín, Gerente Senior de Sustentabilidad para Mercado Libre Latinoamérica.

¿Con cuáles actores se asociaron frente a este contexto?

Dentro de las acciones nos sumamos a Cruz Roja Argentina para dotar a su voluntariado de kits de protección personal para la evaluación y la asistencia sanitaria durante la emergencia. Además, profundizamos nuestra relación con bancos de alimentos para recaudar fondos con el objetivo de colaborar con la entrega de alimentos y productos de higiene. También apoyamos con fondos y con acompañamiento de nuestros equipos a Nilus, una empresa social de tecnología que integra la cadena de valor para que alimentos frescos sean donados a comedores. A nivel interno, generamos una alianza junto con Le Pain Quotidien, Arcos Dorados y Alsea (operadora de Burger King y Starbucks en la
Argentina) para sumar de manera temporal a parte de sus colaboradores a los equipos de Atención al Cliente y Envíos mientras dure el aislamiento social, preventivo y obligatorio con sus tiendas cerradas.

¿Cómo surgió esta alianza? ¿Cómo fue la experiencia?

Durante estos meses de pandemia, nuestros servicios de Envíos siguen operando con normalidad y, sobre todo, con fuertes medidas de seguridad y prevención. Al tener mayor volumen de operaciones, fue necesario incorporar rápidamente personas allí y también en nuestros equipos de Atención al Cliente. Así surgió la idea de hacer acuerdos de empleo con Le Pain Quotidien, Arcos Dorados y Alsea. Gracias a estas múltiples alianzas, sumamos
de manera temporal 350 jóvenes de estas compañías que no se encontraban desarrollando tareas en los locales de comida debido a la pandemia.

¿Cuál es la importancia de las colaboraciones entre empresas?

En el caso de los acuerdos de empleo que llevamos adelante, a nosotros nos permite sumar personas con experiencia a nuestras operaciones de una manera ágil. Para los empleados resulta beneficioso no solo porque perciben su remuneración completa, sino también porque mejora su empleabilidad futura y su capacidad de adaptación. Para las empresas, poder conceder licencias sin goce de sueldo representa un alivio en este contexto de
retracción económica, y además permite al Estado redirigir la asistencia del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP). Hoy, más que nunca, creemos que la solidaridad entre sectores e industrias es clave para alcanzar beneficios mutuos y oportunidades de desarrollo, a través de soluciones innovadoras.

CADENA DE VALOR

“Hoy atravesamos uno de los más grandes desafíos que nos tocó vivir como humanidad. Una pandemia que pateó el tablero de gobiernos, empresas y ciudadanos; que nos presenta diferentes riesgos, pero también es una oportunidad para transformarnos
y seguir desarrollando un modelo de negocio en donde sea importante el cómo en lugar del
qué”, resalta Vanesa Vázquez, Gerenta de Sustentabilidad de Cervecería y Maltería Quilmes. En este contexto aceleraron Valor, su plataforma colaborativa de impacto social, que busca reducir la inequidad social en las comunidades a través de la transferencia de conocimiento de gestión.

¿Qué acciones sumaron para colaborar ante la pandemia?

Articulamos junto a una red de proveedores pymes, emprendedores, operadores logísticos, organizaciones sociales y el sector público un plan de ayuda humanitaria federal. Entre las acciones desarrolladas se destacan elaboración y donación de 150.000 botellas de 500 cc de alcohol sanitizante hecho a base de mosto cervecero fermentado posteriormente destilado; elaboración y donación de 10.000 panes con cebada, ingrediente principal
de la cerveza; donación de 10.000 kits de protección médica, entre otros. Por otro lado, para acompañar a los puntos de venta con medidas de cuidado de la salud de sus empleados y sus clientes, implementamos una capacitación on-line y gratuita para más de 3000 bares y restaurantes de todo el país. En una alianza con Bromatología en Casa, un equipo interdisciplinario de profesionales de la ingeniería agroalimentaria de divulgación de
conocimientos y concientización, diseñamos esta herramienta para capacitar de forma gratuita acerca de las medidas de bioseguridad para implementar en la futura apertura de sus locales.

¿Cómo fue el trabajo en conjunto con su cadena de valor y sus proveedores para sus acciones?

Para poder acelerar procesos y dar una respuesta ágil, fue fundamental la relación previa que ya teníamos construida con nuestros proveedores y nuestra cadena de valor, y una articulación público-privada. Gracias a eso es que en tan solo unos pocos días pudimos elaborar alcohol sanitizante junto a Restinga, una destilería de Mar Chiquita, y elaborar pan
a base de cebada junto con La Francesca y Icedream, dos pymes bonaerenses especializadas en panificación. Asimismo, nos unimos al Centro de Investigación Aplicada (UNRaf Tec) de la Universidad de Rafaela (UNRaf) para desarrollar protectores faciales y, de esta manera, dar respuesta a la urgente demanda de elementos de protección para el
sector sanitario. Además, desde Eklos (aceleradora de emprendimientos de Cervecería y Maltería Quilmes) y su presencia en el ecosistema emprendedor, se contactó a Trimaker, quienes siendo líderes en el mercado de impresión 3D y ya con esta experiencia en la fabricación de máscaras, fueron otra parte fundamental frente a la necesidad de fabricar determinadas piezas de la máscara siguiendo el modelo de UNRAF. Además, ellos fueron los encargados del corte del PET reciclado, que desde la compañía también se adquiere a través de Winflex, una pyme ubicada en Chivilcoy.

PROTEGIENDO EL TRABAJO Y LA SALUD

“Nuestro eje principal durante la pandemia ha sido cuidar la salud de nuestros empleados y sus familias, instalar y mantener la efectividad de los protocolos de seguridad y salud en nuestras instalaciones y concesionarios, así como colaborar con los organismos de salud y seguridad para ayudarlos con el transporte de sus recursos para asistir en nuestras comunidades”, asegura Federico Ovejero, Vicepresidente de General Motors Argentina, Paraguay y Uruguay.

¿Qué acciones lanzaron frente a la pandemia?

Como parte del compromiso con nuestras comunidades, pusimos a disposición una flota de más de 70 vehículos para contribuir con la movilidad de los organismos con tareas de ayuda social y de control ante la emergencia sanitaria a causa de la pandemia de COVID-19. Entre los lugares a los que se entregaron vehículos en forma de préstamo, se encuentran: el Gobierno de la Provincia de Santa Fe, la Municipalidad de Rosario, la Comuna de Alvear (en Santa Fe), las Fuerzas Armadas Argentinas, la Policía de la Ciudad de Buenos Aires y la Municipalidad de Vicente López. También relanzamos el voluntariado de General Motors y nos sumamos al Programa de Cuidado de Adultos Mayores de la Municipalidad de Vicente López. Además, realizamos el primer acuerdo colaborativo para el
empleo en conjunto con Unilever, con la finalidad de habilitar que nuestros empleados suspendidos de planta Rosario pudieran trabajar en las instalaciones de dicha empresa.

¿Cómo fue el trabajo con Unilever? ¿Cuál es la importancia de este acuerdo?

Realizamos un acuerdo que permite que empleados de manufactura de GM que actualmente se encuentran suspendidos puedan colaborar en una planta de productos de limpieza, ganando un ingreso adicional, ya que siguen formando parte de GM y recibiendo su sueldo correspondiente. El objetivo de este convenio fue potenciar las capacidades y el conocimiento técnico de colaboradores, impulsar empleabilidad con alto valor agregado para todas las partes y colaborar desde General Motors con las actividades esenciales en momentos de incertidumbre para abastecer con productos de primera necesidad a la población.

COLABORACIÓN

Además de la asociación con GM, donde se incorporó de forma temporal parte de su nómina de operarios a la planta de Villa Gobernador Gálvez, en Santa Fe, Unilever se unió con CCU para la elaboración de alcohol en gel. “Frente a la pandemia, y teniendo en cuenta que estábamos lanzando alcohol en gel con nuestra marca Rexona, decidimos producir una partida para donar a Cruz Roja Argentina. Esto nos permitió sumar a nuestros proveedores
para trabajar en forma conjunta en una iniciativa de estas características –explica Karen Vizental, VP de Asuntos Corporativos y Sustentabilidad de Unilever–. Es así como articulamos con diferentes proveedores de nuestra cadena de valor para que aporten su
materia prima, y con CCU para que, a través de la donación del alcohol que forma parte de la elaboración de sus procesos productivos, se sume también a la iniciativa”. En esta unión, cada proveedor realizó su contribución: Dalgar aportó con compuestos químicos como la glicerina; Alpla con las botellas; América Tampas con las tapas; Baumgarten con las
etiquetas; y Zucamor hace efectiva la donación de las cajas para su traslado.

Estas acciones forman parte de la respuesta de la empresa ante la pandemia: “Establecimos tres líneas de trabajo: proteger a nuestra gente, asegurar el abastecimiento y contribuir a la sociedad. Para el primero, generaron protocolos de seguridad e higiene con altos estándares en función de las experiencias de otros mercados en donde están presentes. Para asegurar el abastecimiento, nuestras plantas funcionaron siempre en su máxima capacidad y con un aumento de la producción de insumos críticos como jabones, limpiadores de superficies y lavandinas. Además, adaptamos algunas de nuestras líneas de champú para hacer jabón para las manos”. Por último, fortalecieron el vínculo tanto con las comunidades donde operan como con toda la sociedad a través de donaciones de productos esenciales en articulación con diversos actores (públicos y privados). Además, reforzaron el trabajo con su cadena de valor y pymes.

ESTABLECER CONFIANZA

“En muy poco tiempo tuvimos que implementar herramientas de financiación, diferir saldos, saltear pagos de resúmenes para poder ayudar a nuestros clientes con la financiación. Pudimos ir más allá de lo que exige la regulación porque entendemos las necesidades del cliente en este contexto. Aceleramos pagos a comercio en 72 horas, sobre todo a las pymes, para que pudieran seguir operando o hacerse del efectivo más rápido”,
detalla Henry Seeber, Presidente y Gerente General de American Express Argentina, sobre el efecto del COVID-19.

En este contexto, para cada uno de sus grupos de interés realizaron diferentes acciones. Por un lado, para sus tarjetahabientes personales y empresas, están ofreciendo servicio personalizado y atendiendo individualmente las solicitudes de apoyo financiero, otorgando esquemas de flexibilidad que se ajustan a cada necesidad y circunstancia, y de acuerdo con el historial de crédito. También ofrecieron herramientas financieras a pequeños comercios de todo el país para que puedan cobrar sus ventas regulares en menos tiempo y sin costo adicional.

El trabajo más destacado es el referido a sus colaboradores, donde brindaron recursos, flexibilidad y escucha activa para que se sientan seguros en sus puestos de trabajo. “Nos mantenemos en comunicación constante con todos nuestros empleados mediante sesiones virtuales, videos y tecnología de punta para lograr que el trabajo remoto sea lo más dinámico posible y funcione de la mejor manera”, cuenta.

Para ello, se decidió comunicar en primera instancia la decisión global de no realizar despidos relacionados al COVID-19 durante 2020 y migrar al ciento por ciento del personal a trabajar de manera remota, logrando grandes niveles de productividad. Además, reforzaron su programa de Bienestar Corporativo con sesiones y capacitaciones virtuales, al igual que la difusión diaria de información sobre los próximos pasos de la compañía durante la crisis epidemiológica.

¿Qué enseñanza les deja el COVID-19? “Flexibilidad y adaptabilidad son aspectos positivos que rescatamos de este contexto a nivel compañía. Logramos migrar el cien por ciento de nuestro personal a trabajar de manera remota, implementando dichos cambios en cuatro o cinco días, tiempo récord teniendo en cuenta el panorama”, dice.

Programa alianzas: Alsea y Pedidos Ya unidos por el trabajo

En julio, Alsea Cono Sur, operador de restaurantes, anunció el inicio de su programa Alianzas, una iniciativa que brinda una solución concreta a los jóvenes que, como consecuencia de la pandemia, no se encuentran desarrollando tareas en los locales. De esta manera, pueden incorporarse laboralmente en empresas que necesitan talentos en sus equipos de trabajo. A partir del trabajo colaborativo entre las áreas de Recursos Humanos y Operaciones, Alsea conectó con PedidosYa para concretar el traspaso de algunos de sus colaboradores, que cuentan con una experiencia laboral formal, a fin de que sigan adquiriendo habilidades en su recorrido profesional. El acuerdo permite transferir colaboradores de manera definitiva a las áreas de soporte y comerciales. A través de
él, se otorgan oportunidades de desarrollo para cada colaborador interesado, agregando valor a sus experiencias de crecimiento y garantizando su fuente de trabajo.