El Polo Industrial Ezeiza, uno de los parques industriales desarrollados por Alberdi Desarrollos, ha recuperado instalaciones preexistentes para crear un vivero experimental, en el cual cultivar especies vegetales que no se encuentran en viveros comerciales, pero resultan de alta utilidad en establecimientos industriales aportando soluciones permanentes a los eventuales pasivos ambientales que las industrias pueden generar.

Con el objetivo de abastecer las necesidades del Polo y atender pedidos de los distintos propietarios, el proyecto busca desarrollar una Infraestructura Verde Industrial diversa y potente, que sitúe al Polo Industrial Ezeiza como referente en materia ambiental.

La primera etapa del vivero experimental se encuentra recientemente terminada y ha comenzado el ciclo de producción, que incluye un invernadero de almacigueras para producir 20 mil plantines, con riego automatizado y control de temperatura. El vivero cuenta, además, con riego automático exterior y canchas de cría para 50 mil plantas, e incluye un estanque para la producción de plantas acuáticas y palustres. Actualmente se trabaja para establecer las plantas madre del vivero, así como una primera producción de 3 mil casuarinas.

El Ingeniero forestal Luciano Marcos Roussy, a cargo del proyecto, explicó que esta estructura consiste en una estrategia concurrente para mitigar parte del impacto ambiental generado por los parques industriales, y agregó: “Esta estrategia tiene que ver con la captación de carbono en las estructuras arbóreas, la disminución de la contaminación del aire a partir de la captación de partículas en el follaje de las plantas, la reducción de la contaminación sonora y la confortabilidad en el ámbito del trabajo, reduciendo el consumo de energías por refrigeración y también el aumento de vida útil de los pavimentos por sombreado”.