En línea con sus objetivos de desarrollo sustentable, Pfizer inició un proyecto en su cadena de valor que busca reducir los niveles de impacto en el medio ambiente. La compañía biofarmacéutica líder en el desarrollo de tratamientos innovadores, avanzó en la implementación de un nuevo sistema de conservadoras reutilizables para el traslado de medicamentos que requieren cadena de frío.

Hacia fines de 2017, la compañía comenzó a desarrollar un proyecto para reemplazar las tradicionales conservadoras de telgopor, que generalmente terminaban en manos de las droguerías o directamente desechadas como residuo, por un sistema de conservadoras reutilizables entre el punto de origen y el destino. El reemplazo comenzó a materializarse a comienzos de 2018 y se espera que, hacia fines de año, logre completar su implementación en el total de la cadena.

 Algunos números que ya ilustran el cambio:

  • Cantidad de conservadoras de telgopor que se utilizaron en 2017 en Argentina: 13.354 unidades.
  • Total de cajas de telgopor reemplazadas en los primeros 7 meses de 2018: 70%, lo que equivale al total de clientes de Capital Federal y GBA.
  • Proyección de la reducción: se estima que para este año se ahorrarán más de 53.500 kg en insumos descartables, que incluyen telgopor y  geles enfriadores a base de poliéster.  
  • Impacto económico: se estima un ahorro del 15% de los costos de empaque.

Lograr el traslado adecuado de los medicamentos que requieren cadena de frío es un tema crucial para garantizar que lleguen a los pacientes en las condiciones de calidad y seguridad necesarias. Asimismo, lograrlo de manera sustentable es fundamental para contribuir con la reducción de basura y la conservación del medio ambiente. El poliestireno expandido, mejor conocido como telgopor, es un material difícil de reciclar y con un alto impacto de contaminación si entra en contacto con ecosistemas marinos. Lo mismo sucede con el poliéster tradicional. Actualmente, muchas ciudades alrededor del mundo han restringido su utilización.[