Red Hat Argentina: tecnología y bienestar

309

Jorge Payró, Country Manager de Red Hat Argentina dialogó con PRESENTE sobre los nuevos paradigmas que refleja la tecnología y su rol fundamental en la búsqueda del aporte a un mayor bienestar social. Además, desarrolló los cuatro pilares principales de la compañía haciendo hincapié en la responsabilidad social y el compromiso sustentable.

¿Qué iniciativas de RSE están llevando adelante?

Somos una compañía de software que, para empezar, estamos muy ligados a la comodidad de software de código abierto. Lo que normalmente se conoce en la industria como comunidades de desarrollo open sourceCon lo cual te diría que ya desde nuestra filosofía cultural tenemos bien innato este concepto de comunidad. Somos una compañía de software empresarial, es decir, que trabajamos transformando proyectos de la comunidad en proyectos de software empresariales que van a ser utilizados en distintas industrias, tanto el ambiente público como privado, con un alto nivel de exigencias. Siempre, todo lo que tomamos como proyectos de la comunidad que evolucionamos a este marco empresarial, lo que buscamos es devolver a esa comunidad todas las mejoras, la innovación, todo lo que es nuestro aporte. Es decir, que ya desde ese momento inicial estamos con el sentimiento que vivimos día a día de tomar algo, mejorarlo y devolverlo con todas esas mejoras, participando desde la parte intelectual hasta la presencial en términos de poner a disposición ingenieros y fondear las comunidades. Desde el punto de vista de lo que puede ser RSE, trabajamos basándonos en cuatro pilares fundamentales a nivel local, pero que tiene líneas de nuestra presencia global y de todo lo que definimos a nivel corporativo en nuestra organización. El primero tiene que ver con lo que denominamos “Campeones de la libertad del software”. Una serie de actividades que llevamos adelante con organizaciones como Nerdearla, el Festival de innovación y Tecnología Social “Fiis”. Ahí trabajamos aportando capacidad tanto económica como intelectual, en desarrollo de proyectos y de iniciativas muy asociadas al software de código abierto y a las comunidades. También, trabajamos en iniciativas como Red Hat Co.Lab, en el sentido de poner en manifiesto uno de los principios fundamentales del software de código abierto que es la colaboración, participación, transparencia, meritocracia. Lo hacemos en conjunto con la facultad de ingeniería de la Universidad del Desarrollo y la Academia Maker Campus, que está en Chile, y con las cuales realizamos estas actividades que tienen que ver con hardware abierto, metodologías abiertas para el desarrollo, que buscan siempre experimentar en un entorno abierto. Siempre vamos a buscar que la tecnología sea abierta y esté disponible y, más allá de ser una fuente de negocios y de ingresos para empresas como nosotros, no deje nunca de lado el principio de que la tecnología debe ser un vehículo para lograr el mayor bienestar de las personas. También, hemos tenido talleres de robótica destinados a niños de entre seis y 12 años dándoles la posibilidad en primera instancia, ya de pequeños, a todo lo que tiene que ver con la tecnología, el mundo de la innovación, del liderazgo y de dejar volar la imaginación, y cómo esto se puede transformar en beneficios para el otro.

El segundo pilar es ciudadanía corporativa. A partir de distintos estudios y de la mirada de nuestros clientes y colegas en la industria, nos damos cuenta que hay una demanda de la industria que es del orden del 206% de la capacidad disponible de talentos en tecnología. Y encontramos que el 90% de las organizaciones que están en este rubro tienen escasez de los talentos en tecnología. Primero, contribuimos ayudando de alguna manera a la formación; segundo, para basarnos en otro de nuestros principios culturales que tiene que ver con la diversidad y la inclusión. Algo en lo que trabajamos mucho es tener diversidad en nuestros equipos. Tener distintas miradas. No tener todos equipos de gente que piense igual o que trabaja en una línea, sino trabajar desde el punto de vista de la organización abierta, de dar espacios, de entender que todas las personas más allá de su rol tienen la posibilidad de compartir sus ideas y llevarlas adelante. Fomentamos el involucramiento, la participación. Esto incluye el trabajo entre los distintos géneros. Por eso, impulsamos actividades que tengan que ver con mujeres en tecnología. Sabemos que todavía, mucho más allá de lo que hacemos nosotros, los gobiernos, organizaciones de la industria, hay muchos más varones que mujeres en el rubro. Tenemos en Red Hat muchas mujeres que lideran en distintos roles que tienen una responsabilidad gerencial, que tienen gente a su cargo, que trabajan en nuestro comité ejecutivo de liderazgo. Eso nos da mucho orgullo. Hay muchas que están en áreas de ingeniería, que trabajan en la comunidad. Nosotros tenemos gente en Red Hat que trabaja para la comunidad.

Trabajamos a principio de año, en el inicio de la pandemia, con personas que estaban en recuperación en hoteles. Hemos buscado de trabajar con ellos para formarlos y que aprovechen ese tiempo dentro de la posibilidad que tenían. Lo que buscamos fue darles la posibilidad a los jóvenes que estaban en esta situación, de hacer cursos en sistema operativo, las plataformas intermedias del software sobre las cuales se hace todo el desarrollo de las aplicaciones. Y esto nos dio esa gran oportunidad. También, trabajamos mucho en el año previo con lo que es el Ministerio de Educación de la Nación en un programa que se denominó Puro Código, donde capacitamos en los mismos temas: Linux, el middleware, herramientas como Java, que son de alta demanda en la industria. Esto permitió que todo el trabajo y los antecedentes de esa gente que hizo el programa termine en una certificación, que se compartió con la CESSI (Cámara de Empresas de Sistemas y Servicios Informáticos). Esto dio pie a inserción laboral. En estas actividades siempre buscamos el hilo conductor donde hay un origen de la iniciativa, y lo que buscamos es qué va a pasar al final. Vemos que hay mucha receptividad en la ciudadanía y en los organismos. Otro proyecto en el que trabajamos fue en el Programa Codo a Codo. Recientemente hemos aportado con 24 becas para varones y mujeres de entre 18 y 24 años, aproximadamente, para ayudarlos en la formación de todo lo que son las nuevas tecnologías de diseño de aplicaciones modernas, nativas en la nube, a través de contenedores, microservicios. Hubo una alta participación. Esto se dio en el marco del Programa Codo a Codo 4.0 del gobierno de la Ciudad.

En términos de diversidad, ¿qué acciones llevan adelante?

Un tercer pilar es lo que denominamos gente y cultura, y creo que el acento está puesto en la diversidad e inclusión. Acá trabajamos buscando el liderazgo femenino, con la comunidad LGBT. Hay diversidad plena desde el punto de vista de lo que tiene que ver con el género. Trabajamos mucho en lo que tiene que ver con la organización internacional Voces Vitales, con AmCham, el Plan Azurduy, siempre buscando promover estos movimientos y participar. Por otro lado, dentro de este pilar, me parce oportuno mencionar dos o tres acciones en particular. Por ejemplo, una con la Federación Argentina de Enfermedades Poco Frecuentes (FADEPOF). Hubo un trabajo de mucha gente nuestra con ellos. Este es un tema, justamente, que no está muy difundido. Sin embargo, hay muchas personas en nuestro país con estas enfermedades, que requieren de un seguimiento, de una historia clínica, de un intercambio de información, de lo que es historias clínicas. Desarrollamos un sistema para poder aportar a este tema en particular. Fue muy exitoso después de mucho tiempo de trabajo. En Red Hat trabaja mucha gente que lo hace de manera totalmente voluntaria y nos llena de orgullo y felicidad el darnos cuenta que lo hacen con gusto.

Hubo dos cosas que trabajamos en conjunto con el IAE Business School, que tiene que ver con dos aplicaciones. Una se llama CuidApp que tiene que ver con cómo ayudar a la gente que tiene a cargo a adultos mayores: para la organización de las tareas, para la supervisión. Para lograr de alguna manera a un bienestar físico y social mejorando la calidad de vida de ambas personas, del cuidado y del cuidador. La anterior había sido una aplicación para padres primerizos que tenía que ver, dentro del tema de la diversidad, cómo organizamos en una familia la distribución de tareas para que haya oportunidades igualitarias para todos.

¿Cómo reflejan en la compañía el compromiso sustentable?

Sustentabilidad sería el cuarto pilar. Muchas de las actividades de este último año hubo que reformularlas creativamente para ver cómo las llevábamos a cabo con la nueva normalidad. Por ejemplo, con Hábitat, actividades como vivienda y salud, donde la idea inicial era trabajar en el aporte económico y apoyo físico para ayudar a algunas familias para construir una casa. Esto no se podía hacer este año. Entonces hicimos una conversión de aportar a 10 familias del barrio de González Catán kits sanitizantes, consejos de cómo enfrentar el tema COVID, facilitar con apoyo en la tecnología algunas de las actividades que debían realizar, y de esa forma brindar recursos informáticos y recomendaciones para buscar protección desde el punto de vista de la salud y el mejor bienestar posible. Por otro lado, trabajamos mucho con la Fundación Garrahan. Celebramos el Día internacional del medio ambiente. Y trabajamos mucho en la implementación de actividades conjuntas orientadas a sustentabilidad: separación de residuos, mejora de los métodos de iluminación que se utilizaba en la fundación, todo este tema orientado al mejor rendimiento de las condiciones naturales y del medio ambiente. Trabajamos con algunas ONG como El Ceibo y la Fundación Equidad por el tema de residuos reciclables. Es muy interesante ver cómo a veces con más ideas que con presupuesto se puede generar bienestar. Empresas como las nuestras tienen para descartar una cantidad de dispositivos y equipamiento electrónico que quizás con un poco de inversión, y poniendo una actividad voluntaria, de pronto es un mecanismo para brindar asistencia o una oportunidad laboral. Trabajamos con organizaciones como TECHO, Cascos Verdes, con el programa de educación ambiental que permite a personas con discapacidad intelectual poder estudiar en el ámbito universitario. El hogar Pimpinela y la casa Ronald McDonald, son otras aristas pero que de alguna manera buscamos la forma de llevarlo adelante. Y esto realmente es muy valioso. La tecnología es un vehículo para lograr soluciones, enfrentar desafíos, obviamente para innovar, y para hacer de cada ciudadano una vida mejor.