Con foco en acortar la brecha entre la juventud y el empleo formal, Grupo L trabaja desde hace 4 años en el Programa Primer Empleo Registrado. Para 2019 se realizaron 38 incorporaciones, mientras que en 2017 y 2018 participaron 30 y 35 personas respectivamente.

La propuesta busca ampliar las posibilidades/oportunidades de los chicos de obtener empleos de calidad, promoviendo un desarrollo integral y estimulándolos a adoptar nuevos hábitos, actitudes de convivencia y de ciudadanía.

Apunta a los chicos que están terminando el secundario como así también que participan en programas de formación del sector social y los municipios en donde tenemos presencia.

En el caso de 2019, ingresaron 38 recursos: 11 de Fundación Formar, 2 de Fundación Pescar y 20 de las Bolsas de trabajo de los distintos municipios en donde prestamos servicios.

Por la educación para el empleo:

Grupo L cuenta con un programa de Responsabilidad social empresaria que tiene como eje la educación, calidad alimentaria y el cuidado del ambiente. Como complemento del Programa Primer empleo Reistrado, en materia de formación se realizan pasantías de la carrera de Nutrición de la Universidad de La Matanza dos veces por año, se desarrollan los Centros de formación de la Fundación Pescar Argentina, se reciben visitas de las escuelas de la zona para completar la formación de los chicos sobre la industria, la empresa participa en jornadas prácticas de recursos humanos de distintas fundaciones y se reciben alumnos de los centros de formación municipales. Además, en apoyo a la educación, Grupo L dicta cursos gratuitos de manipulación de alimentos y buenas prácticas y participó en programas de formación docente y mejoramiento de infraestructura escolar, entre otros. 

Cifras de la problemática del empleo joven:

Según datos del INDEC, casi dos de diez jóvenes están desempleados (19,3%), mientras que incide sobre el 7,4% de la población en general. Es decir: la tasa de desempleo en los jóvenes duplica a la de la población adulta en general y viene ampliándose desde 2004. La Argentina es el país con mayor desempleo juvenil de la región.

De acuerdo al trabajo elaborado por la Fundación SES (Sustentabilidad, Educación, Solidaridad) y el Centro de Estudios Atenea, sobre la base de estadísticas del INDEC del tercer trimestre de 2019; seis de cada diez jóvenes de entre 18 y 24 años carece de un empleo formal en la Argentina. En los centros urbanos, la tasa de desocupación juvenil casi triplica a la de los adultos (20,7% versus 7,30%). Apenas un 7% de adolescentes (16 y 17 años) se declaran activos en el mercado de trabajo, de los cuales un 20% se asume como “desocupado”. La desocupación de los jóvenes de hogares de ingresos bajos es tres veces mayor a la de los hogares con ingresos altos (31,2% vs 10,2%), según el trabajo.