Gracias a la colaboración en diversos sectores, los Juegos Olímpicos dejarán un legado de tecnologías de bajo carbono en Brasil y América Latina.

Los Juegos Olímpicos Rio 2016 van hacer historia dejando un legado de tecnologías de bajo carbono en Latinoamérica a partir del objetivo de mitigar 2 millones de toneladas de CO2 equivalente (CO2e).

El Comité Organizador de Rio 2016 y Dow, la Compañía Química Oficial de los Juegos Olímpicos y Socia Oficial de Carbono de Rio 2016, anunciaron que proyectan mitigar más de 2 millones de toneladas de gases de efecto invernadero (GEI) – verificadas por un consultor externo –  como consecuencia de los proyectos puestos en marcha, para cumplir con el compromiso de organizar un evento global con un mínimo impacto de carbono.

“La alianza de Dow con el Movimiento Olímpico nos permite usar la plataforma del deporte y de los Anillos Olímpicos para demostrar cómo nuestras tecnologías pueden fomentar la adopción de soluciones de bajo carbono”, opina Louis A. Vega, vicepresidente global para los Juegos Olímpicos y Soluciones en Deportes de Dow. “Los Juegos Olímpicos Rio 2016 nos han brindado una oportunidad única de iniciar un nuevo diálogo y colaborar con líderes de la industria dentro de la región, para introducir soluciones que beneficiarán a las próximas generaciones”.

A partir del éxito del programa “Futuro Sustentable”, que mitigó la huella de carbono directa del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014 antes de su apertura, Dow fue seleccionada como Socia Oficial de Carbono de Rio 2016 en septiembre de 2014 y desarrolló un conjunto de proyectos en las áreas de agricultura, industria e infraestructura que ya han entregado 100.000 toneladas en reducción de emisiones de GEI verificadas hasta la fecha. Estos proyectos continuarán generando beneficios climáticos durante el período de realización, que se extenderá hasta 2026.

“Garantizar Juegos con impacto mínimo de carbono es uno de los puntos clave de nuestra estrategia de sustentabilidad,” afirma Tania Braga, responsable de sustentabilidad y accesibilidad del Comité Organizador de Rio 2016. “Y, lo más importante, es que fuimos capaces de involucrar a industrias estratégicas de Brasil y América Latina para la adopción de formas de operar más sustentables. Las colaboraciones inspiradas por los Juegos Olímpicos y lideradas por nuestra aliada Dow, ya han creado un legado positivo en nuestra región”.

 Dejando un impacto duradero

Como Socia Oficial de Carbono de Rio 2016, Dow se comprometió a mitigar 500.000 toneladas de CO2 equivalente de emisiones de gases GEI verificadas externamente, para compensar la huella de carbono resultante de la organización y realización de los Juegos, con la ambición de mitigar también 1,5 millones de toneladas adicionales en beneficios climáticos para compensar emisiones asociadas, por ejemplo, de viajes de los espectadores.

Trabajando junto a Rio 2016, Dow diseñó un programa a medida para tratar las necesidades ambientales y tecnológicas de Brasil y América Latina, presentando soluciones y prácticas de bajo carbono en sectores clave de la economía. Mediante la migración de fuentes fósiles a energías renovables, la optimización de recursos en agricultura y ganadería y la generación de capacidad para una infraestructura con mayor eficiencia energética, la cartera de proyectos de Dow permite que las empresas hagan más con menos, aumenten la productividad y conserven la energía, llevando a cambios duraderos en el mercado.

Dow eligió a Environmental Resources Management (ERM) como consultora externa para realizar la validación de los proyectos según el Modelo de Soluciones Climáticas de Dow  y que, además, verificará las reducciones en emisiones de GEI para mitigar la huella propia y asociada de carbono de Rio 2016.

“Nuestra tarea consiste en conducir una auditoría independiente, validando la planificación de los proyectos, verificando las reducciones y haciendo proyecciones conservadoras de los impactos durante el período de realización,” explicó Braulio Pikman, socio Senior de ERM. “Nuestro proceso exhaustivo, que combina la auditoría de documentación del proyecto con la verificación de evidencias de implementaciones reales, determinó que se espera generar más de 2,2 millones de toneladas en beneficios climáticos para fines de 2026”.

 Para las futuras generaciones

Además de las metas de mitigación de carbono, Dow y Rio 2016 se comprometieron a alcanzar a medio millón de personas en Brasil, para crear conciencia sobre sustentabilidad y cambios climáticos. Dow involucró a actores clave de la industria de la construcción, a través de seminarios de eficiencia energética y también a la comunidad agropecuaria, invitándola a un diálogo sobre prácticas agrícolas más sustentables. Asimismo, Dow brinda soporte a la plataforma educativa Transforma de Rio para alcanzar a 7 millones de estudiantes.

Como principal socia corporativa de Transforma, Dow expandió la plataforma agregando nueve clases de ciencia a la currícula, que cubren conceptos de sustentabilidad, química, física y biología, a través de la mirada del deporte y de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Desde su implementación en 2013, Transforma se ha extendido a los 27 estados brasileros.

“Dow ha sido un ciudadano corporativo en Latinoamérica durante 60 años, aniversario que coincide con la realización en Brasil (nuestro primer país de la región) de los primeros Juegos Olímpicos de América del Sur. No se me ocurre una mejor manera de conmemorar nuestro legado que dejando preparado el escenario para los próximos 60 años con colaboraciones fuertes y gran crecimiento para los negocios,” afirma Fabián Gil, presidente de Dow Latinoamérica.

Para conocer más sobre el programa de mitigación de carbono de Dow para los Juegos Olímpicos Rio 2016, visite www.dow.com/carbonmitigation.