Como parte de su estrategia de sustentabilidad y con el propósito de realizar un uso cada vez más eficiente de los recursos naturales, San Miguel ha decidido incorporar fuentes de energía renovable a su matriz, reconvirtiendo así la provisión de energía eléctrica de su Complejo Industrial Famaillá en la provincia de Tucumán. Se trata de la unidad operativa más grande que tiene la compañía líder del hemisferio sur.

Desde Tucumán, San Miguel empaca anualmente 2.5 millones de cajas de fruta; a la vez que procesa hasta 300.000 toneladas de limón para elaborar jugo, pulpa, aceite y cáscara, derivados que se utilizan como insumos en la cadena de valor de más de 100 productos de consumo masivo.

El volumen de energía eléctrica de fuente renovable será adquirido en el Mercado a Término de Energía Renovable (“MATER”) y corresponde a 8.700 MWh anuales equivalentes al 40% del consumo eléctrico de la planta.

“De esta forma San Miguel estará duplicando con cinco años de anticipación el objetivo fijado por la Ley N° 27.191 de Energías Renovables que exige que para el 2025 el 20% de la demanda eléctrica sea abastecido con fuentes limpias producidas en Argentina”, destacó Paula Marincioni, Gerente Global de Ambiente, Seguridad y Salud de San Miguel.

Para lograrlo, la compañía lanzó un proceso de licitación a través de la plataforma Conecto Energía, el primer marketplace digital de energía de Argentina. El proveedor ganador de dicho proceso fue CP Renovables a través de su PE Los Olivos, con quien la compañía está suscribiendo un contrato de 10 años a partir de enero de 2020. “Estamos muy orgullosos de formar parte de este proyecto que representa un nuevo hito en la transformación de la matriz energética de nuestro país”, señaló Rubén Vázquez, Gerente de Energías Renovables de Central Puerto.

Así, San Miguel fortalece su compromiso con la reducción de la huella de carbono de sus productos y el desarrollo sustentable en sus operaciones; a la vez que contribuye con los desafíos de la agenda global propuestos por Naciones Unidas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible como la producción responsable, acciones por el cambio climático y la generación de energía limpia.