Este jueves 28 de julio, fue el Día del Sobregiro de la Tierra. La fecha es calculada cada año por la organización de investigación internacional y sin ánimo de lucro Global Footprint Network, y pone de manifiesto el impacto que la sociedad está ejerciendo sobre el planeta. Ese día fue cuando la humanidad consumió la totalidad de recursos naturales que los ecosistemas están en capacidad de recuperar en un periodo de un año, lo que significa que estamos utilizando lo equivalente a 1.75 Tierras.

Con el objetivo de colaborar con el medio ambiente, organizaciones como Global Footprint Network, junto a empresas del sector privado como Schneider Electric continúan formalizando alianzas con las cuales se buscan establecer mecanismos que permitan disminuir el impacto ambiental de las operaciones industriales.

“Como empresas nos encontramos frente al gran desafío de hacer mucho más con menos recursos. Un referente que nos impulsa a tomar medidas encaminadas a desarrollar, implementar y establecer procesos con los cuales se hace un mejor uso de los recursos y aprovechar favorablemente la energía. La buena noticia es que parte de la solución está en tecnologías digitales que ya están disponibles en el mercado. Estas se convierten en un eje que permite evolucionar a los negocios hacia modelos con un alto componente de sostenibilidad”, afirma Rafael Segrera, Presidente de América del Sur para Schneider Electric.

“Nuestro equipo de innovación e investigación continúa focalizándose en el desarrollo de más y nuevas soluciones que permitan mitigar las emisiones de carbono. Para esto, tomamos como base tecnologías de automatización industrial, gestión energética y electricidad renovable, entendiendo que son los ejes que nos permiten avanzar hacia la consolidación de arquitecturas que permiten alcanzar indicadores positivos de eficiencia energética”, completa Segrera.

Schneider Electric desarrolló una herramienta con un alto componente tecnológico denominado EcoStruxure. Una solución que aprovecha la eficacia y características del Internet Industrial de las cosas, y gracias al cual la empresa pudo generar un ahorro de 358 millones de toneladas métricas de CO2 en sus clientes desde 2018, una cantidad casi equivalente a lo que emitió el Reino Unido en 2020 (326.1 millones de toneladas métricas de CO2).

En Argentina, por ejemplo, Schneider implementó esta tecnología en el Centro Empresarial Libertador de la empresa RAGHSA. La implementación de EcoStruxure y su impacto en los beneficios para los ocupantes y en los costos de mantenimiento, hace posible optimizar los resultados financieros en aproximadamente un 10%. La solución permite la convergencia y la total integración entre los cuatro sistemas que gobiernan el edificio, BMS (Building Management System), EPMS (Energy and Power Management System), Sistemas de seguridad y CCTV.