En el marco de la reunión anual del Foro Económico Mundial que se celebra en Davos (Suiza) y en un contexto de aumento de los precios de la energía, crisis del suministro energético y aceleración del cambio climático, Schneider Electric realizó un llamado a gobiernos y empresas de todo el mundo para que aceleren sus acciones de sostenibilidad e incrementen sus inversiones en tecnologías que les ayuden a reducir sus emisiones de carbono y a reforzar su seguridad energética.
Las actuales crisis climática y energética no sólo interfieren de forma negativa en nuestro planeta sino que también tienen un impacto económico para cada vez más personas. Mientras los líderes empresariales y los responsables políticos se reúnen en Davos, debemos actuar en pos de nuestro propio interés a largo plazo” declaró Jean-Pascal Tricoire, Presidente y Consejero Delegado de Schneider Electric.
Con el 38% de las emisiones globales de CO2 procedentes del entorno construido, y otro 32% de la industria, los productos de software y servicios de Schneider Electric en las áreas de automatización industrial y gestión de la energía ayudan a las empresas, industrias, gestores de edificios y hogares a descarbonizar y digitalizar el uso de la energía.
Schneider Electric también ofrece información detallada sobre las tendencias y soluciones de descarbonización, a través de encuestas, investigaciones e informes detallados elaborados por el Instituto de Investigación sobre Sostenibilidad de Schneider Electric.
Una encuesta de Schneider Electric a más de 500 ejecutivos de alto nivel reveló que los compromisos y las inversiones de las empresas en sostenibilidad fue inferior al 2% de los ingresos previstos para los próximos tres años. Sin embargo, la mayoría señaló que la mejora de la automatización industrial y la modernización de la infraestructura eléctrica constituirán una parte fundamental de su plan de sostenibilidad para los próximos tres años.
La adquisición de energías renovables es una de las principales iniciativas que se persiguen desde el punto de vista de la oferta, mientras que la electrificación -una medida clave desde el punto de vista de la demanda- ocupa un lugar secundario entre las prioridades de sostenibilidad de las organizaciones.
Según otro informe de Schneider Electric sobre el potencial de electrificación de la UE, centrarse en sectores en los que la electrificación es factible y atractiva podría elevar la cuota de la electricidad en una combinación energética de alrededor del 20% al 50%. Así, la cuota del gas natural y petróleo se reduciría en torno al 50%, contribuyendo significativamente a mejorar la seguridad energética.
La actual crisis energética europea se produce tras décadas de energía segura, disponible de forma fiable y con precios relativamente estables. Muchos están experimentando por primera vez suministros de energía impredecibles y precios inasequibles, lo que demuestra un fracaso tanto de la preparación para la seguridad energética a largo plazo, como de la aplicación de los planes de descarbonización, lo que subraya la importancia de reevaluar toda la ecuación energética, desde el lado de la oferta (transición energética) hasta el de la demanda (eficiencia energética).