La Cooperativa de Productores de Tacaná está conformada por pequeños cafiticultores de 21 comunidades ubicadas en las faldas del volcán Tacaná, en el límite entre Guatemala y México. El poco conocimiento de técnicas para optimizar los cultivos, las inclemencias del clima y las trabas comerciales que les imponían los intermediarios hicieron que su negocio entrara en crisis, aumentando los niveles de pobreza y migración de la zona.

Cuando el equipo de Toks conoció la alta calidad e inconfundible sabor de este café de altura, producido además en una Reserva Natural de la Biósfera, no dudó en formar una alianza. El camino no fue fácil, debido a la cantidad de intermediarios y a los intereses que el mundo del café tiene para distintas empresas transnacionales. Sin embargo, el diálogo, el aprendizaje constante y el impulso para mejorar la calidad de vida de productores hicieron de esta alianza una apuesta sustentable no sólo para los cafiticultores, sino también para la naturaleza.

Luego de asociarse con Toks, la cooperativa comenzó a producir más de 100 toneladas para la cadena de restaurantes, pero el impacto fue mucho mayor. También reciben asistencia médica especializada para distintas enfermedades, han podido exportar su producto al extranjero, han recibido capacitación para optimizar sus procesos y han aprendido técnicas de agricultura sustentable para disminuir el impacto medioambiental y darle un respiro a la tierra del Tacaná.

Toda esta experiencia, este viaje, ha sido relatado por Gustavo Pérez en el libro -editado por Proyecto M2050- “Tacaná: Historia de un proyecto de café socialmente responsable en Chiapas, México”, que fue presentado este 07 de octubre en la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, Caniem, con la participación de Irma Gutiérrez, Directora General de la Editorial Proyecto M2050, José Verdugo Méndez, Coordinador del proyecto productivo de café en Chiapas del Grupo Toks y Carlos Vargas, Prologista de la obra e Instructor de Finanzas Sustentable e Inversiones en la Escuela de Extensión y la Escuela de Verano de la Universidad de Harvard.