Se realizó en la ciudad de Punta Arenas, Chile, organizado por la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP), en conjunto con el Centro Bahía Lomas de la Universidad Santo Tomás.

La actividad fue parte del trabajo preventivo que ENAP viene realizando en el sitio RAMSAR Bahía Lomas (Tierra del Fuego, Región de Magallanes y Antártida Chilena), impulsando iniciativas que fomentan, junto a las comunidades, acciones de cuidado, protección y conservación de este sitio. Este año el trabajo se ha potenciado a través de la elaboración de un Plan de Rescate de Aves.

Durante dos jornadas, los expertos Sergio Rodríguez Heredia, Jefe del Centro Provincial de Rescate y Rehabilitación de Fauna Marina de la Fundación Mundo Marino, Valeria Ruoppolo miembro de International Fundfor Animal Welfare (IFAW), de Brasil; y Olivia Blank, miembro del Centro de Rehabilitación de Aves de Leñadura, de Chile, brindaron herramientas para desenvolverse en caso de que las aves marinas puedan verse afectadas por algún evento no deseado.

Cerca de 30 representantes de servicios públicos de Magallanes y trabajadores de las diversas filiales de ENAP, recibieron valiosa información sobre el plan de rescate, los centros de asistencia, el manejo de fauna marina contaminada y los protocolos veterinarios.

En nuestro país, la Fundación Mundo Marino viene trabajando intensamente en este aspecto. Además de elaborar, junto a la Fundación Patagonia Natural, un protocolo de procedimientos ante un derrame de petróleo, ha publicado una guía para el manejo y cuidado de aves empetroladas.

Fundación Mundo Marino valora la utilidad de capacitaciones como la llevada a cabo en Punta Arenas, y sería necesario que se repliquen en nuestro país para proteger a la gran cantidad de colonias de aves marinas que pueblan las costas patagónicas, así como también a los humedales como la Bahía Samborombón, ante cualquier eventualidad que ponga en riesgo su existencia.

La creciente explotación de recursos naturales requiere una especial atención en relación a nuestros ecosistemas. Iniciativas de este tipo son cada vez más necesarias en vista del desarrollo tecnológico y la necesidad de conservar la biodiversidad.