Decoración, ambientes, colores, texturas, obras, arquitectura, patrimonio nacional y cultural, tonos, tendencias, arte, fabricación, estándares, compromiso, cuidado, trabajo, logística federal y expansión son palabras que se escuchan y leen a diario en Tersuave en cada una de sus sedes.

La compañía fundada en 1959 en la ciudad de Argüello, Córdoba, tomó, desde sus inicios, la decisión correcta de expandirse con una visión federal para contar hoy con seis centros de distribución y dos plantas de fabricación que abastecen a todo el país. Actualmente se producen 100.000 litros de pintura por día en promedio; incluso en ocasiones esa cifra trepa hasta los 137.000 litros por turno.

“Desde nuestra casa central en Córdoba podemos estar verdaderamente cerca de la red de clientes y consumidores, cumpliendo sus expectativas y atendiendo necesidades puntuales. Tersuave se diferencia por priorizar el servicio de distribución, siendo la única marca que puede distribuir en menos 72 horas a cualquier punto del país”, explica Felipe Torre, Director de Tersuave y tercera generación fundadora.

La empresa siempre ha trabajado, a lo largo de estos 60 años con el objetivo de crecer, satisfaciendo las diversas necesidades del mercado con una amplia familia de productos, desarrollados con los más altos estándares de calidad y a la vanguardia de las nuevas tecnologías. Asimismo, han sido clave los servicios pre y post venta con la máxima atención posible, así como atendiendo las necesidades de los clientes a través de sus centros de distribución, ubicados estratégicamente a lo largo del territorio nacional.

“Creo que tenemos coherencia y transparencia en nuestras políticas comerciales, lo que nos ha permitido un reconocimiento importante. Otro motivo es la generación de relaciones personalizadas y duraderas en el tiempo con nuestros clientes y comunidades donde estamos presentes con nuestras operaciones. Políticas que se mantienen y enriquecen con la tercera generación”.