Todos los años Tetra Pak® presenta un informe anual centrado en proporcionar información sobre las tendencias y oportunidades globales que configuran el futuro de la industria de alimentación y bebidas.

El estudio de investigación global de este año, realizado en colaboración con Ipsos, aborda la convergencia actual entre la salud y el medio ambiente y desarrolla un modelo de segmentación basado en las preferencias, actitudes y comportamientos de los consumidores. Medio ambiente y salud son dos aspectos que, históricamente, fueron considerados como áreas separadas pero que cada vez son más convergentes. 

En la actualidad, dos tercios de los consumidores a nivel mundial consideran que estamos llegando a un punto de inflexión medioambiental, viéndose a sí mismos como responsables directos del mundo que los rodea y de su propia salud. Con los problemas medioambientales cada vez más evidentes en la vida diaria, su preocupación sobre el impacto de éstos en su salud también está creciendo. Concretamente, casi el 60% de los consumidores cree que su salud y bienestar están fuertemente afectados por los problemas medioambientales existentes.

En este contexto, la industria de alimentación y bebidas es una de las únicas capaces de conectar a los individuos con el medio ambiente a nivel personal, al hablar también de salud. Por eso, las marcas tienen la oportunidad de impulsar el cambio a través de la forma en la que se comunican con los consumidores acerca de estos temas, para cumplir con esta necesidad urgente y contribuir al crecimiento.

A través del Index 2019, Tetra Pak diferencia seis nuevos segmentos de consumidores, cada uno con sus propias actitudes en torno a la salud y el medio ambiente: Embajadores Activos, Amigos del Planeta, Conscientes de la Salud, Seguidores, Rezagados y Escépticos. Cada grupo presenta oportunidades claras para los diferentes productos y ayuda a definir mensajes específicos para las marcas del sector de alimentación y bebidas, abordando ambos temas.

No obstante, si bien esta convergencia entre salud personal y salud del planeta está experimentado un crecimiento general a nivel mundial, su nivel de madurez varía en función del país. A nivel global, el informe muestra que un 31% de los consumidores pertenecen al segmento de los Seguidores. Personas lo suficientemente comprometidas con la salud y con el medio ambiente como para sentirse culpables por los problemas que atañen a estos ámbitos, pero poco dispuestos a cambiar su comportamiento o probar cosas nuevas.

Por su parte, un 14% de los consumidores pertenecen al segmento Amigos del Planeta, dispuestos a tomar medidas sobre el medio ambiente y con un alto compromiso con los aspectos relacionados con la salud, aunque poco propensos a desafiar los límites. Mientras que el 18% de los consumidores no tienen conocimiento ni interés por los diferentes aspectos relativos a la salud y al medio ambiente: Rezagados.

Una de las conclusiones más interesantes de este estudio, es que los consumidores se reconocen como responsables de su propia salud y de la salud del planeta. Hoy día, la gente es más consciente de que tanto lo que comemos como lo que bebemos pueden impactar negativamente tanto en su bienestar como en el del planeta. Muchos quieren cambiar sus hábitos a la hora de consumir, pero muchas veces los costos, la falta de conocimiento o la falta de disponibilidad son las principales barreras resaltadas que reconocen.

Hay un gran desafío para las marcas que es la de ayudar a los consumidores a poder superar esas barreras y satisfacer su creciente necesidad de adoptar hábitos saludables y ecológicos. Sin dudas, las marcas más exitosas de ahora en adelante serán las que puedan demostrar propósito y una contribución positiva a la sociedad más allá de sus productos y servicios. El desafío es grande, porque la investigación revela que hay una brecha de confianza cuando se trata de salud y medio ambiente respecto a las marcas, pero no es imposible, y creemos que el camino es por allí.