Buscando concientizar sobre la actualidad del medio ambiente y puntualmente pensando en la reducción del desperdicio y pérdida de alimentos, más de 60 expertos de todo el mundo en representación de empresas, sector público y ONGs, estuvieron en la Casina Pío IV del Vaticano para formar parte de una Conferencia Internacional de primer nivel. Allí se presentó la startup argentina Winim, cuyo fundador, Santiago Guglielmetti, dio una disertación como especialista en la temática.

Este evento tuvo dos objetivos primordiales, que fueron, por un lado, reducir la cantidad de alimentos nutritivos que se pierden en los procesos de producción, procesamiento y distribución; y por el otro superar la “cultura del usar y tirar”, tal como lo catalogó el Papa Francisco hace un tiempo. Por ello, la Academia Pontificia de Ciencias abordó en este encuentro realizado en la ciudad del Vaticano, el desafío de la pérdida y el desperdicio de comida que afecta al medio ambiente y a la comunidad. Las acciones puntuales para lograr algo sustentable ya están implementadas en muchos países, pero hasta el momento no logran un impacto global suficiente.

Winim es una app que con la tecnología como principal aliada hace una contribución medible al medio ambiente para controlar el desperdicio de alimentos. Ofrece una herramienta a los comercios gastronómicos para que puedan vender el excedente de comida a menor precio. De esta manera, se benefician sus usuarios consiguiendo comida de calidad con importantes descuentos, los locales por tener la posibilidad de vender más y el mundo en general. “Para nosotros fue un verdadero orgullo formar parte de esta Conferencia en la que pudimos hablar y aprender de los mayores expertos del mundo en este rubro. Esto no permitió pensar cómo podíamos aplicar nuevas ideas en nuestra batalla contra el Desperdicio en la Argentina y la región. Somos una startup con menos de un año de existencia y nuestro modelo de negocio es ayudar a los comercios a vender el excedente de comida, en pos de hacer un aporte al medio ambiente”, aseguró Santiago Guglielmetti, Co-Fundador de Winim Argentina, empresa que además trabaja a diario con ONGs especializadas para combatir este problema. Otro representante nacional fue Santiago del Solar, Jefe de Gabinete de la Secretaría de Agroindustria.

Un dato no menor es que en nuestro país se tiran 16 millones de toneladas en perfecto estado por año, lo cual implicaría uno de cada tres platos de comida. Asimismo, según el Ministerio de Agroindustria, ese desperdicio representa casi el 13% de la producción total nacional.

Para finalizar, es importante destacar que los Objetivos de Desarrollo Sostenible plantean para 2030 la reducción a la mitad del desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores, así como también la reducción de las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro. En la actualidad, la perdida de alimentos a nivel mundial se estima en casi un 14%, lo que equivale a unos 400 millones de dólares, asegura la FAO.