Unilever continúa avanzando en sus compromisos para reducir los residuos plásticos; tal es así, que en el último año aumentó significativamente el uso de plástico reciclado. La compañía se convirtió en 2019 en la primera empresa de consumo masivo en comprometerse a una reducción absoluta del plástico en todo su portafolio. Para el año 2025, confirmó que reducirá a la mitad el uso plástico virgen, eliminando más de 100 mil toneladas de plástico y acelerando el uso de plástico reciclado. Un año más tarde, comparte una actualización sobre su progreso:

  • Aumentó el uso de plásticos reciclados posconsumo (PCR) a alrededor de 75 mil toneladas, más del 10% de la huella de plásticos de Unilever. Esto representa un aumento significativo desde 2019 y es un firme avance hacia el objetivo de utilizar, como mínimo, un 25% de PCR para el año 2025. Asimismo, Unilever tiene previsto duplicar el uso de PCR en los próximos 12 meses.
  • Presentó innovaciones que apuntan a reducir el uso absoluto de plástico, como los nuevos recipientes para helados de papel reciclable que permitirán evitar el uso de unas 4.500 toneladas de plástico.
  • Continuó probando, aprendiendo y perfeccionando nuevos modelos de negocios para los envases recargables y reutilizables. Además, estableció equipos dedicados a acelerar el trabajo en este ámbito. En la actualidad, Unilever comparte sus aprendizajes sobre modelos de recarga y reutilización.
  • Desarrolló planes específicos para cada país, con el objetivo de recolectar y procesar más envases plásticos de los que vende.

Alan Jope, CEO de Unilever, afirmó: “Los modelos de negocio y la cultura de lo descartable siguen dominando nuestras vidas y dañando el planeta. A pesar de las difíciles circunstancias, no debemos darle la espalda a la contaminación por plástico. Para nosotros y para el resto de la industria, es fundamental mantener el rumbo, reducir la cantidad de plástico que utilizamos y hacer una rápida transición hacia una economía circular.”

Repensar los envases plásticos

Unilever continúa explorando nuevas formas de elaborar productos en el marco de su iniciativa Menos Plástico, Mejor Plástico y Sin Plástico.

  • A través de los proyectos para utilizar “menos plástico”, Unilever ha desarrollado el primer jabón líquido con tecnología diluible en la región para sus marcas Skip, Ala, Omo, Nevex y Drive que permitió una reducción del 75% de plástico versus la versión regular y está hecha con un 50% de plástico reciclado. Luego de su presentación en Brasil en 2019, ha tenido un gran éxito logrando que el 30% de los consumidores brasileños que utilizaban el formato de 3 litros de OMO optaran por esta nueva alternativa. Este formato ya se encuentra en Argentina, Uruguay, Chile y Brasil. En Centroamérica, se busca minimizar el impacto ambiental con el lanzamiento del nuevo empaque de Rinso Natural, que está hecho con un 30% de plástico reciclado y reciclable en su estructura. Además, su fórmula cuenta con ingredientes biodegradables libres de fosfatos.
  • Dentro de los proyectos para hacer uso de “mejor plástico” la compañía desarrolló a través de una de sus marcas de belleza – Love, Beauty & Planet – presente en Chile, Uruguay y Brasil, una botella hecha con plástico 100% reciclado y 100% reciclable. Por otro lado, en Argentina, Cif lanzó el primer detergente 100% de plástico reciclado y reciclable. En Ecuador, el detergente líquido DEJA está hecho en una botella 100% PCR. Otros ejemplos son los implementados en México: Hellmann’s migró a envases de PET 100% reciclado grado alimenticio, reduciendo 2.400 toneladas de PET virgen al año; Dove utiliza botellas de shampoos y cremas para peinar de plástico 100 % reciclado; y eGo cambió sus tarros de gel a versiones 100% recicladas, consiguiendo una reducción anual de más de 2.000 toneladas de resina virgen.
  • En el marco de las iniciativas “sin plástico”, la marca Fruco relanzó en Colombia su salsa de tomate en botella de vidrio con el objetivo de incentivar el uso de un envase 100% reciclable y amigable con el planeta. Además, en Chile, Unilever se asoció con Algramo para presentar un sistema expendedor inteligente que funciona mediante una aplicación, el cual tuvo mucho éxito durante el aislamiento gracias a su sistema de distribución en triciclo, en Santiago. En paralelo, en México, Sedal implementó las primeras estaciones de rellenado de botellas de aluminio en tiendas de autoservicio, reduciendo un estimado de 60 mil botellas de plástico al año.

Además, Unilever continúa trabajando en conjunto con otros socios para ayudar a recolectar y procesar más envases de los que venden con programas en varios países, incluyendo Brasil, India, Indonesia, Filipinas, Rusia, Sudáfrica, Tailandia, Reino Unido y Estados Unidos. Las actividades incluyen asociaciones e inversiones directas relacionadas con la recolección y el procesamiento de residuos, el desarrollo de capacidades mediante la compra de plásticos reciclados y el apoyo de programas vinculados con la responsabilidad extendida de los productores, a través de los cuales Unilever paga directamente por la recolección de sus envases.

Como parte de reportar los avances, Unilever comparte sus aprendizajes sobre los modelos de recarga y reutilización. La compañía ha tenido éxito con la recarga para el hogar de innovaciones concentradas de OMO y Cif.

En los 12 meses posteriores a su lanzamiento en el Reino Unido, las recargas ecológicas de Cif han evitado la generación de 171 toneladas de plástico y han empoderado a cientos de miles de consumidores para que reutilicen sus botellas pulverizadoras en lugar de comprar nuevas.

Unilever continúa experimentando en el área de recarga en tiendas, incluso en este contexto de COVID-19, y tiene planeados más proyectos piloto a nivel mundial. Este mes en el Reino Unido, Unilever presentó su proyecto piloto de recarga en tiendas más grande de Europa, a través de algunas de sus marcas de té, lavado de ropa y cuidado personal.

A partir de sus aprendizajes, Unilever propicia la implementación de sistemas sencillos que minimicen las barreras de entrada, que ofrezcan un beneficio adicional y que limiten los cambios de comportamiento de los consumidores. Con el objetivo de acelerar la transición hacia una economía circular y reducir aún más el uso de plástico virgen, Unilever ha formado equipos dedicados a analizar cómo llevar a escala estos nuevos modelos de negocios.