En los últimos días la Fundación Vida Silvestre Argentina, en el marco de la sexta edición del MAFICI – Festival Internacional de Cine de Puerto Madryn, llevó a cabo una limpieza de playa en la ciudad costera de Chubut. Se levantaron 6250 residuos. El más común fueron las colillas de cigarrillos que representaron el 60% del total.

La actividad contó con la participación de unos 60 voluntarios de todas las edades, que, con la coordinación del equipo de Vida Silvestre, recolectaron y censaron los residuos en 150 metros de playa. En total, se extrajeron 24 kg. de basura, de los cuales el 90% fueron residuos plásticos. El residuo más común encontrado en las playas de Puerto Madryn son las colillas de cigarrillo: de 6250 piezas recolectadas, 3716 fueron colillas, el 60% del total. Cada colilla de cigarrillo contamina, al menos, 10 litros de agua. Además, se registraron varias piezas de pequeños residuos plásticos.

El dato de que el plástico es el principal residuo encontrado en las costas de nuestro país no es nuevo. Hace ya 4 años, en conjunto con diferentes ONG de las principales ciudades costeras de la Provincia de Buenos Aires, Fundación Vida Silvestre Argentina realiza anualmente los Censos de Basura Costera para poder registrar la situación en las playas, identificar qué tipo y qué cantidad de residuos afectan las costas y buscar soluciones. Los resultados recopilados durante el Censo de Basura Costera 2018 arrojaron los siguientes datos: de los 46.673 residuos no orgánicos encontrados el 82% correspondió a residuos plásticos. Dentro de este 82%, los principales residuos detectados fueron: bolsas plásticas, colillas de cigarrillos, restos plásticos, restos de nylon, tapitas y botellas plásticas, entre otros.

A diferencia de los resultados del Censo, en la limpieza en Puerto Madryn las bolsas de plástico de un sólo uso de tipo camiseta no aparecieron en tanta magnitud. Esto tiene una explicación: una ordenanza pública prohíbe que los grandes comercios entreguen bolsas de plásticos en la Ciudad de Puerto Madryn, lo que sienta un precedente interesante para replicar en otros municipios costeros.

Al inicio y el cierre de la actividad, el equipo de Vida Silvestre ofreció una charla para reflexionar sobre la importancia de la concientización ambiental y los plásticos de un solo uso. Recientemente, un estudio impulsado por WWF (Organización Mundial de Conservación, a la que Vida Silvestre está asociada en la Argentina), arrojó que cada persona ingiere pasivamente unos 5 gramos de plástico cada semana, el equivalente a una tarjeta de crédito.

“Las jornadas de Limpieza y Censo de Basura en playas nos permiten, además de concientizar a los participantes sobre la importancia de una correcta disposición final de sus residuos, conocer cuál es la composición de esta basura que llega a las costas, e identificar de qué manera es posible implementar mejoras y soluciones. La solución a este problema debe abordarse desde distintos aspectos. Cuidar nuestro ambiente a través de la disminución del consumo excesivo de plásticos, aplicar una correcta disposición de los residuos e incluir acciones de reutilización y reciclado de materiales son pasos cruciales hacia una mejora de esta problemática. Regular el uso de los productos descartables plásticos como sorbetes, bolsas, entre otros, sancionar una ley de envases que incluya la responsabilidad extendida al productor y promover una correcta separación de la basura en origen que permita recuperar los plásticos para que puedan formar nueva materia prima, son acciones que el Estado debe encarar para realizar cambios verdaderos”, señaló Martín Font, Director de Comunicación y Educación Ambiental de Fundación Vida Silvestre Argentina.

Vida Silvestre participó además del MAFICI con la sección “A cuidar nuestro mundo” en el que estudiantes de primaria y secundaria de todo el país enviaron cortos audiovisuales de un minuto con temática ambiental.