Bain & Company presenta estrategias y enfoques para mejorar los índices de ESG

412

La sostenibilidad presenta una serie de oportunidades y riesgos para los inversores. Como asesor líder en consultoría, Bain & Company proporciona diversos enfoques para lograr un rendimiento sostenible que apunte a mejorar los índices ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) de sus clientes.

Generalmente, Bain define una hoja de ruta con múltiples horizontes hacia la sostenibilidad, comenzando con acciones de ganancia rápida que permitan posicionar al cliente en una clasificación promedio a través de acciones focalizadas que incluyen políticas, divulgación y fortalecimiento de procesos. Luego, se persigue un alineamiento con las mejores prácticas y tendencias para lograr ingresar en los índices clave de ESG. Finalmente, se construye un posicionamiento distintivo centrándose en los valores de mayor interés para las partes implicadas y en capturar oportunidades derivadas del posicionamiento de la compañía en el mercado.

Para lograr estos objetivos, la consultora implementa un enfoque de 4 pasos para optimizar las calificaciones ESG de cada compañía. Estos son: priorizar la calificación, el análisis de las brechas existentes, la implementación de acciones de ganancia rápida y la relación con las agencias de calificación.

El primer paso es definir un panel de referencia con los actores que están liderando en esta materia para identificar las prácticas que están implementando. Al mismo tiempo, se analizan las tendencias actuales y emergentes de los mercados, como el aumento de la conciencia ambiental, nuevas tecnologías y nuevos principios de gestión, para desarrollar la visión de futuro de la sostenibilidad.

Al mismo tiempo, se realiza una evaluación comparativa de las agencias de calificación ESG relevantes en base a la adopción del sector y a la alineación con la estrategia y los objetivos internos del cliente. La jerarquización de los rankings ESG es un factor clave de éxito para mejorar las calificaciones y debe conducir a la adopción de un enfoque proactivo sólo para aquellos que son definidos como los más relevantes para cada compañía.

El segundo paso está centrado en la evaluación de la divulgación de ESG actual en comparación con las mejores prácticas establecidas, un paso clave para comprender el posicionamiento de una empresa frente a las prácticas recomendadas. Asimismo, para impulsar un cambio rápido, Bain desarrolla un análisis integral de estas brechas en todas las dimensiones de ESG basándose en la experiencia práctica con las principales agencias de clasificación. Así, a partir de este análisis, se define un plan de 6 meses de mejora táctica y acciones estratégicas adicionales.

El tercer paso está destinado a las acciones de ganancia rápida, es decir, la implementación de acciones que tienen un alto impacto en las calificaciones ESG y que requieren un esfuerzo e inversiones limitados, incluido el desarrollo de métricas relevantes, políticas de ESG y divulgaciones adicionales. Además, Bain aprovecha un enfoque cuantitativo para simular los resultados sobre la calificación respecto a cada iniciativa implementada.

Finalmente, el último paso está enfocado en desarrollar una narrativa efectiva en torno a las iniciativas de la empresa: representar de manera efectiva los resultados de ESG es un factor clave de éxito para optimizar las calificaciones. Además, Bain desarrolla un panel de monitoreo de ESG con KPIs para estructurar la información requerida por las agencias de calificación y para rastrear el desempeño en ESG de cada cliente.