The Positive Cup, el programa de reciclaje de Nespresso

233

Luciana Penedo, Brand Manager de Nespresso, conversó con presente acerca de la importancia que le da la compañía al reciclaje y sustentabilidad a través de su programa The Positive Cup.

¿Cuándo comenzó Nespresso con su política de sustentabilidad en Argentina?

El reciclado en Argentina comenzó en el 2013. Empezó de una forma muy pequeña, con una prueba piloto en un determinado lugar. Fue creciendo a lo largo de los años donde fue tomando cada vez más relevancia y mayor importancia en cuanto a las acciones que íbamos haciendo.

Hace dos años que trabajamos con Fundación Huerta Niño que es nuestro pilar fundamental en la segunda vida sobre todo del café y a través de un programa completo que incluye todo lo que son los puntos de reciclaje, la separación de cápsulas y su posterior tratamiento. Ya logramos un 24% de cápsulas recicladas, que realmente es un número bastante importante si nosotros consideramos lo que es el reciclaje global que ronda un 30%.

¿En qué consiste el Programa de Reciclado de Nespresso?

El Programa de Reciclado de Nespresso se inserta dentro de lo que es la política de sustentabilidad de la compañía. Nespresso viene trabajando en sustentabilidad a través de un programa llamado The Positive Cup. Lo que apela es que cada taza que nosotros consumimos tiene un impacto positivo en la sociedad que estamos inmersos y al medio ambiente. Esto implica que Nespresso tiene un montón de política sustentable.

En The Positive Cup lo más importante es el aluminio. Es un elemento infinitamente reciclable, lo que nos permite una segunda vida. Además, el aluminio es el material que mejor conserva nuestros aromas y nuestro producto, el café. Apelamos a que nuestros consumidores tengan un consumo responsable de nuestro café y les solicitamos que esas cápsulas, una vez usadas, sean devueltas a nuestros puntos de reciclaje. Tenemos más de 110 en todo el país.

¿Cómo miden los resultados y cuáles son hasta el momento?

Los resultados y la forma de mediciones es a través de nuestra taza de reciclaje, que fue creciendo a lo largo de los años y fue potenciando porque mismo el programa fue evolucionando, se fueron agregando procesos y profesionalizando. Fuimos incorporando socios que realmente eran importantes, no por nada tenemos a GEA, una empresa especializada en transporte que es una empresa B para simplificar esos transportes y generar un impacto positivo a través de esa recolección. También trabajamos con una empresa que se encarga del tratamiento del residuo y, por último, nos asociamos con la fundación que busca apelar con algo más social.

Se toma un porcentaje y ese cálculo se hace mensual y un índice anual. Buscamos que, año a año, ese índice vaya creciendo.

¿Qué proyectos tienen para lo que resta del año?

Un poco la situación y el contexto del país nos llevó a replantear todo lo que era nuestra comunicación y nuestro Programa de reciclado en varios aspectos. Primero porque tenemos nuestras boutiques y pop ups cerrados, con lo cual todo lo que es entrega a domicilio cobra mayor importancia. Nuestro delivery o medios de transporte son los que recolectan las cápsulas, con lo cual el impacto está siendo afectado este año.