Ledesma: innovación para el desarrollo sostenible

276

Ignacio Duelo, Gerente Departamental de Comunicación Institucional de Ledesma, conversó con PRESENTE acerca del papel preponderante que la sustentabilidad y la innovación tienen dentro de la compañía con proyectos como Ledesma NAT. También, destacó las acciones realizadas frente al Covid-19 en apoyo al sistema y la logística de vacunación, y celebró el desarrollo del primer reporte de RSE integral de la empresa.  

¿Qué lugar ocupa la sustentabilidad en Ledesma? 

La sustentabilidad de Ledesma es un eje fundamental de todas las actividades que realiza. Está siempre en la mesa de decisiones como un ingrediente más. Y le da el marco de forma que condiciona todas las decisiones que toma la empresa no sólo en vida cotidiana, sino en sus inversiones a largo plazo. De hecho, un gran ejemplo de eso es un proyecto que ya cumplió 10 años, y por el cual decidió preservar casi 100 mil hectáreas de bosques nativos en Jujuy. Suele hablarse a veces de la política ambiental o del medio ambiente, como algo que uno hace porque está bien hacerlo. Pero, además, la realidad es que las empresas necesitan de ese entorno natural y las comunidades también. Entonces, es como un circulo que tiene tres puntas que son la comunidad, la empresa y el ambiente. Ledesma ahora ha formulado una política de sostenibilidad que tiene cinco ejes, y tres de los cuales pertenecen a la política ambiental y la protección del medio ambiente, la sostenibilidad sobre la comunidad, la competitividad económica, la seguridad y el bienestar de las personas, y en quinto lugar la innovación. Es todo un circulo y alrededor de eso Ledesma ha formulado una política que es trasversal a toda la compañía. Las distintas áreas, gerencias y los negocios de la compañía van tomando decisiones siempre cerca de esta política de la sostenibilidad como marco.    

¿Qué lugar ocupa la innovación en Ledesma? 

Ledesma es una empresa que tiene más de 100 años. Siempre en Jujuy y siempre en manos de accionistas argentinos. La innovación es una de las características de la empresa y es una de las causas de que la empresa tuviera una vida tan larga y tan progresista. Un ejemplo de esto es cuando Ledesma decidió fabricar papel con caña de azúcar. Era algo absolutamente innovador. Casi una aventura porque se hicieron muchos estudios sobre la rentabilidad, el retorno de la inversión y demás. Y de hecho fue un proyecto que tardó muchos años en dar una rentabilidad a la compañía, sin embargo, Ledesma insistió con eso. Luego esto perduró, progresó y es lo que hoy es el negocio de papel. En el sector papelero de la Argentina somos un actor fundamental. Es uno de los cuatro países del mundo que produce papel con fibra de caña de azúcar. Hubo muchas críticas porque la materia prima que utilizaba parecía que no era renovable, entonces frente a eso la empresa se encontró con una ventaja competitiva. Es decir, fabricar papel con una materia prima que crece todos los años. Es un cultivo que tiene 40 mil hectáreas en Jujuy. A eso, Ledesma le agregó una nueva línea de productos que es Ledesma NAT que es un papel 100% fabricado con caña de azúcar sin ningún producto químico de blanqueo y sin ninguna fibra maderera. Porque hasta ahora el papel tenía una pequeña fibra de madera, porque la fibra larga era complementaria con la fibra de caña que es más corta. A través de la innovación, logramos sacar este producto al mercado y está teniendo muy buena recepción, también, en mercados de exportación porque hay consumidores que están ávidos de conseguir productos que sean cada vez más favorables a la sustentabilidad. Esto es solamente un ejemplo. La compañía tiene una dirección de innovación, energía y medio ambiente, porque entendemos que las tres cosas están muy entrelazadas. Esta ha formulado toda una política de innovación y diferentes programas para promover la innovación y la cultura dentro de la empresa. 

¿Qué programas de RSE destacarías? 

Por ejemplo, un programa que se llama Integrar basado en la “cosecha” de ideas dentro de todos los colaboradores. Aproximadamente, hay 7 mil trabajadores en toda la Argentina de los cuales más de 6 mil están en Jujuy. Entonces, al hacer eso lo que busca, además de generar una cultura de la innovación, es aprovechar esa materia gris que muchas veces está dentro de las organizaciones y que quizás no es del todo aprovechada porque cada colaborador se dedica a un tema particular. Pero quizás ese mismo colaborador puede generar ideas y buenas implementaciones para otros proyectos. Así que bueno, eso es trabajo en equipo, trabajo trasversal, y eso está liderado por está dirección de innovación que te mencionaba antes. Eso es un proyecto. Tenemos otros que también giran en torno a la innovación y que atraviesan los diferentes negocios y las diferentes áreas de la compañía.    

¿Cómo surgió la idea de desarrollar un reporte de RSE integral? 

Ledesma por primera vez lanzó un reporte integrado que incluye su informe de sostenibilidad con la memoria y balance anual de la empresa. El ejercicio de la empresa cierra cada 31 de mayo de cada año. Ahora están los dos en un sólo documento. El informe de sustentabilidad y la memoria de balance, lo cual es un mensaje en sí mismo porque digamos que refuerza el concepto de que la sostenibilidad está siempre en la mesa de decisiones de la compañía y es lo que condiciona todas las decisiones de inversiones. Ahí, uno de los temas que informamos fue que Ledesma en los últimos años, desde que empezó a medir su emisión de gases de efecto invernadero, hasta ahora logró reducir esa emisión en un 18%. Esto fue posible en gran parte por un proyecto específico que tiene ya varios años, que se llama proyecto Biomasa, y que es el que ha generado que Ledesma haya logrado que la mitad de la energía que usa en sus procesos productivos provenga de fuentes renovables. Y dentro de esas fuentes renovables hay una fundamental dentro de toda la matriz que es el residuo vegetal que queda en el campo después de la cosecha de caña de azúcar. En el campo queda toda una alfombra de caña, que es muy aprovechable en términos de generar energía. Entonces, la mitad de esa “alfombra” que queda en el campo se deja ahí porque sirve como un colchón de humedad para proteger el suelo, los cultivos y las plantaciones. Y la otra mitad se levanta, se pica y se lleva a una caldera especial para con eso generar vapor y energía. Con eso Ledesma generó que la mitad de la energía que utiliza en sus procesos productivos sea renovable. Con eso se produce un descenso muy considerable en la emisión de gases de efecto invernadero. 

De cara al futuro estamos haciendo una serie de talleres con cada área, dirección y negocio de la compañía para fijar una nueva meta de reducción de gases de efecto invernadero para el 2030. Es un proceso donde cada sector estudia sus procesos, sus proyectos y ven con qué medidas pueden seguir reduciendo esa emisión de gases de efecto invernadero. Tenemos el plan agrícola que está muy conectado con la innovación que va a durar unos cinco años, donde la empresa entre otras cosas, utiliza información satelital para manejar de mejor manera el riesgo de sus suelos. Hicimos un convenio con la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE). Con esa información Ledesma va siendo cada vez más eficiente el uso del agua, de los suelos, y todo eso genera una continuidad en la reducción de los gases de efecto invernadero.  

¿De qué forma apoyaron la campaña de vacunación contra el COVID-19? 

En enero, cuando llegaron las primeras dosis que trajo el gobierno nacional, las distribuyó a los distintos puestos sanitarios de todo el país. En Jujuy nosotros estamos en Libertador General San Martín, que es una ciudad que está a 110 kilómetros de San Salvador de Jujuy. Así que ofrecimos las instalaciones del Club Atlético Ledesma, que la empresa lo tiene hace muchos años, y ahí se desarrolló todo el operativo en conjunto con el Hospital Orias que es el hospital de cabecera de todo el departamento Ledesma. La verdad que fue muy satisfactorio, la gente del hospital estaba muy agradecida, porque además Ledesma aseguró la continuidad en la refrigeración correcta de todas estas dosis. En realidad, para la empresa es algo natural porque es parte de la cotidianeidad. La empresa ha trabajado mucho con el Hospital Orias, hizo algunas donaciones de equipamiento. Si bien la donación no es una parte esencial de la actividad de responsabilidad social de Ledesma, ni nunca lo ha sido porque no entendemos la RSE como una filantropía, es cierto que en 2020 con la pandemia hubo que recurrir a muchas donaciones porque se necesitaban muchos insumos. Por eso en Jujuy intensificamos toda la donación de insumos sanitarios. Ledesma produce alcohol del jugo de la caña de azúcar. Con ese alcohol produce bioetanol, que es un combustible renovable que se mezcla con la nafta en los autos argentinos. A raíz de la pandemia decidimos recalibrar una parte de la producción de bioetanol para destinar al alcohol para poder abastecer a muchos centros sanitarios de Jujuy que lo estaban necesitando. Otra cosa que produce la empresa es hipoclorito, que es un derivado de la producción de papel y con eso se produce lavandina. Entonces, donamos varios miles de litros de hipoclorito a distintos centros sanitarios de la provincia para mejorar toda la producción de lavandina. 

En #seamosuno también estuvimos presentes. Ahí estuvo trabajando el propio gerente general de Ledesma y con muchas horas de dedicación. Desde ya, toda la actividad para ayudar en la pandemia la destinamos a Jujuy porque es donde la empresa concentra casi todas sus actividades y ahí tenemos más de 6 mil trabajadores. Entonces, el compromiso ahí es total. Además de que cuidamos a los trabajadores con todos los protocolos correctos y demás, en su momento ayudamos con algunas acciones como, por ejemplo, reservar dos hoteles enteros en Libertador para albergar a las personas que necesitaban estar en aislamiento preventivo por haber estado en contacto estrecho con casos de contagios. También, pusimos a disposición otras instalaciones de Ledesma para que sirvieran eventualmente de hospitales de campaña. Cada año vamos tratando de mejorar todo lo que se pueda.  

¿Qué proyectos tienen para el 2012? 

Para este nuevo año los proyectos son seguir innovando, seguir creciendo, ganar competitividad. Cada negocio tiene sus propios desafíos. El negocio frutas, por decir algún ejemplo, tiene por delante la exportación a la Unión Europea. Ledesma es el primer exportador de naranjas en la Argentina y está en los primeros lugares de exportación de cítricos. El año pasado en pleno invierno, Europa cerró la importación de cítricos desde Argentina con un pretexto sanitario. Nosotros creemos que fue una barrera para-arancelaria. Entonces el desafío para la próxima ventana de exportación, que es el próximo invierno, es que se pueda terminar con esa barrera y volver a la exportación normal. La gente de frutas hizo un gran trabajo porque sobre la marcha tuvieron que cambiar el destino de las ventas y recolocaron todo el remanente en otros países de Asia Menor. O en países un poco más periféricos de Europa. Después, el negocio agropecuario en Pampa Húmeda también tiene sus propios desafíos, el área de azúcar también.