Marfrig mostró su compromiso con la sustentabilidad en la COP26

95

Marfrig, líder mundial en la producción de hamburguesas y una de las mayores empresas de carne bovina del mundo, anunció su adhesión a la iniciativa encabezada por diez empresas globales en commodities para elaborar un plan de acción conjunto para la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). La primera etapa durará hasta la 27° Conferencia de Clima de la ONU (COP27), que se celebrará en 2022 en Egipto, donde se compartirán resultados. El grupo está conformado por empresas de carne bovina y procesadores de soja, cacao y aceite de palma. El objetivo es contribuir a que el aumento de la temperatura del planeta no exceda 1,5 ºC hasta 2030.

Anunciado durante la COP26, realizada en Glasgow, Escocia, el propósito del programa es aumentar el apoyo y los incentivos a los pequeños propietarios y agricultores, mejorar la trazabilidad de los proveedores indirectos y optimizar el seguimiento de las emisiones en el alcance 3 del Science Based Target.

En la Conferencia se encuentra una comitiva de Marfrig, conformada por Marcos Molina, fundador y presidente del Consejo de Administración; Roberto Waack, presidente del Comité de Sostenibilidad y miembro del Consejo de Administración; Paulo Pianez, director de Sostenibilidad y Comunicación Corporativa; Marcelo Furtado, ex director ejecutivo de Greenpeace Brasil y miembro del Comité de Sostenibilidad, y Marcella Santos, miembro del Comité de Sostenibilidad.

Inversiones y metas

En 2009 Marfrig se comprometió públicamente a combatir la deforestación y, desde entonces, su programa de sostenibilidad evolucionó constantemente.

A mediados del año pasado, lanzó el programa Marfrig Verde+, que busca hacer que su cadena de producción sea más sostenible y libre de deforestación hasta 2030 en todos los biomas en los que opera la empresa, especialmente la Amazonía y el Cerrado. Desarrollado en colaboración con Iniciativa para el Comercio Sostenible (IDH), el proyecto se basa en el principio de producción-conservación-inclusión y se apoya en tres pilares: el desarrollo de mecanismos financieros, la asistencia técnica y la adopción de tecnologías de monitoreo y trazabilidad. La inversión en este programa se sitúa en 500 millones de reales hasta 2030.

“La sostenibilidad es uno de los pilares fundamentales de Marfrig. Nuestra estrategia está totalmente vinculada a los temas debatidos en la COP26, como la lucha contra la deforestación y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. El motivo por el que estamos aquí es para demostrar que esto es posible y que ya se está haciendo”, dice Paulo Pianez, director de Sostenibilidad y Comunicación Corporativa de Marfrig.

En 2020, la empresa presentó sus metas de reducción de gases de efecto invernadero a Science Based Target, una iniciativa internacional formada por formada por el Pacto Mundial de Naciones Unidas, el Proyecto de Difusión del Carbono (CDP, por sus siglas en inglés), el World Resources Institute y el World Wide Fund for Nature.

En los ámbitos 1 y 2, la meta es reducir las emisiones absolutas (tCO2e) en un 68%, con 2019 como año base. En el ámbito 3, que incluye las emisiones de gas metano, la empresa se ha comprometido a reducir la intensidad de las emisiones (tCO2e/cabeza) en un 35% hasta 2035. Marfrig también se ha comprometido a aumentar la fuente anual de electricidad renovable del 27% en 2019 al 100% en 2030.

Ganadería con baja emisión de carbono en Brasil

Una de las iniciativas presentadas por Marfrig durante la COP26 es la ganadería con baja emisión de carbono. Lanzada el año pasado, en colaboración con la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa), la línea de carnes Viva se produce con neutralización de los gases efecto invernadero. Todos los productos proceden de explotaciones certificadas que crían ganado en sistemas de integración silvopastoril (ganadería-bosque) o agrosilvopastoril (cultivo-ganadería-bosque, ILPF).

En 2022 se lanzará una ampliación de la cartera con productos Low Carbon Beef (CBC), ya en desarrollo. Hasta ahora, solo en Brasil el programa sumó una inversión de aproximadamente 10 millones de reales en investigación, certificación de propiedades, creación de marcas, desarrollo de normas de corte, difusión y pago de regalías.