Programa Amazonia: 10 años cuidando la selva y contribuyendo al desarrollo de las comunidades locales

231

Cuando lanzó la marca Ekos en el año 2000, Natura comenzó a utilizar los activos de la biodiversidad brasileña en sus cosméticos y de este modo, logró acercar la Amazonia a la vida de los consumidores en los países donde está presente.

Reconociendo la importancia del ecosistema y valorando a las comunidades tradicionales, en 2011 Natura decidió intensificar sus acciones en la región y lanzó el Programa Amazonia, con el objetivo de convertirse en un vector en la creación de empresas sustentables y en la promoción del desarrollo local basado en la ciencia, la innovación y el espíritu empresarial, y centrándose en la valoración de la sociobiodiversidad, los conocimientos tradicionales y la cultura regional.

Para expandir el modelo de negocio de impacto positivo en la Amazonia fue necesario profundizar la presencia de Natura en la región. Desde entonces, se priorizó la relación con las comunidades, permitiendo que las iniciativas obtuvieran un mayor impacto del trabajo en red“, explica Andrea Alvares, vicepresidenta de Marca, Innovación, Internacionalización y Sustentabilidad de Natura. Como consecuencia de la acción para la conservación de la selva en pie, el biocomercio justo con generación de ingresos para las familias de la región y la garantía de condiciones de trabajo seguras, la línea Ekos ganó en 2018 el sello de la Unión por el Biocomercio Ético (UEBT), que certifica buenas prácticas en la cadena de producción.

En dicho contexto, desde 2010 Natura ha contribuido con R$2,1 mil millones adicionales en facturación en la región, con inversiones en innovación, cadenas productivas y fortalecimiento institucional. Actualmente, Natura cuenta con 38 bio-ingredientes (aceites, mantequillas, aceites esenciales, extractos y derivados) de la biodiversidad amazónica, también utilizados en fórmulas faciales, tratamiento capilar y perfumería. Este desempeño está directamente asociado con un crecimiento de más de siete veces en la compra de estos insumos desde 2011. El objetivo para 2030 es llegar a 55 bioactivos.

Debido a las prácticas regenerativas y la gestión sustentable, las cadenas de producción de Natura contribuyen a la conservación de 2 millones de hectáreas de bosque en pie. “La oposición entre el desarrollo económico y la conservación de los bosques es una falsa dicotomía. Al demostrar que es posible generar riqueza y mantener el bosque en pie, agregamos aún más valor a la región. Hoy en día, la pérdida de biodiversidad es una de las principales amenazas para la economía global“, afirma Andrea.

Como parte del grupo Natura&Co -formado por Avon, Natura, The Body Shop y Aesop- la compañía tiene como objetivo expandirse a 3 millones de hectáreas de área conservada en la Amazonia para 2030, además de contribuir a la deforestación cero para 2025.

A continuación, algunos casos de bioactivos utilizados en productos Natura Ekos:

  • Patauá, unión del conocimiento tradicional con la ciencia y la logística: Patauazeiro es una palmera nativa de la Amazonia que alcanza los 25 metros de altura y tiene una fruta rica en aceite de muy alta calidad para acelerar el crecimiento de las hebras de cabello. “Éramos conscientes de que las mujeres de la Reserva Extractiva Chico Mendes hacían un bálsamo para el cabello con la fruta. Con la investigación realizada por el equipo de P&D de Natura, descubrimos que el aceite de patauá es un potente bioactivo con fito complejo que acelera el crecimiento del cabello, haciéndolo más fuerte y resistente desde la raíz a las puntas“, explica Roseli Mello, responsable global de P&D de Natura. El ingrediente es una de las cadenas logísticas más complejas que se realiza anualmente con Patauá. Cada palmera produce hasta tres racimos por año, cada uno con un peso promedio de 16 kg. Dentro del bosque, los equipos de P&D y de la Gerencia de Relaciones y Abastecimiento de la Biodiversidad de Natura (GRAS, por sus siglas) aconsejan a los proveedores que no cosechen todos los racimos, dejando el resto para la regeneración de biomas y la alimentación animal. Para la colección, Natura ha desarrollado una silla especial que permite trepar a la palmera de forma segura para el agricultor y sustentable para el bosque, ya que no daña el árbol. Los esfuerzos para utilizar el bioactivo también continúan durante la fase de recepción de la materia prima: en un ferry amarrado durante 15 días a una de las comunidades proveedoras, los colaboradores de Natura siguen hasta que decenas de familias extractivas llegan en pequeñas embarcaciones con los frutos del patauá. “Después de ser entregada, cada bolsa se pesa, se identifica y se empaca rápidamente para ser almacenada en remolques refrigerados“, explica Mauro Costa, gerente de suministros de Natura. A partir de entonces, los cargamentos se entregan a la fábrica. Cuando no es posible cumplir este viaje en dos días, los frutos se almacenan y congelan hasta que se envían a la unidad de fabricación. “Se necesita mucha planificación estratégica, especialmente desde la logística, para conservar todas las propiedades de la fruta“.
  • Ucuuba, fruto del árbol que estaba en peligro de extinción: la Ucuuba se encuentra generalmente en las zonas inundadas de la Amazonia. En la década de 1980, con la producción nacional de madera aglomerada, la madera de Ucuuba fue fuertemente explotada, colocando a la especie en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales (UICN) como una de las especies que se extinguirían en 2050. Natura identificó el potencial del uso de las semillas de Ucuuba durante un mapeo para el desarrollo de aceites y mantequillas a partir de materias primas encontradas en la Amazonia. Dado el escenario de vulnerabilidad de la especie, y siguiendo la política Natura de uso de especies vegetales presentes en listas rojas, se desarrolló el Proyecto de Conservación Ucuuba de 2013 a 2016. En ese momento, se distribuyeron 5.000 plantines en las comunidades para promover la conservación en las áreas de recolección. A través de estudios sobre el rendimiento financiero del comercio de madera, fue posible descubrir que la cosecha anual de una ucuubeira preservada genera un ingreso para las comunidades tres veces mayor que la tala. Esto se debe a que la extracción de semillas se puede hacer durante al menos 10 años, a diferencia de la tala que solo ocurre una vez. “Ucuuba es un gran ejemplo que va más allá del beneficio del producto, ya que contribuye al desarrollo de la Amazonia a través del apoyo a las comunidades extractivas y la conservación de los bosques“, afirma Mauro Costa, gerente de suministros de Natura.