Qué se busca al final del día

216

Federico Hirtz, Director General de PepsiCo Alimentos Uruguay, sostiene que es posible ganar mercados manteniendo el compromiso con la sociedad y el medio ambiente.

¿Qué conocías de Uruguay?

La verdad, no conocía mucho. Yo voy mucho a Entre Ríos, mi esposa tiene campo ahí y muchas veces cruzamos. No somos de ir a Punta del Este, ¡los del interior de la Argentina no vamos a Punta del Este! Conocía mucho más al Uruguay rural que al Uruguay de veraneo. Lo que conocía muy poco era al Uruguay urbano, a Montevideo. Y fue una grata sorpresa encontrarme con un país con orden y respeto. Es un país del que te enamorás muy rápido.

Y desde el punto de vista de la empresa, ¿qué país encontraste?

En Uruguay ocurre algo que pasa en muy pocos países del mundo con PepsiCo y es una de sus fortalezas. En casi ningún país tenemos tres unidades de negocios como acá: concentrados, alimentos –que es la que presido– y bebidas donde tenemos un socio que es FNC (Fábrica Nacional de Cervezas). Eso no se da en muchos lugares.

¿Cómo se posiciona PepsiCo, fabricante de snacks, en tiempos de mayor conciencia, exigencia y militancia por lo saludable?

El consumidor se ha hecho cada vez más exigente e informado. Y nuestra estrategia es acompañarlo. Estos dos lanzamientos van en línea con ese concepto, con ese cambio. Le damos una mayor oferta, más diversificada. A ambos les está yendo muy bien. Tienen muy poco tiempo en el mercado. Twistos Integral tiene dos meses y la primera medida que tenemos es la distribución, el comerciante. Atendemos más de 10.000 puntos de venta en todo el país y esa primera impresión es muy buena. Estamos confiados en que serán productos estrellas.

Desde que estás acá has mencionado el concepto del “desempeño con propósito”, buscando dejar huellas en la sociedad y el medio ambiente. En concreto, ¿a qué te referís? ¿Lo podés explicar?

Te referís al concepto de “ganar con propósito”, así se lo llama ahora, es un cambio que ha hecho la compañía. En el fondo, se trata de la ambición de ganar de manera sostenible en el mercado e incluir, a la vez, propósito en todo lo que hacemos, relacionado a la comunidad, a los negocios y al cuidado del medio ambiente. Un gran ejemplo de eso, que lo llevamos día a día, es una estación autosustentable, que nos llena de orgullo, que inauguramos recientemente acá en Uruguay. Es una estación que permite generar un reciclaje completo de nuestro proceso. Eso hace que ese concepto tenga sentido. Que deje de ser un eslogan y sea algo palpable. Luego, algo que vamos a anunciar en breve, es una inversión en paneles solares para que nuestra operación en Uruguay tenga una energía más limpia. Otro proyecto para este año, que no hemos comunicado afuera de la empresa todavía, es que vamos a traer un programa que fue muy exitoso en la Argentina y que, a su vez, es una de las cosas que puse primera en la lista de tareas que me propuse para hacer acá: Mujeres con propósito. Ese es un programa que ha sido muy exitoso en la Argentina, que me conecta mucho con lo que soy yo y con “ganar con propósito”. Está enfocado en las mujeres para desarrollar con ellas el emprendedorismo y desarrollo personal. En breve se va a saber mucho más.

¿Cómo fue la experiencia de ese programa en la Argentina?

Empezó como algo muy chiquito, como una pequeña idea, y se fue expandiendo con la ayuda los socios correctos. Se transformó en el programa principal de conexión con la comunidad en el país. Es algo que nació en la Argentina y lo viví muy de cerca, porque en ese momento trabajaba ahí. Por eso, fue una de las prioridades cuando me vine acá. Eso me hace sentir muy orgulloso. En la Argentina apuntó a mujeres que en un momento de su vida querían hacer cosas más allá de su casa, que con orientación se podían transformar en emprendedoras. Acá recién lo aprobamos y estamos terminando de definirlo.

¿Todos estos proyectos serán implementados este año?

Los tres proyectos son para este año. Uno, la estación autosustentable, ya está corriendo. La inversión en los paneles solares busca transformar la operación en Uruguay en 100 por ciento autosustentable en términos de energía en gran parte del año. Luego está Mujeres con propósito. Son tres proyectos grandes que quizá en otros momentos demoraban más en aprobarse en la compañía.

En referencia a los proyectos sustentables, ¿estos son una respuesta al espíritu de los tiempos? PepsiCo ha sido una de las empresas que han estado en la mira de organizaciones como Greenpeace.

Más que respuestas a cuestionamientos, responden a nuestras convicciones y a nuestra visión de transformarnos en una compañía que gana como propósito. Son respuestas locales a una visión global. Cada país ve cómo lo transforma.

Desde tu lugar, que has puesto énfasis en el optimismo y la formación, ¿qué se puede hacer para mejorar la sociedad?

La educación es un factor fundamental en cualquier sociedad. Y luego hay que darles herramientas a las personas, empoderar a la gente. Por eso conecto tanto con este proyecto –Mujeres con propósito– que genera educación y las empodera. Se las capacita y les da herramientas para desarrollarse. Cuando a la gente se le da educación y herramientas, la gente progresa, y la gente quiere al final del día progresar. Hay un compromiso con el país, no una estrategia de uno o dos años. Uruguay es un país excepcional en muchos aspectos. A mí me generó una satisfacción inmediata. El compromiso que tenemos como compañía en generar negocios es inamovible más allá de cuestiones coyunturales. Tenemos una actitud más de protagonistas y no de víctimas, nuestra decisión es de largo plazo, nuestras inversiones y contacto con la comunidad también. Estamos para construir nuestro negocio y hacerlo crecer. Y eso termina volviendo a la sociedad.