Sidus: la frontera entre la salud y la cosmética

567

Serge BouteleauDirector de Sidus Dermocosmética, conversó con PRESENTE acerca de las acciones de responsabilidad social empresaria que se encuentran realizando actualmente en el país, el surgimiento de la alianza con el laboratorio Pierre Fabre y el lugar que ocupa la innovación en la industria dermocosmética 

¿Qué acciones de RSE se encuentran realizando Sidus Dermocosmética? 

Una acción muy importante que iniciamos la semana pasada es para los profesionales de salud. Sabemos que están sufriendo mucho, tienen muchos daños en la piel causados por los barbijos principalmente. Todo lo que es dermatitis de contacto. El uso prolongado del barbijo, del alcohol en gel, genera daños importantes en la piel. En función de eso, se nos ocurrió una acción importante para hacer en los hospitales públicos y privados alrededor de país. En la Ciudad de Buenos Aires, AMBA y en varias provincias del país. Por ejemplo, en Córdoba, Mendoza, Tucumán, y en hospitales importantes de Buenos Aires como el Posadas y el Hospital de Clínicas. Entonces, hablando con varios dermatólogos y responsables de los servicios de dermatología en los hospitales, se nos ocurrió la idea de donar productos para que esos daños se puedan mejorar rápidamente y regenerarse. Básicamente, son nuestras dos marcas, muy importantes en la compañía, que son Avenea base de agua termal que tienen propiedades anti inflamatoria, calmante, desensibilizanteEstas propiedades están comprobadas clínica y científicamente para lo que es dermatitis atópica y daños en la piel. Entonces, esa agua termal está en todos nuestros productos de la línea Avene. La otra marca, es a base de avena rehalba, que tiene propiedades restauradoras para lo que es pieles resecas, y contribuye a la refracción de la barrera cutánea. Lo que queremos hacer es, justamente, ayudar a reconstruir esa barrera cutánea dañada por el uso continuo de barbijo.  

Entonces, en productos específicos tenemos el agua termal; Cicalfate, que tiene como base un principio activo que es el sucralfato que se usa mucho como protector intestinal. Avenefue el primero en usar ese principio activo para la piel. Somo únicos en el mundo. Este producto es líder en muchos mercados y funciona muy bien. Ese es uno de los productos para restaurar esa barrera cutánea. Hay otro muy importante de la línea de A-derma que se llama Exomega. Es, básicamente, para piel atópica, muy seca, con una patología que se llama dermatitis atópica que lo padece alrededor del 12% de la población. Este producto, también, restaura esa barrera cutánea y calma lo que es eczema y los efectos de una dermatitis de contacto. Exomega está dentro de esa donación. En total son ocho los tipos de productos que estamos entregando dentro de los cuales hay tres principales: Agua Termal, Cicalfate y Exomega. Como responsabilidad del laboratorio, trabajando todos los días con los profesionales de salud, debíamos hacer algo para ellos. Porque han cuidado mucho, y lo siguen haciendo, a millones de argentinos. Estamos llegando a 10 mil u 11 mil personas de los hospitales que van a tener acceso al tratamiento. 

Los productos que estamos hablando son dermocosmético. Es decir, que están en la “frontera” de un cosmético y un medicamento. Entonces, son tratamientos ayudantes de un medicamento, pero son más que un cosmético. Porque un cosmético tiene la obligación de no dañar. Los nuestros, obviamente tienen ese mínimo de no dañar, pero también estudios científicos y clínicos demuestran eficacia en pacientes con ciertas patologías.  

¿Cómo surgió la alianza con Pierre Fabre? 

Pierre Fabre el 1 de agosto tomó la decisión de cambiar su modelo de negocio. Yo era el CEO de Pierre Fabre en Argentina y Uruguay, operando en conjunto con el laboratorio SidusAsí que tomé la decisión de quedarme en el país y de cambiar de compañía. En resumen, es un cambio de modelo de negocio. Pierre Fabre ya no está más instalado directamente en Argentina, pero Sidus adquirió sus compañías acá en el país, tanto la parte cosmética como medicamentos. Son todos medicamentos de punta: oncológicos, de cuidado bucal, y productos de medicina general como flebología, de cirugía vascular. Entonces todo lo que es medicamentos quedó en la parte farma de Sidus, y para dermocosmética se creó una compañía específica que se llama Sidus Dermocosmética. Entonces, las marcas siguen, las seguimos importando. El contrato es a largo plazo con el laboratorio Pierre Fabre, y fue una asociación estratégica para que ese laboratorio siga haciendo exactamente lo que veníamos realizando en Argentina. Otra cuestión importante es que las casi 180 personas que trabajaban en Pierre Fabre están hoy en día en Sidus. Quiere decir que, a nivel económico y social, todas esas personas se quedaron en la compañía siguiendo con el mismo trabajo que hacían. 

Hay una planta productiva en Virrey del Pino, La Matanza, donde se produce materia prima animal y vegetal para exportar. La planta también pertenecía a Pierre Fabre en Argentina. Entonces, Sidus ahora cuenta con la planta, los medicamentos y la parte dermocosmética. Vamos desde la salud, con los medicamentos, a la belleza. Sidus tomó las empresas, la gente, sigue con una estrategia muy clara de continuidad en el país. También, estamos con la idea de diversificar las áreas en todo el mercado farmacéutico y dermocosméticoSidus, unos 25 años atrás fue el laboratorio que trajo Avene al país. Entonces, fue el distribuidor de Pierre Fabre hace unos años atrás cuando se conoció la marca en Argentina. Hay una frase de un ex presidente francés, Georges Pompidou, que me gusta decir. En su gobierno decía: “El cambio en la continuidad”. Esta mirada fue lo más importante en la alianza entre los dos laboratorios para que haya continuidad por muchos años. Sidus es una organización exitosa, respetada, es un laboratorio nacional que tiene un conocimiento fantástico y muy grande. Entonces, la alianza va muy bien. Y la “frutilla del postre” es que los trabajadores se quedaron. Todo esto fue un proceso continuo, transparente muy bueno para toda la gente.  

Esto nos permitió seguir haciendo acciones de RSE dentro y fuera de Buenos Aires. Y siempre vamos a estar privilegiando al personal de salud porque estas marcas, a pesar de ser dermocosmética, siempre están con un profesional de salud al lado. Las cuatro marcasque son Avene, A-dermaDucray y Klorane, siguen hoy día con el laboratorio Sidus. Y es un placer para mi seguir como director para poder llevar estos productos a un nivel más grande que lo que veníamos haciendo hasta ahora. Tuvimos felicitaciones de ANMAT, de la embajada de Francia, de varios stakeholders. Es algo muy grato porque, en este contexto inestable, podemos hacer y probar esa continuidad de una compañía multinacional que sigue en el país y que va a seguir a través de Sidus.           

¿Qué lugar tiene la innovación en Sidus? 

Todos los productos son importados. En la innovación, todo lo que es tecnología y nuevos productos, hay una inversión muy fuerte en el laboratorio Pierre Fabre con su división dermocosmética en Francia. Es decir, que van a seguir innovando, trayendo nuevos principios activos que van a usarlos en todas sus líneas; ya sea en protectores solares, anti edad, hidratación, etcétera. La innovación es una parte muy importante. Porque este mercado exige que uno esté siempre en la punta de la innovación, algunas veces superando a algunos medicamentos. Un dermocosmético tiene que ser seguro y eficaz, esos son los dos principales argumentos de cualquier producto que ponemos en el mercado. Sino no se lanza, se sigue innovando y buscando mejoras.