Techint: por la salud y la educación

451

Erika Bienek, Directora de Relaciones con la Comunidad del Grupo Techint conversó con PRESENTE acerca de la ayuda sanitaria y educativa que brinda la empresa a la comunidad durante la pandemia.

¿Cómo encaró el Grupo Techint como multinacional el plan de acción frente al COVID-19?

Nosotros mantenemos una visión global que es estar cerca de las comunidades de influencia, cercanas a las plantas industriales y, cuando empezó a surgir el tema de coronavirus, que lo empezamos a ver en China, después en Italia y se expandió muy rápidamente en los distintos países del mundo, accionamos primero un fondo global que llegó a los trece millones de dólares para principalmente apoyar a las comunidades nuestras donde operamos nuestras acciones industriales. En este sentido, lo primero que hicimos fue hacer un diagnóstico muy detallado para entender la situación por la que estaba pasando cada comunidad. Hicimos un diagnóstico del sistema sanitario y de los hospitales que iban a recibir a los diagnosticados por COVID-19 y trabajamos en conjunto para poder modelizar cuántas iban a ser las camas de terapia intensiva que iban a necesitar, cuántos iban a ser los respiradores que iban a necesitar, adicionalmente a todo el resto de equipamiento y de elementos de bioseguridad para cuidar a los médicos y al personal de la salud.

¿Qué aprendieron de las experiencias internacionales?

Nosotros tenemos por un lado la red de hospitales de Humanitas, que son los hospitales del grupo Techint en Italia, y ese aprendizaje fue muy importante porque pudimos conectar a médicos de Italia con médicos de distintas partes de argentina, ejemplo, Neuquén, Campana, San Nicolás, etc., e intercambiamos experiencias y conocimientos entre los hospitales. Por un lado, lo que nosotros organizamos fue, tomar el conocimiento de Humanitas que es todo el know how que apoyaron a los médicos de argentina y, por otro lado, lo que también hicimos fue aprovechar nuestra capacidad global de abastecimiento y compras para poder adquirir todos los bienes y el equipamiento que era tan difícil de conseguir. También aprovechamos nuestra capacidad de ingeniería, por un lado, adaptamos una línea de producción para fabricar cien mil máscaras faciales que fueron distribuidas en la comunidad. Nuestra gente de ingeniera apoyó a los hospitales públicos para poder adaptar las instalaciones para ampliar las instalaciones de respiradores. 

¿Cómo fue la articulación con las autoridades gubernamentales?

Nosotros con ANMAT trabajamos muy de cerca para poder conseguir el equipamiento y los elementos de bioseguridad y especialmente los respiradores, todo lo hicimos con la aprobación de ANMAT para que todo este certificado por ellos. Adicionalmente trabajamos muy de cerca con los sistemas de salud por comunidad y los directores de los hospitales, que sin ellos no hubiera sido posible porque toda nuestra acción fue un plan diseñado en conjunto con ellos, para poder reforzar los hospitales. Igual que hacemos con educación, ya que no somos expertos en el rubro, lo que hacemos es poner a disposición las capacidades que tenemos para armar un plan conjunto con la comunidad.

¿Cuáles fueron las áreas de la empresa que se involucraron en el plan de acción?

Lo que generó la pandemia, aunque fue una crisis y sigue siendo una crisis muy profunda, fue un trabajo en red muy sólido y unido e integrado entra la comunidad y las distintas áreas de la empresa, porque todos vimos juntos un mismo problema que, si no lo podíamos atacar todos juntos y ayudarnos entre todos, iba a ser imposible implementar un plan de acción tan rápido. En este sentido, las áreas de la empresa fueron muy diversas, por un lado, si teníamos el área de ingeniería, compras, suply chain, logística, importaciones, relaciones con la comunidad, pero se fueron sumando personas de distintas áreas que también apoyaron especialmente a la distribución de las máscaras faciales en distintos municipios, detectando necesidades de apoyo y poniendo de su tiempo especialmente para poder hacer este plan y llevar a cabo el apoyo posible. Siempre cuidando el tema de la seguridad.

¿Se lanzaron menos programas de RSE de los que tenían planificados para este año o se tuvieron que adaptar?

Como grupo Techint nuestro eje estratégico de aporte a la comunidad siempre fue la educación, y sigue siendo la educación, por más que en esta pandemia estamos más enfocado en lo sanitario. Obviamente que tuvimos que readaptarlo al contexto actual. Nos enfrentamos no solamente a una crisis sanitaria, sino también educativa y de alimentación. En este sentido, nuestras escuelas técnicas siguieron operando. Lo que hicimos fue repensarlo, los alumnos llevaron sus computadoras a la casa e hicimos un refuerzo de la conectividad, a las familias que no tenían internet. Por otro lado, hicimos un refuerzo en la alimentación, a los alumnos que comían en la escuela. Adicionalmente a los docentes también los apoyamos porque les cambió el parámetro y contexto de un día para el otro, de enseñar en un aula a enseñar virtualmente. Es un cambio abismal. Intentamos darles soporte a ellos y  capacitarlos para el uso de la tecnología y dar sus clases online.

¿Qué proyectos tienen para la segunda mitad del 2020?

El gran desafío va a seguir estando en la prioridad que es seguir trabajando con las comunidades, con los sistemas sanitarios, pero adicionalmente en ver cómo recuperamos a todos los chicos de escuelas públicas, porque nuestro compromiso es con toda la comunidad de las escuelas técnicas públicas. Va a ser un gran desafío poder apoyar a los alumnos, a los docentes para poder nivelar todo este tiempo que hemos perdido en un punto y tenemos que recuperar.